radar

Domingo, 24 de noviembre de 2013

PERDIDOS EN LA NOCHE

CINE. A los 28 años, José Manuel “Che” Sandoval es uno de los talentosos realizadores chilenos que irrumpieron con una propuesta personal y directa. Primero con la muy elogiada Te creís la más linda (pero erís la más puta), y ahora con Soy mucho mejor que vos, una comedia amarga sobre un oficinista que pasa las noches en las calles bebiendo y en busca de sexo al paso. Este film podrá verse en el Ciclo de Cine Chileno Contemporáneo en Buenos Aires, que comienza el próximo jueves en el Centro Cultural San Martín.

 Por Fernando Brenner

En estos días Che Sandoval debe estar tomándose alguna caipiriña por las calles de Rio Branco, ciudad cercana a la triple frontera entre Perú, Bolivia y Brasil, ya que su segundo largo, Soy mucho mejor que vos, está compitiendo en el Festival Internacional Pachamama Cinema de Fronteira (que termina hoy). Pero en simultáneo compite en el Festival de Cine Latinoamericano de Flandes, Bélgica (que finaliza mañana, lunes 25) y se exhibió ayer (sábado 23) fuera de concurso en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva (España). Este muchacho santiaguino no descansa, dado que el próximo domingo 1 –ya de regreso en la Buenos Aires que lo cobija desde hace dos años y medio y donde vive junto a la actriz Antonella Costa– estará presentando, junto a su protagonista Sebastián Brahm, esta película que ya participó, sólo en nuestro país, de cuatro festivales: el de Buenos Aires (Bafici), el de San Juan (Unasur), el de La Plata (Fesaalp) y el de Tucumán (Gerardo Vallejo).

Hay algo que muchos se preguntan: ¿Por qué siendo chileno, le dicen Che? “Cuando muy chico, a los tres años, yo decía que me llamaba Joché –me llamo José Manuel–. Y mi madre me dejó el Che, y como ella es de izquierda, le debe haber gustado la idea. Juro que me han dicho Che desde el jardín hasta el colegio. Si preguntan en mi casa por Che está bien, si preguntan por José te dicen que está equivocado (risas). Ahora que vivo en Argentina hay gente en Chile que me dice vendepatria. Pero todo nació de esa cosa nerd, más que una cosa muy cool o política.”

Y hablando de nerd, el protagonista de Soy mucho mejor que vos, Cristóbal Froolich, El Naza (interpretado notablemente por el también director Sebastián Brahm, que fue premiado por el Jurado de la Crítica en el Festival de Cine Latinoamericano de La Plata), es un patético oficinista, cuarentón, cuasi divorciado, que combate como puede sus cuitas personales por las calles nocturnas de Santiago, entre bares, alcohol en cantidades y colores y a la caza desesperada de alguna mujer que se le entregue sin chistar. Aunque al final este “macho latino” recule y se quede sin el pan y sin la torta. ¿Cachai? Este papel es un spin off de su primer film, en Te creís la más linda (pero erís la más puta) (2009), donde El Naza es el hombre de la barra que en una escena de un bar le pega la piña a Javier (Martín Castillo) y donde ambos discuten sobre cuál de los dos tiene una peor vida.

En ambas películas, el protagonista es un hombre que en la noche anda buscando sexo...

–Sí, buscando sexo por despecho. Pero es una película que habla bastante más de temas serios que una comedia muy agria, con un humor muy negro. Y yo me acuerdo que le dije a mi abuela, que es muy conservadora: “No vayas a verla porque no te va a gustar. Es muy fuerte para ti”, le dije. Y me dijo: “Pero no va a ser más fuerte que la otra”. ¡Y la otra para mí es naïve! Para que veas lo que es mi abuela. Obviamente, es mucho más fuerte que la otra, en cuanto a temática, más allá de que también es una comedia, estructurada como una walk movie, mucho diálogo, hombre buscando sexo, embriagado y errante y con mucha verborrea. Es la exageración del hombre chileno machista moderno.

