SANTA FE › "BETO" BASIMIANI FIRMó SU CONDENA A SEIS AñOS DE CáRCEL POR NARCOTRáFICO

Otro eslabón de la cadena de Tognoli

El productor musical aceptó el juicio abreviado para evitar el juicio oral que debía comenzar ayer. Admitió la "protección policial". Su condena es notoria porque era "socio" de Daniel "Tuerto" Mendoza, protegido del ex jefe de policía.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El productor musical Raúl "Beto" Basimiani se declaró culpable de vender drogas con "protección policial" y aceptó ir a la cárcel seis años por los mismos hechos que su "socio" Daniel "Tuerto" Mendoza y el "protector" de éste y ex jefe de Policía de la provincia, Hugo Tognoli y su cómplice, José Luis Baella, habían negado en el juicio ante el Tribunal Oral de Santa Fe que los condenó hace un mes: a Mendoza a seis años y medio por "fabricación" y "comercio de estupefacientes", a Tognoli a seis años y a Baella a cinco por "encubrimiento". Basimiani admitió el negocio en un "juicio abreviado" que su defensa acordó con el Ministerio Público para zafar del debate oral que debía iniciarse ayer, por lo que ahora el Tribunal tiene diez días para dictar la sentencia. El fiscal Martín Suárez Faisal interpretó la caída del tercer eslabón como parte de una "organización de trafico de drogas" que operaba en Santa Fe en la que ya hay diez condenados en tres juicios: dos policías: Tognoli y Baella y ocho narcos: Mendoza, el remisero Fernando Torres, Basimiani, su hermana, su cuñado, su sobrino y otras dos mujeres vinculadas al sobrino.

Una prueba clave de la "empresa criminal" ﷓como la definió el fiscal que investigó los casos, Walter Rodríguez﷓ es un testigo de identidad reservada que reveló que Mendoza y Basimiani operaban con blindaje de Baella y Tognoli.

En el acuerdo con el Ministerio Público, Basimiani aceptó "la pena de seis años de prisión de cumplimiento efectivo" por "comercio de estupefacientes" y el decomiso de dos automóviles: un Mitsubishi Eclipse y un Volkswagen Fox, que le habían incautado por considerarlos "producto del delito".

En julio de 2014, en el requerimiento de elevación a juicio, el fiscal Rodríguez ya había desdoblado la causa para abrir una segunda investigación por supuesto lavado de activos al descubrir ﷓por informes de la Unidad de Información Financiera (UIF)﷓ que la ex pareja de Basimiani tenía cuatro vehículos de alta gama a su nombre.

Los otros tres imputados del clan Basimiani: su hermana Miriam Saucedo, su cuñado Martín Godoy y su sobrino Jonatan Saucedo aceptaron "penas de cuatro años y medio de prisión de cumplimiento efectivo".

En la tercera causa, en septiembre de 2014, el Tribunal ya había condenado a cuatro años de prisión a la novia del sobrino de Basimiani, Karen Gauna y a su compañera, Mónica Ocaño.

El fiscal Suárez Faisal dijo que la "organización" operaba "a partir de la producción de estupefacientes en una quinta de Colastiné Norte (donde primero vivió Mendoza y luego Basimiani), que eran distribuidos en una red de bocas de expendio al menudeo".

La conexión Mendoza-Basimiani saltó en el juicio a Tognoli por los dos allanamientos a la casa de Colastiné Norte, en poco más de un año. El primero, en julio de 2012, cuando cayó Mendoza con 13,6 kilos de cocaína y otras pruebas. Y el segundo, en noviembre de 2013, cuando detienen a Basimiani, acusado como organizador de una red de comercialización de estupefacientes en cinco kioscos, desde febrero de 2012.

"Esta circunstancia" -dijo el fiscal Rodríguez- de que Basimiani hubiera ocupado la misma casa donde vivía Mendoza "tiene un significado paradigmático y temerario que supera la simple elección familiar del lugar donde afianzarse y se acerca más a la idea de un sujeto de características excéntricas que se creyó 'intocable' a raíz de sus innumerables 'contactos'". "De lo contario, no se explica su mudanza justamente a la vivienda que el 12 de julio de 2012 se efectuó un allanamiento" que "derivó en la detención de Mendoza". Y así como a éste se le secuestró una "baliza y sirena de un patrullero" que el Ministerio Público consideró un "souvenir" y un "indicio" de sus vínculos con la Policía Santafesina, a Basimiani se le incautó "un chaleco antibalas con la inscripción PSF y una funda de chaleco tipo táctico operativo sin placas blindadas" que suelen utilizar las "fuerzas de seguridad", concluyó el fiscal Rodríguez.

Compartir: 

Twitter
 

Basimiani acepta ir a la prisión por haber vendido drogas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.