radar

Domingo, 9 de agosto de 2009

> LA RETROSPECTIVA COMPLETA

Sexo, arrabal y torbellinos políticos

La presentación de la caja de dvd tendrá lugar el viernes 21 en el Malba, pero durante todo agosto la sala del Museo albergará un ciclo que incluye las que se encuentran en la caja, así como otras que han sido recuperadas, y que podrían integrar futuras ediciones en dvd.

Entre ellas se encuentran varias piezas únicas, como los cortometrajes de Eugenio Cardini (1901), hombre que invirtió su fortuna personal para viajar a Francia a comprar directamente de los hermanos Lumière el equipo necesario para convertirse en un realizador aficionado. Uno de los cuatro films de Cardini que se darán consiste en el registro frontal de un fotógrafo en acción: una propuesta, consigna Peña, “fascinante, en parte

porque el concepto de fuera de campo no existía, en parte porque el plano que Cardini elige implica una curiosa puesta en abismo y en parte por las obvias connotaciones que se desprenden de la confrontación entre un viejo fotógrafo y un flamante cineasta”.

También se proyectará Amalia, primera versión fílmica de la novela de José Mármol, realizada en 1914 por Enrique García Velloso con actuaciones de personajes de la alta sociedad. Considerada el primer largo nacional, fue estrenada en una función de gala –con asistencia del presidente Victorino de la Plaza– en el Teatro Colón. A estos incunables debe sumarse Nobleza gaucha (1915), que fue el primer gran éxito popular del cine argentino; el rarísimo corto de animación Del Puerto de Palos al Plata (1926); un fragmento de Pancho Talero en Hollywood –tempranísima experiencia de adaptación de historieta al cine, a cargo del propio autor de las viñetas originales, Arturo Lanteri– y el sorprendente mediometraje documental Para la historia argentina (1930), compuesto de filmaciones hechas el día del golpe de Uriburu en 1930. Como corresponde a la época, el tango estará presente en este cine, a través de unos cortos con Gardel, pero también de Perdón viejita (1927), ficción a cargo del pionero más prolífico de esa etapa, José Agustín “El Negro” Ferreyra (1889-1943), cuya obra muda –casi toda perdida– trasladó a la pantalla el imaginario arrabalero del 2X4.

Dos programas aparte están destinados a Luis Moglia Barth y Edmo Cominetti. Del primero, conocido por ser el autor de ¡Tango! (1933, primer largo sonoro del cine argentino) se verán dos films que realizó en el ‘28: El 90, sobre la revolución alzada en el ‘90 contra Juárez Celman, y la ya mencionada Afrodita, que Moglia Barth firmó con pseudónimo francés para hacerla pasar por producción extranjera, subterfugio que le permitía tocar temas y tratamientos polémicos: en este caso, el erotismo softcore “no apto para menores y señoritas”. De Cominetti (1889-1956) se han programado tres películas, todas cruzadas por una rara línea común: vínculos amorosos de connotaciones directa o indirectamente incestuosas. Algo de esto hay en La borrachera del tango (1928), donde la protagonista, adoptada, ha convivido con el héroe como si fueran hermanos, y también en Bajo la mirada de Dios (1926), pero se vuelve explícito en Destinos – Romance estudiantil (1929), un film que avanza de la comedia al melodrama, y al que Peña define –por su calidad formal y sus imaginativos recursos narrativos, que incluyen travellings elaborados, exteriores, dibujos, y atmosféricas tomas nocturnas– como a la altura del mejor cine alemán de su época.

Hasta el domingo 30 de agosto, en el Malba, Av. Figueroa Alcorta 3415. Entrada libre y gratuita.

Compartir: 

Twitter
 

RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.