radar

Domingo, 15 de mayo de 2011

DVD > CENTURIóN, UNA éPICA QUE RENUEVA EL GéNERO DE ROMANOS CON OLGA KURYLENKO A LA CABEZA

No pregunto cuántos son, sino que vayan pasando

 Por Alfredo Garcia

A comienzos del siglo II, la Novena Legión romana ubicada en Bretaña marchó desde su campamento en York hacia la actual Escocia, zona dominada por los pictos. Según los registros históricos, la fuerza del Imperio estaba compuesta por unos tres mil hombres, de los que no se supo más nada. De todas las conjeturas de los antiguos –y modernos– historiadores romanos, la idea de una masacre a manos de los pictos siempre prevaleció, aunque también hubo teorías acerca de legionarios desertando diseminados por todo el norte de Inglaterra.

A partir de ese misterio irresuelto, el director Neil Marshall imaginó un film épico distinto a todo lo conocido, Centurión, que acaba de ser editado en dvd por el sello TVE.

Si bien en el barrio a este tipo de películas se las llamaban “una de romanos”, el género suele denominarse “peplum”, referencia a la pechera de los uniformes que solían usar guerreros antiguos de cualquier origen.

Marshall, un director que viene del cine de terror, con la original El descenso, rompe los códigos del género desde la primera escena, que muestra a un fugitivo maniatado corriendo desesperado en un paisaje nevado. El hombre tiene el torso desnudo, y su falta de “peplum”, además de servir para darle un curioso toque contemporáneo al film, funciona como una especie de declaración de principios sobre la intención del director de reelaborar por completo el género. Algo que es todo un desafío teniendo en cuenta que el peplum suele partir de reglas sumamente convencionales.

El gran logro de la película es conseguir un clima casi fantástico, digno de un “sword & sorcery” (espada y brujería) al estilo Conan, sólo que basándose en una reconstrucción histórica escasamente documentada. La historia está contada desde el punto de vista de los pocos legionarios romanos que logran sobrevivir a la masacre picta, deambulando de manera desesperante en territorio enemigo. Si los protagonistas hablaran en latín y no en inglés la película ya sería casi perfecta, dado que los bárbaros pictos, en otra vuelta de tuerca original de la película, hablan en una variante de celta antiguo que en la pantalla requiere de subtítulos en inglés.

Este recurso ayuda a percibir a estos bárbaros pictos como enemigos terribles y totalmente ajenos a los parámetros de los legionarios romanos interpretados por Michael Fassbender y Dominic West, que parecen convertidos en versiones terriblemente dramáticas de aquellos romanos devastados por los galos del cómic Asterix, sólo que la descripción de estos pictos que desafían al Imperio no tiene nada de simpática. Toda la película está provista del gore más imaginativo que se haya visto en mucho tiempo en un film épico, y si bien alguien podría notar alguna referencia a las luchas escocesas de Mel Gibson en Corazón Valiente, lo cierto es que da la sensación que el director estudió con atención los films clásicos de samurais a la hora de preparar la puesta en escena de las numerosas escenas ultraviolentas. Pero más allá del gore y las imaginativas coreografías de los combates, lo que llama la atención es el clima aterrador que alcanzan algunos momentos culminantes de Centurión, por ejemplo la resolución de la gran escena de súper acción donde Neil Marshall resuelve mostrarle al espectador cómo fue masacrada la Novena Legión en un siniestro bosque que ayuda a que las imágenes parezcan surgidas de un film de terror sobrenatural o de alguna historia mítica al estilo del Excalibur de John Boorman.

Para darle el toque final en su búsqueda de originalidad al género, esta película de romanos tiene una heroína –o más bien una villana sedienta de sangre– que justifica por sí sola el dvd: Olga Kurylenko, la chica Bond de Quantum of Solace, interpreta a una picta muda –los romanos le cortaron la lengua de niña– que mata gente a diestra y siniestra cual auténtica ninja. Esta chica increíblemente sexy y ultraviolenta parece salida del mayor delirio de Tarantino y, sin embargo, no deja de tener su base histórica, ya que Marshall –también autor del guión– unió en esta sádica guerrera picta varias leyendas sobre una especie de guerreras amazonas que demoraron por años el avance del Imperio romano en Bretaña.

Esta intención de unir imágenes casi fantásticas con datos históricos e hipótesis sobre hechos más míticos que realmente documentados es finalmente lo que le sirve a Marshall para lograr un producto que tiene algo que decir, y que no es solamente un delirio truculento lleno de imágenes superlativas y súper acción sin paz ni pausa. Finalmente, la idea del director es esbozar una tesis acerca de la preocupación de los propios romanos para no dejar registro alguno sobre el destino misterioso de la Novena Legión. Algo así como que la historia la escriben los vencedores, que eventualmente prefieren borrarla cuando son derrotados.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.