¿Las temáticas de estas películas las obtenés de algo de tu vida o que leíste por ahí o te contaron?

–Yo no soy muy platónico para mis cosas, en el sentido de que parto con la idea muy clara y luego la trabajo. Van apareciendo a medida que voy escribiendo, y a medida de que voy ensayando y que voy montando. Siempre parto de referentes sexuales muy básicos: en Te creís la más linda... era: “Joven eyaculador precoz sale en búsqueda de reivindicación sexual”. Y en ésta era: “Hombre con una pija enorme igual es infeliz” (risas). Pero la verdad que en esta película esa cuestión está muy levemente. Pero siento que el sexo es una buena temática inicial porque es muy atractivo para el público en general y a la vez es un tema en donde uno puede complejizar y hablar sobre una sociedad completa, digamos, a partir de temáticas sexuales. Y en ambas películas si hay algo que se toca desde dos edades distintas es la crisis de la masculinidad. Esta crisis, hoy en día y en Latinoamérica. Y también, como soy muy observador, hay cosas de amigos y otras que tienen que ver conmigo.

Sandoval tiene sus referentes: Woody Allen, Jim Jarmusch, John Cassavetes, Andrew Bujalski. Hasta hace poco tuvo una banda de rock and punk (¡con covers de Sandro!): La Highway Paranoia. Futbolero, sigue a muerte a su selección, es hincha del Real Madrid, de la Universidad Católica, y de este lado de los Andes es de Vélez, por ahora. Su primer largo lo rodó en 9 días y le costó 3 mil dólares. Fue un minihit: un solo DVD en sala de arte y la vieron 10 mil personas. Para la segunda ya contó con 200 mil dólares y va a salir a principios de 2014 en Chile con 10 copias y en multisalas. Su siguiente largo, a rodar el año que viene, es con un personaje femenino pateando la ciudad. Enamorada y con serios traumas sexuales. Será una coproducción con Argentina protagonizada por Antonella Costa. Título tentativo: Mucho Ex Poco Sex.

¿Cómo estás viviendo este proceso en Chile en relación con que se viene duplicando la cantidad de películas rodadas hace 5 y 10 años?

–No tengo el número exacto, pero creo que en Chile se están haciendo más de 40 películas al año. Chile está viviendo con una salud muy buena en cuanto a la cinematografía en general. Cada director hace su cine. Yo no veo tanto vínculo entre unos y otros, como una corriente. Entonces, cuando hablan de esta generación, yo no sé si hay un vínculo. Quizá somos la generación del digital, pero lo enfrentamos cada uno desde un punto de vista distinto. La verdad es que yo encuentro que la mayoría de las películas chilenas están muy bien, además Chile es un país que está de moda en los festivales. Y en algún momento se va a acabar esta moda. Pero fíjate que a mí me sigue faltando la película chilena que dentro de veinte años todos quieran volver a verla, un clásico, porque esa película marcó un cambio en la cinematografía local, como algo insólito. Esa película yo todavía no la encuentro. Que sea súper notable, que corra un riesgo gigantesco. Está variado y ojalá que no caigamos en esa línea de films muy festivaleros y otros que no lo son tanto. Que no caigamos en un modelito de películas. Ni para los críticos o jurados o solo para el público. Yo pienso que las películas son de los directores, obviamente hay que pensar en el público.


Soy mucho mejor que vos cerrará el 3er Ciclo de Cine Chileno Contemporáneo, el domingo 1° de diciembre a las 19.45, con la presencia de su director y su actor. En el mismo ciclo también se exhibirán, entre otras, Il futuro, sobre relato de Bolaño; y Locaciones: Buscando a Rusty James, de Alberto Fuguet. Todas las proyecciones son en el Centro Cultural San Martín, Sarmiento 1551.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared