SANTA FE › LOS ABOGADOS DE HIJOS RECUSARON AL JUEZ LAURíA EN LA CAUSA POR DERECHOS HUMANOS

Su señoría no asegura la imparcialidad

Los querellantes en la llamada "causa acumulada" por 40 víctimas en Santa Fe habían rechazado el pliego del magistrado. El mismo se excusó en la causa Brusa porque es amigo del represor que fue condenado a 21 años de prisión.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

Los abogados querellantes de Hijos, Lucila Puyol y Guillermo Munné, recusaron esta semana al juez Luciano Lauría para presidir el Tribunal Oral de Santa Fe en un juicio a los principales jefes del terrorismo de estado en agosto del año que viene -entre ellos el primer interventor de la dictadura en la provincia, José María González- por la desaparición y asesinato de 40 militantes políticos. Lauría asumió su cargo hace veinte días y en los tres juicios de lesa humanidad que el Tribunal tiene en agenda para 2014 ya se inhibió en uno de ellos -en la etapa de instrucción, en 2008- por su "relación de amistad" con el ex juez Víctor Brusa y ahora fue "recusado con causa" en otro: porque los querellantes y organismos de derechos humanos ya lo habían denunciado cuando se trató su pliego en el Senado de la Nación, en 2011 y en setiembre último. Y por "el estado de desconfianza y zozobra" que su designación como juez y presidente del Tribunal provoca en familiares de las víctimas que lucharon décadas para llevar a juicio a los responsables de los crímenes. "El juez Lauría carece de la imparcialidad y la independencia para entender en el proceso", dice el escrito de recusación al que tuvo acceso Rosario/12.

El Tribunal ya definió la fecha de tres juicios por delitos de lesa humanidad, en 2014:

*El 13 de marzo, por la apropiación de un bebé en Reconquista, hijo de dos víctimas de la dictadura. Es una causa que se conoce con el nombre de la apropiadora: Cecilia Góngora y en la que están imputados la médica obstetra que atendió el parto y falseó el certificado de nacido vivo, Elsa Nasatsky y el jefe del grupo de tareas que operó en la III Brigada Aérea, Danilo Sambuelli, condenado en agosto a 21 años de prisión por secuestros, torturas y violación agravada.

*El 8 de mayo, por "asociación ilícita" a los mismos represores que el Tribunal -integrado por un juez de Paraná y dos conjueces- condenó en diciembre de 2009, entre ellos Brusa y el comisario Juan Calixto Perizzotti. Brusa cumple una pena de 21 años de prisión y Perizotti de 22 años.

*Y el 11 de agosto, por el asesinato y la desaparición de 40 víctimas del terrorismo de estado, en una "causa acumulada", como se la llama. Están imputados tres coroneles: González, Roberto Diab y Domingo Morales y un policía: Perizzotti. González ya tiene una condena a prisión perpetua.

En febrero de 2008, cuando era secretario de Leyes Especiales del Juzgado Federal N 2, Lauría se inhibió para entender como "juez ad hoc" en el juicio a Brusa --en la etapa de instrucción-﷓, con lo cual ahora quedó al margen del debate oral. Pero a principios de diciembre, apenas asumió el cargo, fue designado para integrar el Tribunal en el juicio a Góngora y presidirlo en la causa acumulada, en agosto de 2014.

Apenas se notificaron de la resolución, los abogados de Hijos recusaron a Lauría "con causa", al considerar que "se encuentra comprometida su imparcialidad" y su "independencia", "lo que hace jurídicamente imposible el desarrollo del juicio oral en cabeza" del magistrado.

Una de las "causales de recusación" que se invocan es el artículo 55 del Código Procesal Penal de la Nación que establece: "El juez deberá inhibirse de conocer en la causa" cuando fuera "denunciado" por una de las partes. Y el juez Lauría fue denunciado por los querellantes -dice el escrito-, cuando se impugnó su pliego en el Senado de la Nación, en 2011 y en setiembre último.

En la impugnación de 2011, las Madres de Plaza de Mayo y otros organismos de derechos humanos le reprocharon Lauría la falta de "independencia, probidad y compromiso con los valores democráticos necesarios para un cargo de tan alta relevancia", por lo que su ascenso quedó congelado dos años.

Y en setiembre, cuando se lo propuso nuevamente para el cargo, "los querellantes y otros organismos de derechos humanos denunciamos la maniobra antirreglamentaria" y "reiteramos la denuncia de su faltas de condiciones personales para acceder al cargo", agrega el escrito. Sin embargo, el Senado aprobó el pliego el 13 de noviembre. Y Lauría se incorporó al Tribunal en diciembre.

"Desde hace 25 años que las víctimas del terrorismo de estado esperan los juicios contra los responsables del mayor genocidio del siglo XX en nuestro país y no es posible que ahora se vean inmersos en un manto de sospechas respecto a la imparcialidad de sus juzgadores". "La mayoría de los testigos son familiares de desaparecidos y asesinados" por la dictadura que "se encuentran en un estado de desconfianza y zozobra por la reciente designación del doctor Lauría como juez y presidente" del Tribunal, agregó.

"El juez Lauría carece de la imparcialidad y la independencia para entender en la causa acumulada", por "lo que resulta imperioso que se aparte de este proceso" que "debe llevarse adelante con garantías de imparcialidad, objetividad y sin prejuzgamiento", concluye el escrito. Un planteo que abre el interrogante: si la recusación en Santa Fe se repetirá en otros juicios de lesa humanidad cuando Lauría integre otros tribunales orales para juzgar causas de Rosario o San Nicolás y los abogados querellantes representen a Hijos.

Compartir: 

Twitter
 

Lauría fue designado juez federal pese a las críticas de organismos de derechos humanos.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.