SANTA FE › UN PERFIL DEL INTENDENTE DE ARMSTRONG, FERNANDO FISHER

Un poco de verborragia y demagogia

Esta semana volvió a ser noticia con su "idea" de poner una gigantografía contra la Presidenta en su pueblo. Una forma de buscar adhesiones para lograr un quinto período al frente de la localidad autodenominada "El Brazo Fuerte de Santa Fe".

 Por Claudio Socolsky

El intendente de Armstrong, Fernando Fisher, apuesta con su idea de instalar una gigantografía de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la intersección de las rutas 9 y 178, canalizar el reclamo de los productores agropecuarios de la región; y de paso conseguir los votos suficientes que le permitan completar un quinto período al frente de la localidad santafesina, autodenominada "El Brazo Fuerte de Santa Fe". El slogan resulta significativo para trazar un perfil de Fisher a la hora de construir políticamente. En diálogo con Rosario/12, Gabriel Arzani, concejal de Armstrong por el Frente para la Victoria, señaló que la idea de Fisher lo tomó por sorpresa. "Las herramientas para solucionar el problema del sector agropecuario las tiene que brindar el Congreso de la Nación, y no con las actitudes demagógicas de un dirigente", precisó el edil, quien recordó que el intendente "está acostumbrado a subirse al carro de los ganadores. Primero estuvo en contra de Reutemann, después a favor, y luego apoyó a Obeid", aunque siempre admitió que con Carlos Menem "había hecho los mayores adelantos en Armstrong". En diciembre del 2008, Fisher dijo que "hay que sacar el Ejército a las calles" ante las supuestas consecuencias del desempleo en la región.

Las fuentes consultadas por este diario coincidieron en señalar que la popularidad de Fisher ﷓hijo de un médico rural que también gobernó la ciudad durante años, y del cual heredó una importante cantidad de prósperas hectáreas﷓ no es la ideal. En octubre; Armstrong, una localidad de 15 mil habitantes situada a 90 kilómetros de Rosario, con un parque industrial donde se erigen 70 empresas metalmecánicas que emplean a unos 1800 operarios, elegirá autoridades comunales y el intendente parece no ahorrar creatividad a la hora de hacer campaña.

Según el concejal Arzani, el intendente Fisher "se está postulando para un quinto período en nuestra comunidad. Está tratando de llevar agua para su molino, y se aprovecha de la situación para ponerse al frente del reclamo. Está acostumbrado a subirse al carro de los ganadores; estuvo en contra de Reutemann, después a favor; luego apoyó a Obeid. Lo que siempre dice es que con el gobierno de Menem había hecho los mayores adelantos en Armstrong".

Arzani expresó que "si hay una problemática con el tema de las retenciones y la producción, y si hay una llave para que se reactive la situación, ya que en algunos lugares está siendo palpable el problema con las suspensiones, adelanto de vacaciones, tiene que ser el Congreso de la Nación, en virtud de la independencia de poderes, el encargado de dar la solución, y no que algunos dirigentes tengan actitudes de tinte demagógico".

Como concejal que recorre las calles de su ciudad, Arzani expresó que se hace eco de la problemática de todos los sectores; "desde los trabajadores, los jubilados, la gente del comercio, de los productores agropecuarios y de los industriales; de toda la gente de la producción en general. Acá todo el pueblo está preocupado, habría que trabajar sobre lo que está hecho para darle un respiro a la gente, pero siempre desde el punto de vista institucional".

Fisher, un médico generalista egresado de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNR, que antes de ser reelecto cuatro veces como intendente desde 1989, se desempeñó como médico policial durante la dictadura, tuvo sus 15 minutos de fama cuando el año pasado en el acto organizado por el campo en la intersección de las rutas 9 y 178; expresó, emulando al dictador Leopoldo Galtieri, "si quieren venir que vengan, como decía el general". Después de aparecer en todos los medios el país, para el intendente de Armstrong su lapsus, en plena disputa enfervorizada con el gobierno nacional por la resolución 125, fue tan solo "un error menor".

En diciembre del 2008, y mientras realizaba una encendida defensa de su vocación "dialoguista" en declaraciones a la FM Contacto de Las Parejas, Fisher dijo estar preocupado por las consecuencias del desempleo en la región, que puede generar situaciones de violencia. "Hay que sacar el Ejército a las calles", apuntó en una parte de la entrevista. En este sentido, el concejal Arzani dijo que el intendente de Armstrong está acostumbrado a los exabruptos, "que en algunos casos directamente no se pueden repetir. Generalmente, los exabruptos no son democráticos, y él los lleva constantemente a la práctica".

También el año pasado, y en plena discusión paritaria, el secretario de la Festram, Claudio Leoni, dijo a este diario: "Fisher es un problema muy serio, es una persona absolutamente autoritaria y es casi imposible que el intendente de Armstrong respete los derechos sociales y laborales de los trabajadores. Es además el último intendente que ha pagado la paritaria y es un hombre que tiene campos y que ha defendido sus intereses. Lo que me parece injusto es que haya cerrado la municipalidad y que no haya garantizado la libertad de trabajo en defensa de esos intereses, y por lo general es el primero que se niega a reconocer los derechos de los trabajadores".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.