SANTA FE › TOMADA RECIBE HOY A DIRIGENTES GREMIALES Y EMPRESARIOS

Todos a la mesa de discusión

La CGT San Lorenzo acató la conciliación obligatoria dispuesta por Trabajo y levantó los piquetes frente a las doce aceiteras del Gran Rosario.
El ministro se reúne esta mañana con representantes gremiales y de las firmas agroexportadoras.

 Por Pablo Fornero

"La lucha de todo el pueblo del cordón industrial por una gota de dignidad". Así entiende el conflicto entre la CGT San Lorenzo y las empresas del complejo agroexportador el secretario gremial de la central sanlorencina, Edgardo Quiroga. Al haber recibido de parte de la Nación la notificación de la conciliación obligatoria, los trabajadores tuvieron el "gesto" de levantar ayer los piquetes que mantenían desde hace ocho días en los ingresos a las plantas y ya se encuentran operando para la puesta en funcionamiento de las terminales. A pesar de que las empresas no pretendían negociar con la CGT, hoy a la mañana ambas partes se encontrarán en la sede del Ministerio de Trabajo, en Buenos Aires. Ayer a la tarde, seis secretarios de la CGT sanlorencina se reunieron, primero, con el líder de la central a nivel nacional, Hugo Moyano, y luego con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. "Moyano nos recibió muy bien y nos dio un apoyo total", aseveraron tras el encuentro. En una conferencia de prensa, los trabajadores revelaron datos estadísticos sobre la "lógica del pensamiento del sistema productivo". El salario de los empleados aceiteros más el de los tercerizados representa solamente el 2,45 por ciento del total de la facturación de las terminales.

Si bien el gobierno nacional anunció la conciliación obligatoria en la noche del martes, los trabajadores recibieron la notificación ayer al mediodía. Minutos después de conocer la medida, alrededor de las 14, los trabajadores que se encontraban apostados en las puertas de las doce empresas aceiteras del cordón levantaron la protesta a la espera de que la Nación convoque a los delegados a una reunión. Entre la tarde y la noche, las plantas se pusieron en marcha paulatinamente y con el 100 por ciento de los operarios trabajando.

Unas horas más tarde, en Buenos Aires, ya se cocinaba un principio de solución al prolongado conflicto. Seis delegados de los gremios en pugna se reunieron, luego del Consejo Federal de la CGT, con el líder sindical Hugo Moyano, quien les demostró su ferviente respaldo al reclamo. Más tarde, se encontraron con Tomada para ponerlo al tanto del conflicto.

Antes de ese encuentro, el titular de Trabajo ya había convocado a las partes a una mesa de negociación a realizarse hoy a las 10 en la sede del ministerio, ubicado en la Avenida Leandro Alem al 600, en Capital Federal. Allí, Tomada dialogará con los seis sindicalistas y los representantes de las firmas agroexportadoras para achicar las diferencias entre las partes.

Antes del llamado de la Nación, las aceiteras se mantenían firmes en la postura de no negociar con la CGT. En representación de los empresarios, el presidente de la Cámara de la Industria Aceitera (Ciara), Alberto Rodríguez, le adelantó a Rosario/12 que "discutirán lo que corresponda". En ese sentido, dijo entender que la conciliación obligatoria "es para los gremios y las empresas, no para una central sindical". Allí radica, desde la mirada de la patronal, el problema central del conflicto. Las empresas no quieren negociar con la central sanlorencina porque piensan que no tiene competencia para hacerlo. Algo similar opinó ayer el Ministro de Trabajo de la Provincia, Carlos Rodríguez, al afirmar en Radio 2 que "es un tema complejo, insólito, nunca se había visto que una central sindical encabece un reclamo colectivo salarial cuando existen las paritarias". A pesar de lo extraño, los empresarios tendrán que ver a la cara a los secretarios sanlorencinos.

A su vez, desde la CGT San Lorenzo volvieron a remarcar, al margen de que no tenga competencia para negociar, que no es descabellado equiparar 5 mil pesos de salario básico para todos los trabajadores aceiteros. Aseguran que las empresas podrían afrontar el incremento "sin tocar un centavo de la facturación de la materia prima". A la mañana, en la puerta de la empresa Terminal 6, referentes de la CGT sanlorencina, con la compañía de otros gremios de la región, recordaron que su lucha es contra "los grupos más concentrados de la economía de Latinoamérica", un conjunto de firmas que posee una facturación anual de 20 mil millones de dólares.

La conferencia sirvió también para revelar:

* Cargil tiene una facturación de 35.495 pesos por minuto mientras que la de Bunge, en el mismo lapso de tiempo, asciende a 23.290. Comparando esas cifras, y con el ánimo de dejar en claro que el pedido de aumento es "justo y razonable", Quiroga estimó que las empresas agroexportadoras y oleaginosas deberían desembolsar 26 millones de dólares al año para costear el aumento salarial.

* Ese monto, a juicio de Quiroga, podría ser afrontado con el canon que las empresas les cobran a las embarcaciones que utilizan sus muelles. Los exportadores "mayoritariamente internacionales" deben abonar 9 mil dólares por día por ese concepto. Para cargar la mercadería que transporta, cada barco suele quedarse al menos dos días en la región, lo que representa, sólo bajo este cobro, una facturación que supera "holgadamente" los 30 a 40 millones de dólares por año.

* Por otra parte, Quiroga detalló cómo las terminales portuarias les venden agua potable a los buques (adelantado ayer por este diario). Al ingresar al muelle, cada embarcación necesita 150 toneladas de agua "para consumo y lavado". Las empresas se encargan de comercializar el fluido a 8 dólares más IVA, un monto que determina una facturación que ronda los 4 millones de dólares al año.

El sindicalista describió que no solamente son los trabajadores quienes padecen las prácticas de las empresas del complejo agroexportador. "Lo sufre el propio poder político de nuestra provincia que siempre ha sido sometido, desgraciadamente, a las necesidades y a las exigencias de los grupos económicos, principalmente las terminales portuarias", afirmó y agregó: "Ordenan como si fueran los dueños de este país y en estos ocho días los trabajadores les hemos demostrado que tenemos la capacidad de parar las terminales".

El gremialista agradeció la "buena voluntad" de la cartera laboral de la provincia, que "en ningún momento mostró estar del lado de las patronales".

Compartir: 

Twitter
 

La conducción de la CGT San Lorenzo dio ayer una conferencia de prensa.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.