radar

Domingo, 31 de julio de 2011

DESPEDIDAS > ADIóS A LINDA CHRISTIAN (1923-2011), LA PRIMERA CHICA BOND

La bomba anatómica

 Por Alfredo Garcia

En la película de Henry Hathaway El jardín del mal, Richard Widmark decía: “A las mujeres hermosas se las entiende en cualquier idioma, en cambio con las feas nunca hablo”.

A Linda Christian la hubiera entendido muy bien, no sólo porque estaba buenísima, sino porque la actriz nacida en México como Blanca Rosa Henrietta Stella Welter Vorhauer tuvo una educación tan completa e itinerante como para dominar perfectamente siete lenguas distintas, algo que más tarde le sería muy útil a la hora de filmar películas por todo el planeta.

En todo caso, no fueron los idiomas los que hicieron famosa a Linda Christian, sino su figura, que logró que la revista Life la bautizara “la bomba anatómica”, aunque su verdadera fama la alcanzó cuando se casó con el superastro del momento, Tyrone Power. Se casaron en Italia y la pareja hasta fue recibida por el papa Pío XII en el Vaticano, bendición que no impidió el divorcio que llegó en 1956.

Luego, con los años, fue recordada sobre todo por ser la primera Chica Bond en la serie televisiva Climax, de 1954, que adaptó por primera vez al personaje de Ian Fleming en el unitario Casino Royale, con Barry Nelson como un americanizado James Bond y Peter Lorre como Le Chiffre, un villano memorable tan desalmado y realista que opacaba a varios de los enemigos posteriores de 007. Linda interpretaba a Valerie Mathis, una ex amante de Bond que servía de vínculo entre el agente secreto y Le Chiffre, y obviamente se ponía del lado del héroe. Pero claro, en ese momento faltaban ocho años para el auténtico lanzamiento de la serie Bond con Sean Connery, por lo que el privilegio de ser la primera Bond girl le llegaría mucho después, y la mayor fama de Linda “la bomba anatómica” Christian era ser la esposa y madre de los hijos de Tyrone Power, y en general así es como fue recordada hasta sus últimas días, a pesar de que luego del divorcio con el famoso actor de La Marca del Zorro se casó con otro actor, Edmund Purdom.

La belleza de Linda Christian interesó al pintor Diego Rivera, que la inmortalizó en un retrato.

En cine, Linda debutó junto a Danny Kaye con un papelito en Up in Arms (Soñando despierto) y pronto obtuvo otro pequeño rol secundario en el famoso melodrama con terremoto La calle del delfín verde (Green Dolphin Street), de Victor Saville. Y antes de ser la primera chica Bond, tuvo un rol importante en la última película de Johnny Weismuller como el hombre mono en una de las más extrañas y fantásticas producciones de la serie que ya había descendido a la serie B en la RKO, Tarzán y las sirenas, donde casi se interponía en la relación entre Tarzán y Jane con su personaje de Mara.

Luego de divorciarse de Power, Christian se convirtió en una de esas intérpretes que filmaba en producciones europeas a veces un tanto oscuras, aunque la actriz logró protagonizar films que luego se convirtieron en piezas de culto, como la satánica The Devil’s Hand (William Hole, 1962), en la que esta beldad diabólica se le aparecía en los sueños a un hombre a punto de casarse para arrastrarlo a una ominosa secta. Otra aparición importante de Linda Christian fue en The Vip’s, de Anthony Asquith (Hotel Internacional, 1963), famoso y sobreproducido melodrama donde tuvo la oportunidad de actuar junto a Elizabeth Taylor, Richard Burton, Rod Taylor y Orson Welles.

Luego, hacia fines de los ‘60, Linda fue actuando cada vez menos, hasta que en los ‘70 desapareció por completo de la pantalla grande y ya en la década del ‘80 terminó aceptando papeles en films no muy conocidos y producciones para TV.

En cambio, siempre siguió activa en las columnas de chismes, como madre de las revoltosas Taryn y Romina Power, sobre todo cuando esta última se casó e inició una carrera musical con el cantante italiano Al Bano, relación a la que ella se oponía drásticamente por el estilo de vida “alternativo” del galán, que además llegó a convertir su dúo con Romina en un trío en el que también participaba su hermanito menor Tyrone Power Jr. (uno de los actores de la recordada película de ciencia ficción geriátrica Cocoon, de Ron Howard). Prácticamente, hasta que Romina no se divorció de Al Bano, Linda no le dirigió la palabra. Y en los últimos años, a pesar de ya estar entrados sus 80 años (murió el pasado 22 de julio, a los 87), Linda Christian seguía activamente preocupada por el misterioso destino de su nieta Ylenia Carrisi, que hasta hoy sigue desaparecida, luego de un extraño episodio en el sur de los Estados Unidos. A diferencia de lo que sostiene su padre Al Bano, Linda siempre rechazó totalmente la idea de que Ylenia pudiera haberse suicidado arrojándose al Mississippi.

Pero más allá de estos escándalos mediáticos del primer mundo, lo mejor es recordar a la primera chica Bond como la bomba anatómica que sedujo hasta al mismísimo Diego Rivera.

Compartir: 

Twitter
 

Linda Christian en 1945
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.