SANTA FE › EL JUSTICIALISMO EXPULSO A FACINO Y RAMOS

Una purga sin antecedentes

La decisión fue adoptada por unanimidad, ad referéndum del congreso partidario. "Estamos orgullosos de lo que hicimos. Los partidos de la democracia no pueden tener en sus filas a quienes cometieron delitos atroces", dijo el presidente del PJ.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El consejo ejecutivo provincial del Partido Justicialista expulsó ayer a dos represores reciclados en democracia y hoy presos por delitos de lesa humanidad: Mario Facino, el ex jefe del centro clandestino que operó en la comisaría 4ª y llegó a ser presidente de la comuna de San José del Rincón y Eduardo Ramos, el ex oficial de Inteligencia de la Policía que se infiltró en la Universidad del Litoral y después de la dictadura fue candidato a concejal y a diputado nacional y hasta logró una chapa de asesor en la comisión de Cultura de la Cámara de Diputados de la provincia. La decisión fue adoptada por unanimidad, ad referéndum del congreso partidario y cerrada con un aplauso. "Estamos orgullosos de lo que hicimos. Los partidos de la democracia no pueden tener en sus filas a quienes cometieron delitos atroces como los que padecieron miles de compañeros justicialistas. Esperamos que otras fuerzas políticas hagan lo mismo", dijo el presidente del PJ, Ricardo Spinozzi.

Facino cumple dos condenas: una, a 20 años de prisión por secuestros y torturas a detenidos políticos y otra, a 23 años por el homicidio de una militante de las Ligas Agrarias, Alicia López, en 1976, mientras que Ramos fue sentenciado a 23 años de cárcel por privación ilegítima de la libertad y tormentos. Los dos están detenidos, Facino en su casa por ahora y Ramos, en la cárcel de Las Flores.

El proceso de expulsión de los represores comenzó a principios de julio con un pedido del vicepresidente del PJ, Jorge Fernández, quien reflotó un planteo hecho trece años atrás, en abril de 1997, por una de las víctimas de Ramos, Anatilde Bugna, ex detenida política y querellante en el juicio al ex juez Víctor Brusa. "Hay razones políticas, éticas y jurídicas que justifican esta medida", sostuvo Fernández.

Cuatro meses después, el dictamen del Tribunal de Disciplina del PJ llegó ayer a la mesa del consejo ejecutivo con una recomendación: que se cancelen las fichas de afiliación de Facino y Ramos ad referéndum del congreso partidario. "Leímos el informe del Tribunal de Disciplina y lo aprobamos por unanimidad. Así que ahora lo elevaremos al congreso", explicó Spinozzi.

El presidente del PJ dijo que la purga no tiene antecedentes en el país. "El justicialismo es el primer partido político de Argentina, y tal vez de Latinoamérica, que expulsa de sus filas a dos personas condenadas por delitos atroces de lesa humanidad, como los que padecieron miles y miles de compañeros. Así que mirando hacia adentro, tomamos esa decisión. Y estamos orgullosos de lo que hicimos. Sabemos que también existen represores enquistados en otras fuerzas políticas que probablemente puedan seguir el camino de nuestro partido y fortalecer de esa manera la democracia misma", agregó.

En la misma sintonía se pronunció el vicepresidente del PJ, que promovió la expulsión de los represores. "Es un avance en la calidad democrática que en un partido como el peronismo, donde incluso hay sectores que tienen posiciones encontradas respecto a la política de derechos humanos, hayamos decidido expulsar dos condenados por crímenes aberrantes. Y que esa decisión fuera adoptada por unanimidad", comentó Fernández a Rosario/12.

"No sé si hay otros antecedentes en América Latina, pero sí es valioso señalar la autocrítica que esto significa. Y esperamos que se repita en otros partidos políticos. Porque así como estas personas que actuaron en el marco del terrorismo de estado estaban en el peronismo, es probable que también estén en otras fuerzas políticas", agregó.

Fernández ponderó también la templanza de Anatilde Bugna, quien solicitó la expulsión de Ramos en 1997 con "resultado infructuoso", dijo. "Hace trece años comentó Bugna yo pedí la expulsión de Ramos del justicialismo para que se haga justicia y que la sociedad sepa quién es quién. Pasó el tiempo. El juicio demostró eso. Pero también es importante que no participen más en la vida política cuando salgan en libertad".

Anatilde recibió la noticia de las expulsiones sin alegría. "No estoy contenta. Ha llegado otro momento en que las cosas se logran, con el apoyo de mucha gente. Es la utopía que se hace realidad, hay que buscar el momento y las personas adecuadas para lograrlo. Esto se podría haber logrado hace muchos años, pasaron un montón de dirigentes, entre ellos algunos que fueron compañeros nuestros, y esta decisión se podía haber tomado antes. Se tomó ahora. Y está bien, igual. Lo fundamental es que va a sentar un precedente de acá en más. Es empezar a refundar los derechos de todos. Lo bueno es que si hay una situación similar en otros partidos, se pueda plantear, no es una caza de brujas, sino que se pueda discutir en otros espacios políticos porque debe haber represores enquistado en otros lugares", concluyó Bugna.

Compartir: 

Twitter
 

Fernández, vice del consejo ejecutivo provincial del PJ, y Spinozzi, su titular.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared