SANTA FE › UN MENSAJE DE DOMINGUEZ A PRODUCTORES Y COOPERATIVAS

"Hay que tener más ambiciones"

El ministro de Agricultura de la Nación sugirió participar "más activamente en la renta que genera el comercio de granos, que no solamente tiene que estar en manos de quienes no son nacionales". Argentina puede producir 150 millones de toneladas de cereales.

 Por Claudio Socolsky

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, pidió ayer en la Bolsa de Comercio de Rosario, donde presidió el remate del primer lote de soja de la campaña 2010-2011, que los productores, asociados en acopiadoras y cooperativas "participen más activamente en la renta que genera el comercio de granos, que no solamente tiene que estar en manos de quienes no son nacionales". En este marco, el funcionario nacional destacó que en la última década, el sector gestó una nueva generación de empresarios, "un nuevo capitalismo nacional que por primera vez en la historia tiene presencia en Brasil, China, India y Rusia". Según Domínguez, en los próximos siete años, la Argentina "puede llegar a producir 150 millones de toneladas de cereales y oleaginosas", y dijo que "hay que sacar el miedo y despejar fantasmas" porque no piensa en la "estatización de granos". Por su parte, el gobernador Hermes Binner señaló la importancia de "incorporar valor a los productos primarios", y destacó como fundamental "diversificar los mercados".

En un recinto colmado de corredores y funcionarios, se realizó ayer al mediodía el primer remate de soja que marca el inicio de la comercialización de granos en la Bolsa de Comercio de Rosario. Nuevamente, Agricultores Federados Argentinos (AFA) se quedó con el lote que llegó de Colonia Elisa, Chaco, por el que finalmente pagó 3.260 pesos el quintal.

Tras los discursos del titular de la Bolsa rosarina, y del intendente Miguel Lifschitz, el ministro de Agricultura nacional exteriorizó su "profunda satisfacción" porque se haya podido lograr alcanzar la meta de producción de 100 millones de toneladas. "En esto, debo hacer un profundo y sincero reconocimiento a los productores, que hicieron posible que Argentina logre esta meta, y al aporte que han hecho todas las entidades del sector", apuntó el funcionario.

Seguidamente, Domínguez le dedicó un párrafo a la participación en el negocio de granos de la próxima década. "Nuestros productores, acopiadores y cooperativas tienen que intentar participar más activamente en la renta que genera el comercio de granos, que no solamente tiene que estar en manos de quienes no son nacionales".

El funcionario pidió además "despejar fantasmas" porque no se piensa en la estatización de granos. Más tarde, y en diálogo con la prensa, Domínguez aseguró que se "puede soñar en no estar dependiendo de empresas multinacionales, es el sueño que todos los argentinos tenemos; hay que ser más competitivos y tener más ambiciones".

El ministro fue más allá cuando sostuvo: "Vamos a destrabar las cosas que haya que destrabar para que nuestros productores asociados tengan mayor participación en el comercio internacional de granos", precisó el ministro, en una jugada que por lo bajo los corredores mascullan con recelo, desconfiados por un futuro avance en el negocio de acopiadoras y cooperativas. "El horizonte, traccionado por la demanda, es de crecimiento y de oportunidades de negocios", puntualizó.

Domínguez dijo reconocer que en la última década el país gestó "una nueva generación de empresarios, un nuevo capitalismo nacional, que por primera vez en la historia tiene presencia en Brasil, en China, en la India, en Rusia, y que ahora busca reposicionarse en el escenario que Africa ofrece a todo el sistema de nuestra producción. Por eso creo que en esta nueva década que se inicia, esta nueva generación de empresarios ha liderado el mundo de los agronegocios, y que tiene todas las posibilidades de que el crecimiento se duplique".

En este sentido, el ministro comentó que tras una reunión que mantuvo anteayer con representantes de las 53 facultades, del INTA, y de los 24 complejos productivos, se fijaba que en "los próximos siete años, la Argentina puede llegar a producir 150 millones de toneladas de cereales y oleaginosas, haciendo un riguroso respeto a la biodiversidad y optimzando el sistema productivo".

El ministro agradeció a los hombres de negocios la posibilidad de trabajar juntos para buscar la resolución de los problemas que se plantean. "Cada uno tiene la mirada de los intereses que representa, pero juntos tenemos la responsabilidad de tener la mirada de la Argentina", aseguró Dominguez, que luego apeló a una frase de auténtico cuño futbolero: "Nos tenemos que comer la cancha, las dificultades internas están para resolverse, y sobre todo cuando se trata de los productores".

En tanto, el gobernador Binner señaló que el actual "es un momento muy importante en la economía y en la sociedad de la provincia, donde se pone a prueba lo que significa el sistema agroindustrial que tenemos en marcha y que es el sector más dinámico de la economía argentina". Para el gobernador, se trata de "un valor que debemos proteger y desarrollar, de modo de permitir la incorporación de valor a los productos primarios. El mandatario santafesino indicó que "es fundamental la diversificación de los mercados. Ya vimos el susto que nos dio China cuando un día dejó de importar soja e India salvó la situación. Pero nosotros, ante una economía tan dinámica, no podemos estar pensando únicamente en un solo mercado".

Compartir: 

Twitter
 

Domínguez, Binner, Lifschitz y Amuchástegui en el remate del primer lote de soja de la campaña.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared