SANTA FE › LEGISLADORES DE LA OPOSICIóN RECLAMAN SU PRESENCIA EN DIPUTADOS

Preguntas para el ministro Pullaro

Tres pedidos de informes presentados en la Cámara baja --que se podrían votar hoy sobre tablas- quieren saber quién fue el responsable político de la represión a la marcha del Encuentro Nacional de Mujeres que dejó unos 20 heridos en Rosario.

Desde Santa Fe

El ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, deberá dar explicaciones por el ataque a balazos de goma a la marcha del Encuentro Nacional de Mujeres que dejó unos 20 heridos en Rosario. Tres pedidos de informes presentados en las últimas horas en la Cámara de Diputados --que se podrían votar hoy sobre tablas- quieren saber quién fue el responsable político de la represión. Y coinciden en preguntas clave: quién dio la orden de reprimir, qué funcionario del gobierno estaba a cargo del operativo y quién era el jefe policial al mando del escuadrón. Pullaro ya justificó el castigo a las manifestantes que protestaban frente a la Catedral y hasta se declaró "conforme" por la actuación de sus subordinados. Así que ayer, el colectivo "Ni una menos" lo acusó a él y a los jefes policiales de ser "cómplices" de una operación que "no fue de seguridad, sino de revancha, amenaza y abuso de poder". "Los disparos fueron de la cintura para arriba", entre ellos a una fotógrafa de Garganta Poderosa que recibió el tiro en la cara desde dos metros de distancia. "No fue disuasión, fue persecución", denunció.

Al pedido de informes a Pullaro que presentó el radical disidente Fabián Palo Oliver, se sumaron otros dos firmados por el peronista Leandro Busatto y los diputados del Frente Social y Popular, Carlos Del Frade y Mercedes Meier. Palo Oliver planteó una pregunta inquietante: ¿Qué funcionario ordenó reprimir?

Y en esa misma línea, Busatto preguntó si había una orden judicial que avalara la represión y el uso de armas de fuego. Y qué funcionario del Ministerio de Seguridad estaba a cargo del operativo. Mientras que Del Frade solicitó la lista de responsables de las órdenes que "derivaron, luego de levantar las vallas, en una andanada de municiones antitumulto, previo a los gases lacrimógenos?

En realidad, Palo Oliver propuso tres preguntas. Pero Busatto y Del Frade plantearon doce cada uno, lo que significa que si la Cámara unifica los proyectos el ministro debería responder un cuestionario de 27 interrogantes.

Otro punto en el que coinciden los legisladores es saber si en la represión participaron policías de civil y sin chapa reglamentaria. Y "cuáles son los elementos objetivos" que consideró el ministro de Seguridad para decir que había "infiltrados entre los manifestantes y a qué se refiere cuando usa el término infiltrado". "Ante esa posibilidad, qué medidas se disponían en caso de ocurrir esa infiltración", agregó Del Frade.

En tanto, el colectivo "Ni una menos" asoció la represión al Encuentro Nacional de Mujeres en Rosario con la de Mar del Plata, en 2015, donde las atacaron "la Policía bonaerense y un grupo neonazi que tiró desde adentro las rejas de la Catedral".

"Este año -dice el documento- Santa Fe sumó un eslabón más a su trayectoria represiva: no sólo es la provincia con mayor cantidad de muertxs por homicidios, también la más militarizada y la que ataca con balas de goma y gases lacrimógenos una marcha de 100 mil mujeres. Para proteger de pintadas un edificio, sin ninguna advertencia previa, la policía disparó balas de goma contra las manifestantes y contra periodistas. Apuntaron al cuerpo igual que la Policía bonaerense, en Mar del Plata. Hay por lo menos siete trabajadoras y trabajadores de prensa con heridas y todas, de la cintura para arriba. ¿La policía no quería que la prensa registrara el operativo? ¿Desde cuándo se prohibió el derecho a la protesta?", preguntó.

El ministro Pullaro dijo estar "conforme" con la represión, victimizó a la Policía, negó que "hubiera manifestantes heridas" y "hasta aseguró que salieron balas de fuego desde la marcha. Con total impunidad, Pullaro habló de la intención de "prenderle fuego a la Catedral, algo completamente insólito" y justifica la "violencia represiva" a las mujeres.

Pullaro y la Policía "se hicieron cómplices de una gestión de la seguridad que no fue tal: fue revancha, amenaza y abuso de poder. Todos los impactos en los cuerpos fueron de la cintura para arriba. No fue disuasión, fue persecución", denunció.

"La primera contención de la Catedral fue una hilera de mujeres policías sin protección de ningún tipo. Detrás de los fenólicos que cubrían el vallado, estaban los oficiales varones, con cascos y escudos. Si creían que había vidas en riesgo como para hacer ese desmedido despliegue, ¿por qué pusieron adelante a mujeres desprotegidas? La escena habla mucho del lugar de las mujeres dentro de las fuerzas de seguridad. A esas oficiales las invitamos a participar el año que viene del Encuentro, para que puedan compartir los problemas derivados de la estructura machista y vertical que padecen a diario. De hecho, el 62% de las mujeres que presta servicio en fuerzas federales siente que es discriminada", concluye del comunidado.

Compartir: 

Twitter
 

Pullaro ya justificó el castigo a las manifestantes que protestaban frente a la Catedral.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.