SANTA FE › EL ENCUENTRO BINNER-SPINOZZI Y LA POLITICA FISCAL REUTEMISTA.

Coparticipación y consenso

El gobernador y el jefe del PJ provincial intentarán mañana acercar posiciones para destrabar el conflicto con los estatales en Santa Fe. La propuesta del reutemismo. La consolidación de un tributo distorsivo como el impuesto al cheque.

 Por Rubén Milito

Cuando mañana se encuentren el gobernador de la provincia Hermes Binner y el presidente del Partido Justicialista de Santa Fe y titular del bloque de Senadores del PJ, Ricardo Spinozzi; es probable que el titular del Ejecutivo provincial tenga la sensación de que todo lo que diga su invitado, será en realidad, un guión repasado íntegramente con su jefe político Carlos Reutemann. De todas maneras, el socialista le pedirá colaboración para sumar ingresos para hacer frente a las demandas salariales y el peronista responderá con un reordenamiento de partidos que no conformará al gobernador. Quizás, hasta se baraje lo que puede recibir la provincia si se modifica la distribución del impuesto al cheque. De este cónclave se espera salgan los acuerdos para destrabar una situación cada vez más preocupante en la provincia que es la extensión del conflicto de los trabajadores estatales y los docentes. Los paros para la semana que comienza no podrán frenarse, pero sí buscarán evitar que la lucha gremial se profundice y para eso hará falta una oferta salarial que de verdad conforme los sectores demandantes.

En recientes declaraciones periodísticas, el senador Reutemann declaró que la iniciativa de coparticipar el 100% del impuesto al cheque "representará unos 10.000 millones de pesos adicionales para el conjunto de las provincias". Reutemann además planteó que las provincias "no están recibiendo el 34% de la coparticipación federal sino muy por debajo de ese porcentaje. Sólo con la coparticipación del 100% del denominado impuesto al cheque, estamos hablando de un monto adicional que oscila entre los 9.500 y 10.000 millones de pesos".

El senador nacional santafesino mostró documentación en la cual se explica que del total del impuesto a los débitos y créditos bancarios el 54.66% debe ir para el conjunto de las provincias y el 42,34% para la Nación. Según los índices de coparticipación federal, a Santa Fe le corresponde el 8,8%. Lo que significaría 900 millones de pesos más.

Sin duda que trabajar para mejorar los recursos que beneficiarán a una administración de signo político distinto al cual pertenece Carlos Reutemann, muestra una actitud loable, pero esta decisión eterniza un impuesto distorsivo como es el impuesto al cheque, que afecta la rentabilidad empresaria de miles de santafesinos. Una actitud bien diferente de la sostenida frente a las retenciones a la exportación de la producción agropecuaria.

Reutemann ocupó el sillón de Estanislao López en dos oportunidades en tre 1991 y 2003 períodos en los que convivió con Domingo Felipe Cavallo al frente de ministerio de Economía de la Nación. Cuando Reutemann asumió la gobernación en 1991 el volumen de recursos nacionales que percibía la provincia era de 1.686 millones de pesos (constantes de 2004). Descomponiendo esas cifras, se ve que el principal componente es la coparticipación federal (distribución secundaria), la cual, a causa del Pacto Fiscal de 1993, registra en dicho año una caída, difícil de imaginar habiendo sido aquél un año de fuerte crecimiento económico a nivel nacional.

Los ingresos tributarios nacionales recibidos por Santa Fe sufrieron un estancamiento entre 1991 y 1997. Así, resulta paradójico que en 1992 la Nación le transfiriera a la provincia la responsabilidad sobre la provisión de servicios de educación y salud. El impacto de esta transferencia se observa en el salto de 500 millones que experimentaron los salarios provinciales en aquel año, mientras que la Nación no proveyó los fondos suficientes para hacer frente a este gasto.

Estos datos han sido deflactados dividiéndolos por el Índice de Precios Combinados (año base 2004) para eliminar la distorsión que la inflación produce en las cifras y así poder hacerlas comparables entre los distintos períodos.

Hacia 1998, el mejor año de la Convertibilidad, los recursos tributarios de origen nacional alcanzaban los 2.561 millones en tanto que aquellos coparticipados, cayendo a 1.605 millones en 2002.

El período 2003 2008 evidencia para Santa Fe una mejora, los ingresos tributarios de fuente nacional fueron más que duplicados mientras que el componente de coparticipación federal fue casi triplicado (1.201 a 3.011 millones) y además se implementó la ley de financiamiento educativo, aportándole 186 millones más a la provincia.

Compartir: 

Twitter
 

Está claro que Spinozzi habrá consultado cada frase que le diga a Binner con su jefe Reutemann.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared