radar

Domingo, 16 de junio de 2013

FOTOGRAFíA > VIAJE CONURBANO, LA MUESTRA DE EMILIANA MIGUELEZ EN EL CENTRO CULTURAL HAROLDO CONTI

EL MISMO CIELO, LA MISMA PAMPA

El conurbano, el espacio de la provincia de Buenos Aires donde vive la cuarta parte de la población del país, es un territorio hipervisitado y retratado, generalmente, visibilizando la violencia o la curiosidad bizarra –salvo excepciones–. Una de estas excepciones es la mirada de Emiliana Miguelez en su muestra Viaje conurbano, un trabajo de diez años que focaliza la mirada en un recorrido por las tensiones en torno de la ancestral y actual disputa por el territorio y las traumáticas transformaciones que esta lucha provoca, ahí donde conviven los countries con los asentamientos, la tierra arrasada con lo festivo, la casa de Maravilla Martínez con los aviones usados en Malvinas y el antiguo despacho de Manolo Quindimil.

El uniformado reporta a la montada de la Bonaerense, pero también podría ser uno de los jinetes que don Pedro de Mendoza les mandó a los querandíes cinco siglos atrás o, más acá en el tiempo, alguno de los soldados de la caballería del general Julio Argentino Roca. El mismo cielo, la misma pampa, la ancestral carga por la propiedad de la tierra y los detalles de la modernidad, los materiales del casco del policía, el patrullero allá al fondo, el plástico azul que todavía no alcanza a ser protección en las ocho tablas que buscaban esbozar una casilla. Emiliana Miguelez tomó esta foto en 2008 en el Campo Tongui, Camino Negro, Ingeniero Budge, unas cincuenta hectáreas en el partido de Lomas de Zamora, un sitio también llamado ahora Barrio 17 de Noviembre, porque ese día de ese año cientos de personas ocuparon el lugar, demarcaron parcelas, armaron tiendas precarias. Los desalojaron, volvieron a tomar. La foto abre la muestra Viaje conurbano, un recorrido por las tensiones en torno de la disputa por el territorio y, como consecuencia, sus traumáticas transformaciones, en un espacio en el que vive la cuarta parte de la población del país.

Seguridad y nieve, Villa Celina, 2007.

“Yo soy de Burzaco, así que muchos de los lugares que fotografié tienen que ver con toda mi vida”, dice Miguelez. En el viaje que propone esta fotógrafa nacida en 1976 están los bordes de lo que algún prócer llamó la civilización y la barbarie, el límite entre la tierra seca y el césped de un country bautizado poéticamente “Campos de Roca II”, el alambrado de púa y la casilla de una compañía autoproclamada líder en seguridad privada en medio de un predio pelado, enrejado, protegido en un barrio fabril pero a merced de aquella nevada del 9 de julio de 2007. También puede pasarse por el salón de un centro tradicionalista de Sarandí, pared con motivos gauchos y retrato predominante de José Hernández, y por el Camino de Cintura, a cuya vera reposa de sus misiones el Electra 5-T-3, comprado –el dueño quería poner ahí un restaurante– a la Armada Argentina, que lo usó durante la última dictadura para el conflicto de Malvinas y para los vuelos de la muerte. En la muestra los contrastes unas veces son explícitos, como el díptico que arman el poster de castillo y arboleda que adorna un locutorio en Lanús durante un corte de energía y la fotografía del cartel del Pinares Club House, con el Pinares Club House de fondo; otras veces, en cambio, las confrontaciones son más indirectas, por aquí el león de piedra del jardín de una casa de barrio privado que tiene a su disposición un foco exclusivo que lo alumbra, más allá los interiores de una sala en el Hospital Gandulfo, o de un cuartel de bomberos de San Miguel, o de la casa de Maravilla Martínez en Quilmes en 2008, el retorno después de ganar un título en Europa, cuando aquí casi no brillaba su estrella.

