radar

Domingo, 14 de junio de 2009

VALE DECIR

Bar y libro

La impactante promoción de la nueva novela corta de Stephen King sobre Bar Refaeli, la polémica modelo israelí.

La supermodelo israelí Bar Refaeli está por todos lados en estos días. Es la tapa de la revista Sports Illustrated, pero eso ya es rutina para la chica, cuyos índices de popularidad se dispararon desde que se convirtió en la nueva novia de Leonardo DiCaprio, es decir, en sucesora, en ese puesto, de Giselle Bundchen (aunque incluso eso ya sería noticia del pasado, ya que el actor de Titanic la habría dejado, convirtiéndola también en ese aspecto en sucesora de Bundchen). El gran salto publicitario es el que va a estar dando desde las próximas semanas como chica de tapa de la revista Esquire, en la que le pone el cuerpo –de manera más literal imaginable– a un flamante relato de Stephen King titulado Morality. ¿Y cómo es que lo promociona? ¿Sosteniendo el nuevo libro en sus manos? ¿Sentada a upa del Rey del Terror? No. Mucho mejor: con el texto escrito sobre su cuerpo, sobre su joven y naturalmente colagenada piel de 23 años, invitando a leer de cerca. No todo el texto, claro, que la chica es flaca, sino tan sólo las primeras 48 de las 6657 palabras que componen esta novela corta, aplicadas delicadamente en tinta negra por el diseñador gráfico James Victor. La tapa forma parte del lanzamiento de un especial de la revista titulado Historias de nuestro tiempo, y el relato tatuado es uno bien contemporáneo, sobre un matrimonio en problemas durante la actual crisis financiera. Según lo que se ha llegado a saber del argumento, la esposa debe decidir si aceptar o no una inmoral propuesta de su jefe.

Pero eso no es todo: la tapa de Esquire será todo un logro profesional para Bar, pero hay quienes no la recibieron tan bien. El mayor general retirado Elazar Stern dice que no es ése el tipo de promoción que su país necesita, aparentemente molesto con la modelo, quien fue eximida de hacer el servicio militar, algo obligatorio para ambos sexos en Israel. El hombre está, según parece, más que molesto, furioso: en un discurso reciente, Stern criticó la Ley de Tal, que exime a los estudiantes de yeshivá (el colegio religioso) de hacer la colimba, y agregó que había empezado a boicotear a las compañías que usan a Refaeli como modelo publicitaria, como castigo por recurrir a una “opositora de la conscripción para promover sus productos, favoreciendo belleza exterior sobre belleza interior”. Lo de Stern no quedó apenas en una queja pública: “Llamé a estas compañías –aseguró, en lo que ya se distinguen rasgos rayanos en la locura– y a los directores de estas compañías, y me dijeron que eso es lo que les gusta a los jóvenes. Así que les dije que nuestro trabajo es destacar aquello que les debería gustar a los jóvenes, no lo que les gusta ahora”. El caso de Refaeli tiene un precedente no menos célebre: en 2002, la actriz Natalie Portman, que también nació en Israel, fue criticada por evadir el reclutamiento militar en su país, aunque ella explicó que la exención en su caso estaba aceptada porque sólo los ciudadanos con residencia permanente estaban obligados a enlistarse.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.