SANTA FE › DERIVACIONES PROVINCIALES DE LOS CRUCES ENTRE LA JUSTICIA Y EL EJECUTIVO

Hacéte enemigo del juez

La iniciativa del diputado santafesino del FPV, Alejandro Rossi, para que se investigue la vida privada de los jueces y sus afirmaciones sobre el carácter aristocrático de la justicia santafesina; pusieron el debate al rojo vivo en una provincia en la que esta pelea ya tuvo un capítulo el año pasado entre el gobernador Binner y la Corte Suprema.

 Por Alicia Simeoni

Al Poder Judicial le cuesta aceptar las críticas mucho más que a los integrantes de los otros dos poderes del Estado. Este parece ser el dato que surge con fuerza después de los cruces entre el Ejecutivo nacional y la Corte Suprema de Justicia en los últimos días, una situación que remite a unos meses atrás, y hacia el escenario provincial, cuando por el caso Fraticelli el gobernador Hermes Binner fue duro con el máximo tribunal de Justicia en la provincia. Dos integrantes de la Justicia, la defensora ante el Tribunal Oral Federal Nº 2 Matilde Bruera, y el ministro de la CSJ de Santa Fe Daniel Erbetta, coinciden en que el Poder Judicial puede ser cuestionado pero de todos modos las expresiones de una y otro se diferencian por dónde está puesto el énfasis. Bruera explica a modo de reconstrucción histórica que el Poder Judicial es el menos democrático de todos los poderes porque quienes lo componen no fueron elegidos por el voto popular, también habla de que ha sido "bastante hermético" a lo largo de su historia y por lo tanto muy sensible a las críticas. Recuerda que carga con el "pecado original" de haber apoyado el golpe de Estado de Uriburu en el "30, de tener una labor deslucida en otras rupturas institucionales y de no haber actuado con independencia durante la más sangrienta dictadura que comenzó en 1976, aunque aclara que las críticas puntuales a un magistrado, como a cualquier otra persona, deben contar con avales probatorios y seguir los carriles institucionales. Erbetta expresa que en el caso del discurso crítico de la presidenta Cristina Fernández ante el Congreso Nacional, ese hecho "no fue de lo más feliz" porque no condujo "a una discusión seria ni a un deslinde de responsabilidades por parte de los jueces honestos que quieren saber" quiénes son los que, por ejemplo, tienen "tabuladas las excarcelaciones", tal como señaló la primera dama. Bruera afirmó que el Consejo de la Magistratura en realidad no logró, todavía, democratizar la selección de los jueces y Erbetta explicó que a algunos magistrados les cuesta aceptar las críticas porque en ellas se utilizan "simplificaciones y reduccionismos que no son correctos"

Matilde Bruera es defensora en la Justicia Federal y especialmente detallista en mostrar que el Poder Judicial ha sido y es el menos democrático de los poderes del Estado republicano. "Al Poder Judicial no le gusta ser criticado. Históricamente ha sido el menos democrático de todos los poderes ya que no ha sido elegido por el voto popular y además ha sido bastante hermético, con lo cual es muy sensible a todo lo que sea crítica"Pero la crítica es imprescindible" asegura. Además señala que en la Argentina el Poder Judicial tiene su prestigio en construcción porque arrastra el pecado original de que fue la que llama "tristemente célebre acordada" de la Corte del año 1930, la que validó el golpe de Estado de Uriburu. De allí en más el rol del PJ en cada una de las rupturas institucionales "fue muy deslucida y fundamentalmente en el golpe de Estado de 1976 donde como todo el mundo sabe, el PJ no ejerció su función independientemente y no sólo rechazaba miles de hábeas corpus sino que tampoco investigaba las denuncias por desapariciones masivas de personas que implicaban esos hábeas corpus. En más, hasta en algunos casos el Poder Judicial amenazó con iniciarle sumarios penales a los familiares que denunciaban las desapariciones". Bruera no cree que por "la crítica, los más prestigiosos y buenos magistrados, que son muchos, se puedan ofender. La constitución y la historia del Poder Judicial es un problema propio sobre el que hay estudios y opiniones diversas. No nos olvidemos que incluso en la Revolución Francesa el único poder que no se puede cambiar fue el Judicial, por lo que se produce el movimiento de codificación para controlar a los jueces".

