SANTA FE › TOGNOLI REITERó SU PEDIDO DE EXCARCELACIóN EN TRIBUNALES

Argumentos para quedar libre

La Cámara Federal no resolvió el planteo -tiene cinco días para hacerlo-y el ex comisario volvió a su celda de reclusión en el destacamento de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, en Fisherton. Críticas de familiares al gobierno.

El ex jefe de Policía, Hugo Tognoli, reapareció ayer en tribunales federales para afrontar una audiencia en la que ratificó su apelación al procesamiento que lo involucra en una causa por narcotráfico y reiteró su pedido de excarcelación. La Cámara Federal no resolvió aún el planteo y el ex comisario volvió a su celda de reclusión en el destacamento de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, en Fisherton. La esposa y el hijo de Tognoli enfrentaron a la prensa y calificaron la acusación como "una causa armada por el gobierno nacional", al tiempo que reprocharon a la Casa Gris no haber defendido a quien en su momento le confió la conducción de la fuerza.

La camioneta de la PSA entró rauda a la sede judicial de Entre Ríos 435, con Tognoli en el asiento trasero, y desapareció en la cochera del subsuelo para decepción de los fotógrafos que montaban guardia a la espera de registrar una aparición más del ex titular de la Policía santafesina con las manos esposadas. El ex jefe policial está detenido a disposición del juez federal nº 3 Carlos Vera Barros y procesado desde el 22 de marzo por tráfico de estupefacientes agravado. La figura con la que los fiscales Juan Murray y Federico Reynares Solari lograron la segunda detención y procesamiento de Tognoli fue la de constituir una "empresa criminal conjunta" con el comisario Néstor Fernández y el cabo Carlos Quintana, con el que habrían brindado protección a narcotraficantes. Estos dos policías ya fueron excarcelados.

El que sí se hizo tiempo para atender a la prensa fue su abogado defensor, Carlos Edwards, quien recalcó el planteo de hace dos meses que el magistrado rechazó en su momento y que el imputado apeló ante la Cámara Federal. "Venimos a asistir a la audiencia convocada por la Cámara, a pedir que se revoque el auto de procesamiento y que se le dé orden de libertad", transmitió el letrado.

El eje de los fundamentos de la defensa consiste en interpretar que no hay razones comprobadas para responsabilizar a Tognoli en el delito que tiene otros involucrados y detenidos como Carlos Ascaini, Mele Reynoso, y el prófugo Aldo Orozco, cabezas aparentes del tráfico de drogas en el sur de la provincia. "No hay pruebas, no hay elementos para que se le impute ese delito de empresa criminal conjunta. Tognoli no tenía que tener un control de las claves, sino que sólo debía repartirlas dado que le llegaban a él como director" de Drogas Peligrosas, dijo Edwards. Las claves a las que aludió el defensor son las llaves alfanuméricas para acceder a la información del Registro de la Propiedad Automotor. Una hipótesis de acusación es que Tognoli usó ese acceso para revelar a Ascaini que un vehículo que lo vigilaba era de la PSA, algo que el ex funcionario ha negado de plano.

Edwards remarcó que Tognoli no tenía clave propia y que tampoco debía controlar los accesos de sus subalternos. "Había 6 usuarios y se hacían 3.600 consultas cada 90 días, antes de que hubiera que revalidar las claves. Cómo iba a tener que controlar eso", alegó.

Antes de ingresar al edificio judicial, Edwards manifestó: "Confiamos en que la Cámara Federal actúe con un criterio de objetividad, más allá del contexto político de la causa".

En la audiencia también estuvieron los abogados de Ascaini, que también apelaron el procesamiento y pidieron la excarcelación del presunto narcotraficante.

Hernán Tognoli viajó desde Santa Fe para acompañar a su padre en la audiencia y para reiterar que "no hay pruebas suficientes como para que esté procesado o privado de su libertad". El hijo del acusado agregó esta vez a sus declaraciones un cuestionamiento para con el gobierno provincial respecto de la distancia que tomó con la situación de su padre. "Si tanta confianza le tuvieron para nombrarlo en el cargo, deberían haberle prestado más apoyo. Le soltaron la mano por esta causa que es un invento. Esperábamos otra cosa", reprochó. Agregó que "el gobierno en ningún momento salió a defender a mi padre, dijeron que debía actuar la Justicia, pero si el cargo que desempeñaba era político tendrían que haber prestado más apoyo. Mi papá hizo mucho por la carrera de policía, trabajaba todo el día, le dedicaba muy poco tiempo a la familia por dedicarse a esa función".

Junto a su hijo Hernán, Viviana Peralta también aceptó la requisitoria de la prensa y defendió a su esposo. "Es una vergüenza lo que están haciendo con mi marido. Es imposible todo lo que están inventando. No pueden tenerlo detenido a él cuando los otros tres supuestos responsables están en libertad", dijo. Y afirmó que "es una causa armada por el gobierno nacional, es política".

La pelota quedó en poder de la Cámara Federal, cuyos miembros tienen cinco días hábiles para decidir el planteo de Tognoli. Vera Barros, como juez de primera instancia, ya dijo que no.

Compartir: 

Twitter
 

El abogado de Tognoli, Carlos Edwards, junto a los hijos del ex jefe de Policía de Santa Fe.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.