CULTURA / ESPECTáCULOS › UNA MUESTRA NACIDA EN LOS TALLERES DE BIODRAMA DE VIVI TELLAS

Cuando la familia sube al escenario

-La familia puede producir teatro?, -hay dramaturgia en la familia?, son algunas de las preguntas que se planteó esta muestra que intentó indagar acerca del funcionamiento del sistema biodramático en el relato de siete historias individuales.

 Por Julio Cejas

En el último mes del año un grupo de artistas locales presentó en el Centro Cultural Parque de España, "Aire de familia", una muestra nacida en los talleres de biodrama, dictados por la directora e investigadora porteña Vivi Tellas durante los años 2012 y 2013. Se trata según Tellas, de poner en escena o trabajar como material dramático las historias de vidas de personas reales de esta manera, ficción y realidad, público y privado entran en tensión recuperando las vidas personales como experiencias únicas. Paula Manaker, Diego Ullúa, Cristina Carozza, Maria Celia Ferrero, Gustavo Postiglione, Tania Scaglione y José Pierini, directores de sus propios biodramas, dialogaron con Rosario/12, rescatando la experiencia organizada por el Teatro La Comedia y el Centro Cultural Parque de España.

Para Paula Manaker, que dirigió a su padre en el boceto "Mi papá", "Aire de familia" presentó un mosaico de la realidad rosarina. "Esta Muestra del taller de biodrama con directores rosarinos que dirigen a sus familiares que no son actores, nos abrió un juego donde podemos de alguna manera reinventar el acontecimiento teatral, nuestra mirada dentro de ese universo", dijo Manaker a este diario.

Por su parte, a Diego Ullúa que dirigió a su madre Elena Caserio, en "Mi mamá modelo", este proyecto lo hizo reencontrar y recordar, según sus palabras, a una de las mujeres más bellas que conoció. Alguien que en su carrera de modelo no se vendió, y que a sus 75 años se prestó a ser parte de éste desafío.

La familia puede producir teatro?, hay dramaturgia en la familia?, son algunas de las preguntas que se planteó esta muestra que intentó indagar acerca del funcionamiento del sistema biodramático en el relato de siete historias individuales, que forman parte también de la historia de la ciudad.

"Acercar los sucesos personales y transformarlos en ficción, darte cuenta que siempre hay muchas voces, muchas maneras de contar lo que sucedió y que todas van a ser de acuerdo al punto de vista de quien lo cuenta"﷓comenta Cristina Carozza, directora de "Al fin Alfino", basado en la historia de su abuelo, uno de los tantos inmigrantes italianos que llegó a Rosario buscando un futuro como músico y encontró un destino trágico.

"Me gustó trabajar con otros directores, conocer a sus parientes y que nos dejaran compartir una parte de su vida, luego pasada por el tamiz de la 'ficción'", dijo Carozza. Y destacó el trabajo en conjunto entre los asistentes, los directores e intérpretes y el gran aprendizaje que dejó Vivi Tellas. "Algo para aprovechar y ver qué pasa con el teatro documental en nuestra ciudad".

Para Maria Celia Ferrero este trabajo fue su debut como directora y un ejercicio que la ayudó, según sus palabras, a pensar categorias como: espectáculo, actuación y el mismo teatro, desde una manera intensa, comprometida y por sobre todo romántica.

"Mi Mamá y su mejor amiga, Cocó", logró resolverse mas allá de las miles de dificultades que tuvimos y eso radicaba en un solo cimiento escénico efectivo: La confianza que ambas teníamos en ella y esa emoción y compromiso de amor como idea teatral", dijo Ferrero.

Por su parte Gustavo Postiglione, responsable de "El día que murió mi madre", llegó al biodrama como parte de su búsqueda de formas narrativas que lo acerquen al hecho teatral. "En mi propia búsqueda, entre el cine y el teatro y en la que sigo surfeando a dos aguas, me encontré con Vivi Tellas y su taller de Biodrama, sabía del trabajo de Vivi como directora y como performer y siempre me causó mucha curiosidad conocer como era eso del teatro documental, como en varias ocasiones había leído que ella lo definía", explicó Postiglione a este diario.

"Creo que Vivi nos propuso un juego en el que nos indujo a buscar la teatralidad en los lugares menos pensados y me parece que allí está lo más interesante del biodrama y que es desacralizar lo canónico y tomar una actitud desfachatada ante ciertas estructuras pre formateadas", agregó el director.

Postiglione rescata el desafío de crear un hecho artístico con un material familiar puesto en escena de manera cruda, sin filtros pero que también le permitió reflexionar sobre el verosímil, sobre los diversos estadios de la ficción y la no ficción e inclusive sobre el teatro a manera de instalación o performance".

Tania Scaglione, que dirigió a su propio padre en "Acto relámpago", considera que lo que cautiva dentro de este género es la interpretación casi ingenua, sin escudos o tecnicismos. "Creo que siglos de actuación nos llevaron crear una serie de preconceptos que se fueron alejando del público, como si el teatro se hubiese estado mirando el ombligo mucho tiempo, mientras tanto los espectadores cambiaban y se nutrían de otras artes y medios, el Biodrama cuestiona las ideas teatrales preconcebidas, rompe con lo anterior", afirmó Scaglione.

El actor José Pierini en "Figurita de goleador", comenzó trabajando sobre la historia de su abuelo, ex jugador de Newells en la decada del '40 y así se relacionó con Daniel "Pato Núñez", histórico goleador del popular Central Córdoba.

"Este boceto biodramático es un juego con las historias de la vida de Núñez, de como descubrimos puntos de encuentro con la mía, casi en el mismo limbo donde fútbol y teatro se abrazan para regalarnos poesía como goles y amores", aseguró Pierini.

Compartir: 

Twitter
 

Diego Ullúa dirigió a su madre en "Mi mamá modelo".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.