radar

Domingo, 20 de diciembre de 2009

MUSICA >LA FE, EL NUEVO DISCO DE DCHAMPIONS

La cintura cósmica del sur

Banda de formación volátil, de existencia turbulenta y de creación constante, DChampions lleva ya diez años, varios discos y una presencia en la escena independiente de la zona sur que parece siempre a punto de explotar. Ahora editan La fe, un disco en el que vuelven a dejar en claro los principios sobre los que están construyendo una leyenda local: un estilo que armoniza el pop, la lisergia, el folk y la electrónica, y un lirismo iluminado cantado en un clima al límite.

 Por Mariana Enriquez

El nuevo disco de DChampions empieza con una canción que se llama “Ya no hay reyes” y dice así: “Limpiar las calles con tu sangre.../ Quizá después de muerta puedas volver como vestido de fiesta/ Ya no hay reyes trayendo ofrendas, sólo hay empresarios haciendo ofertas/ No sé qué hacías sola en la calle”. Santiago Rial Ungaro, voz y guitarra de la banda, líder condicionado por una formación volátil –la volatilidad es esencia en DChampions– sostiene que es un comienzo “muy Redonditos de Ricota”. Es verdad: están las metáforas solarianas de sangre, calles, política, chicas, están las fanfarrias y una entrada como de caballería para un disco que luego muta, parece escaparse, encauzarse, desbaratarse otra vez. “A mí me gustan mucho los primeros discos de los Redondos. Después fui de la generación que no se copaba en lo más mínimo con lo futbolero asociado al rock, no me interesaba en lo más mínimo ser hincha de una banda. Nunca los vi en vivo, cosa que lamento. Y ahora arranco un disco con un tema que claramente tiene su estilo.”

Es un comienzo muy adecuado para un disco como La fe, el quinto de un grupo que tiene ya diez años de recorrido, y una rara experiencia en la conducción de las tormentas internas; esa volatilidad de la que hablábamos antes se materializa en cambios de formación permanentes, largos parates, frenéticos regresos, discos crudísimos como La radio de los Champions o discos prolijos, ordenados, disciplinados (y más pop) como Para las chicas, de 2006. La sensación de que algo siempre está cerca de explotar en DChampions se traduce en sus canciones y no es casual que hayan elegido un título como La fe, porque tiene que ver con el fervor febril de estos pasajes-canciones que se mueven entre el rock, el pop, la psicodelia y decoraciones electrónicas, y más sub sub géneros: se puede hablar de space folk, electro pop y más especializaciones. Lo que sucede es que DChampions es un grupo que se encuentra muy cómodo en las mutaciones pero consigue mantener un clima que lo sobrevuela todo, y es esa sensación limítrofe, ese contrapunto: algo muy bien tocado y producido que parece a punto de descontrolarse, canciones como “San Cayetano”, que son plegarias y otras como “Rarísimo”, una deformidad donde el cantante sostiene “bailar con vos es rarísimo, es como descubrir un nuevo organismo” y que invita, justamente, a bailar, a lo carnal.

“Hay muchos temas en Mi menor”, dice Santi, y lo que quiere decir es que hay muchas canciones que parecen muy voladas pero también suenan muy tristes, como la espacial “Chico cósmico”. Y además está el nuevo color de Reina Ledesma, que canta y es autora de las letras de “Drogada legal” y “Polvo de Diamante”. ¿Es Reina miembro del elenco estable, entonces? “Reina, como su nombre lo indica –cuenta Santi–, hace lo que quiere. Hoy tocamos –habla de la semana pasada– y me dijo que se iba a ver a Daniel Melero, y después a la casa a estudiar y descansar. Le parece divertido, lo ve como un hobby. Y al mismo tiempo te tira unas canciones que no podés creer, unos acordes raros... Es una persona muy rara Reina.”

Es un grupo muy raro DChampions también, un grupo que abarca multitudes, y que en este disco trabaja con Leo Ramella (Emisor), “a mi juicio el mejor artista de la electrónica argentina”, dice Santi, y con Orge, que hace “voces y comentarios” en el tema que cierra el disco, “Droga X”. Hay un ir y venir, un juego con la frontera. ¿Quién integra la banda? Bueno, eso también está en fluctuación. Ahora, en el preciso instante en que Santi se sienta para hacer la nota, la integran él mismo, Frankie Lee, Emiliano Martinelli y Reina, cuando se engancha. Pero siempre hay lugar para históricos que entran y salen a veces por problemas personales, otros por peleas: Juan Manuel Posse Anchorena, Charly Piesco, Mauro D. Hay mucha pasión en DChampions, y mucha turbulencia. “Estar en una banda de rock tiene lo bueno y lo malo”, dice Santi. “Por un lado es maravilloso tocar, y no podés parar, es algo que te atrapa. Por otro, es una picadora de carne y está mal pago: todo cuesta mucho.”

En el caso particular de DChampions, además, está la particularidad de ser una banda de zona sur, lo que de ninguna manera es un dato menor: si hasta hay una canción en La fe que se llama “Llavallol Hollywood”, otra de las tantas marcas de origen. DChampions son número fijo en los Turdera Fest de Temperley y en el –camino a ser mito– Tío Bizarro. “Tenemos competencias feroces con nuestros vecinos sobre cuál es la mejor banda de zona sur”, admite Santi con toda franqueza. “Alguien que va al Tío Bizarro después va al Festival Buen Día y se come un embole terrible. La nueva generación de bandas –salvo algunas como Viva Elástico, Los Reyes del Falsete y varias más– no me interesa. Onda Vaga no me interesa ya por el nombre que tiene. Con Juan Manuel una vez fuimos a ver a Doris cuando estábamos separados, y ver ese recital tan nada nos dio ganas de tocar, de juntar la banda: Doris nos hizo sentir los Rolling Stones. Las bandas de las nuevas generaciones no tienen identidad. El primer tema de La fe vale más que todo lo que hicieron los Banda de Turistas hasta ahora. No los conozco, seguro son buenos pibes, pero el nombre les va bien: son una banda de turistas mirando todo de afuera. Nosotros tocamos hace mucho y tenemos más desafíos y más conciencia. Nosotros somos parte de una movida. Una movida que cuesta más: una banda del under. Y con el tiempo aprendí no sólo a aceptar sino a celebrar ese hecho. Las bandas que a mí me gustan y que importan en el rock nacional son del under: Sumo, Virus, Los Redondos, Pappo. Bandas y tipos que tocaron toda la vida. Y que desaparecieron cuando tenían que desaparecer.”

DChampions toca hoy en Touch Of Music, Olazábal 2418, con Las Kellies y Ice Climbers.
A las 20 hs. Entrada: $ 10

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.