El ministro Erbetta marca que el Poder Judicial, como poder del Estado, produce actos de gobierno y por lo tanto "es pasible de ser criticado". Para el caso de los señalamientos presidenciales él considera que "deberían respetarse algunas cuestiones para evitar un deterioro institucional que no es positivo para nadie. Creo que la presidenta en ejercicio de su cargo, y en un acto tan importante como fue su discurso ante el Congreso Nacional dice , debería haber medido el sentido de la crítica, porque si afirmó que hay jueces que tienen tarifadas las excarcelaciones se supone, cuanto menos, que debe activar los mecanismos para que esos jueces sean separados de sus cargos a través de un juicio y formularse las denuncias pertinentes". Y estima que en este caso puntual la crítica que formuló "no fue un hecho tan feliz, ni tampoco conducente a una discusión seria y a un deslinde de responsabilidades que seguramente todos los integrantes del Poder Judicial queremos, porque los jueces que trabajan honestamente quieren saber quiénes son los que tienen "tabuladas las excarcelaciones"...Por lo demás el Poder Judicial debe acostumbrarse a las críticas"

- Pero le cuesta ese acostumbramiento.

Sucede que hay dos o tres cuestiones. En primer término la representación institucional la tienen los presidentes de las cortes lo que significa que puede haber más de una posición. También ocurre que la representación gremial la hacen distintas asociaciones y cada uno debe hacerse cargo de lo que dice en función del rol que está desempeñando. No es lo mismo que hable el presidente de la CSJ de la Nación a que lo haga el titular de la Asociación de Magistrados. Son cuestiones distintas. Creo que a veces, a algunos jueces les cuesta aceptar las críticas, porque en esas críticas se utilizan simplificaciones y reduccionismos que no son correctos. Pero creo que en un ejercicio democrático los jueces debemos acostumbrarnos a las críticas.

Matilde Bruera retoma las características de los cuestionamientos: "En lo que hay que ser muy cuidadoso es cuando hay acusaciones concretas contra magistrados concretos. En ese caso hay que ser muy responsable y además hay que utilizar los carriles institucionales con los avales probatorios pertinentes. Y esto "se refiere a esas acusaciones concretas , no se deben hacer ni contra los jueces, ni contra legisladores o el Poder Ejecutivo. Tampoco contra cualquier ciudadano de la República sin las pruebas necesarias"

Selección de jueces

Algunas de las expresiones del diputado del Frente para la Victoria Alejandro Rossi en el sentido de que se estudie la vida privada de los magistrados antes de designarlos, y sus comentarios acerca de que tienen una visión aristocratizante de sí mismos, y en el 75 por ciento concurren al Jockey Club, también fue analizada por Bruera y por Erbetta, más allá que el diputado kirchnerista pidió disculpas por si se había interpretado que quería conocer la vida íntima de los postulantes a jueces, pero al mismo tiempo dejó en claro que le interesa saber si se genera "una familia judicial".

"No, no se puede investigar la vida privada de quien está postulando para ser magistrado. Esto era antes cuando no había Consejo de la Magistratura, había ciertos prejuicios morales. Creo que, tal vez, Rossi debe haber querido referirse a que cuando el Consejo de la Magistratura considera los datos de un postulante, debe analizar su perfil, esto es otra cosa. Se trata de conocer la vocación democrática y por los derechos humanos que tiene el candidato, algo que no se valora sopesando lo que conoce de derecho, sino con su historia y compromiso con estos temas. Y eso ya está establecido como pauta para la selección del Consejo de la Magistratura. De todos modos, lo que es común que se hace es la elección sin tener en cuenta a aquéllos que tienen más compromiso con el sistema democrático. En realidad el Consejo de la Magistratura no logró democratizar la selección de los jueces, sino que todavía siguen muy condicionados políticamente y por eso se están estudiando reformas en el Congreso de la Nación. Uno de los temas en que Rossi tiene razón es que aún no se asegura democráticamente el ingreso de cualquier persona, de cualquier abogado al Poder Judicial sino que tienen preponderancia los que llegan desde la carrera judicial y hay muchas menos posibilidades para los abogados de la matrícula que pueden aportar una mirada interesante y diferente". (Bruera)

"En las expresiones de Rossi hay dos niveles de enunciación. Cuando se refiere a que la mayor parte del Poder Judicial tiene una visión "aristocratizante", que va al "Jockey Club" y que manda a sus hijos a colegios privados, creo que es "lamentable" y se cae en un discurso pobre sobre un tema tan importante que debaten los legisladores y que tiene que ver con la elección de jueces. Rossi planteó en su discurso aspectos más importantes que tienen que ver con esa forma de elección, de control y de separación de los magistrados de la Nación, y que en definitiva tiene que ver con qué jueces se necesitan para que reúnan las características de independencia externa y hacia dentro del PJ, esto es la idoneidad, la capacidad técnica y la imparcialidad. Hay que buscar la mayor aproximación para tener un Consejo de la Magistratura en donde podamos garantizar que las selecciones se realicen teniendo en cuenta las características mencionadas Por supuesto va de suyo lo del compromiso democrático, tanto en el orden nacional como provincial. Si se trata de una persona que debe hacer cumplir la ley no se puede concebir que no tenga ese compromiso". (Erbetta)

Compartir: 

Twitter
 

La Defensora Oficial Matilde Bruera y el ministro de la Corte Daniel Erbetta, brindaron su opinión.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared