CULTURA / ESPECTáCULOS › LEXTER, LA OLA PERFECTA, EN CINE EL CAIRO

Rock y radio al ritmo del cine

 Por Leandro Arteaga

Es un regusto de suburbio urbano el que despide Lexter, la ola perfecta. La dirige Luis Díaz, y tiene al rock y la radio como protagonistas, con la melancolía por los '80 puesta en la piel. Al menos desde un cambio de época que se siente, a través de una diáspora que suscita la atracción y repulsión entre Blas y Lexter; es decir, entre un estudiante de carrera terciaria, con la radio como tema de su tesis, y un otrora reconocido personaje del éter, descubridor de bandas, alma máter de grupos y oyentes, referente ahora olvidado, casi sepultado, de un humor de perros.

Lexter, es también la respiración atrevida de un film realizado a pulmón, con algunos problemas de raccord sonoro, con ciertos planos y contraplanos dispersos, pero por todo eso y también, es una película cierta, si bien impostada, de documental falso. Tiene la garra que tantas veces en el camino pierden otros films, cuidadosos en su técnica, vacíos de sentimiento.

En Lexter hay, en todo caso, aspectos de realización under, asimilados con el mundo rock del que se rodea el asunto, sea al rememorar aquellos años de décadas atrás, con la radio como pulmotor eficaz; pero también desde una banda de sonido que cuenta con participaciones como las de El mató a un policía motorizado, Killer Dolls, Lash Out, Bestia Bebé, entre otros.

Se trata de una película que se asume de manera independiente, y que hace suyos los grotescos que perfila, con recursos que remiten al Zelig de Woody Allen, pero desde la invocación de ese animal de radio maldito que supo ser Lexter. Sucesivamente, hablarán sobre él Lalo Mir, Bobby Flores, Sergio Marchi, Ruso Verea, Sebastián De Caro y varios más.

Pero Lexter no podría ser lo que es sin la caracterización de Pablo Fábregas: malhablado, dolido, despreciativo, rencoroso. Una eminencia decadente. El contrapunto está dado por Blas (Nicolás Eisen), enamorado de ese medio por el cual el propio Lexter ya no siente demasiado. De todas maneras, hay algo que todavía persiste, que les hace encontrarse, mientras la película de Díaz indaga, a su manera, en algunas de las razones de esta radio actual, sin alma: los tipos que la hacían antes, se escucha decir, de radio sabían; ahora se trata de dueños empresarios, de gente del marketing, de CEO's que hablan en jerga sectaria.

Lexter, la última ola se proyecta mañana en El Cairo, a las 20.30, con entrada libre y gratuita. Contará con la presencia de su director, Luis Adrián Díaz, quien acompañará la función con la intención puesta en el diálogo con el público.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.