“El tema de la tensión entre el hombre y el territorio es un problema actual, fue un problema antes y va a ser un problema mañana –dice Miguelez en un departamento de La Boca, donde vive hoy–. Lo que me movilizó es lo que siempre vi alrededor de mi barrio y de mis sitios de crecimiento, Burzaco, Longchamps, Monte Grande: la transformación del propio espacio, la apropiación de los espacios por parte de diversos sectores, y cómo eso se llega a legitimar. Quiero decir: si en la Isla Maciel una empresa de logística corta una calle y pone una barrera nadie dice nada, pero si alguien que no tiene dónde vivir toma un terreno al que hasta ese momento nadie le daba bolilla, todos se quejan, la cosa se vuelve peyorativa. Hay lugares donde yo iba con la bicicleta y ahora hay una pared gigante que te impide pasar.”

Electra S.T.3: de los vuelos de la muerte al camino de cintura.

Miguelez empezó trabajando en suplementos zonales de Clarín y luego pasó a la central del diario. La mayor parte de las fotos de Viaje conurbano surgieron de coberturas, de tomas que tuvieron mucho más que ver con sus propias inquietudes que con lo que pudiera servir para las notas: otros enfoques. “Y como las imágenes fueron hechas a lo largo de diez años, sin muchos recursos de materialidad, hay una variedad de soportes: algunas fotos vienen de las colitas de los rollos, que se revelaban de cualquier manera –se ríe–. Hay muchas cosas propias de la falta de calidad, que tuvieron que ver también con mis propias condiciones de existencia. Y no hubo un proyecto de arranque: el proyecto fue después, cuando vi qué venía haciendo, que había algo latente, que volvía siempre a lo mismo. Hay algo, en mi identidad, que me llevó a hacer: después me di cuenta. Tiene que ver con mis obsesiones. Y un buen día agarré una libretita y empecé una especie de diario de viaje, ¿querés verla?” Tapas duras y páginas en las que se ven las fotos en miniatura, blanco y negro, papel común, y notas. Los capítulos que tiene hoy la muestra: “La conquista”, “La estratosfera”, “Banderitas y globos”. En el titulado con el tema que inmortalizó Carlos Menem con aquella predicción inminente sobre los cohetes de pasajeros del futuro hay fotos de una vieja planta fabril desde un yuyal, de la punta de una chimenea de Loma Negra bajo una banda de nubes que se hace densa en el horizonte, de una mesita que sostiene un juego de café de lujo y un libro sobre Eva Perón en el despacho del intendente Quindimil. “Las banderitas y los globos, para mí, es el tema de la gente en el lugar: siempre hay –dice Miguelez–. Una parte festiva, de poder resistir.”

Dice Miguelez que fue una decisión no incluir fotos con violencia explícita: “Estamos visibilizados por los medios como el lugar donde pasan cosas trágicas: eso, o no existimos –explica–. También está lo bizarro: hay una Estatua de la Libertad en la Ruta 8, un oso polar en el Camino de Cintura. Y a mí me dieron ganas de hacer otro tipo de relevamiento. Convivimos con lo explícito, todo el tiempo. Esta es mi mirada, la mía, tampoco es determinante: jamás te voy a decir cómo mirar. Son mis sensaciones. Como me interesa que cada cual complete lo que ve, todo lo explícito me sacaba de registro”. Dice Miguelez que le costó mucho decidirse a exponer, que hacerlo en el Centro Cultural Haroldo Conti, donde funcionó la ESMA, contribuyó en dar el paso (“para mí también hay un sentido en el momento y en la manera en que las fotos se muestran”) y que el clic definitivo se produjo cuando fue madre de una hija, quince meses atrás. Cuando era chica, allá en los ’80, en Burzaco, recibía las fotos que le enviaba desde distintos puntos del país su padre, un inspector de Gas del Estado que pasaba muchos meses fuera de casa: “Son todas fotos en las que se lo ve junto a unos caños”, recuerda riéndose. El también recibía fotos que le mandaban ella y su hermana mayor: “La necesidad afectiva de vernos –dice–. Ahí se me hizo muy presente el tema del sucedáneo en otro sostén que no sea la realidad: para mí fue muy importante verlo, aunque sea, a través de la fotografía”. Muestra Miguelez: “Viaje conurbano es exorcizar, también, todo lo que anduvo conmigo sola, adentro”.

Viaje conurbano
Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti
Av. del Libertador 8151
Hasta el 2 de septiembre
Entrada libre y gratuita

aceitera sasetru, toma, 2003

Compartir: 

Twitter
 

La conquista, campo tongui, 2008
 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.