DEPORTES › ÑULS VENCIO 4 A 1 A ARSENAL JUGANDO MUY BIEN. SE ALEJA DE LA PROMOCION

Una goleada que se disfrutó mucho

Ñuls hizo cuatro goles y mostró un gran nivel de juego ante un desconocido Arsenal, suficiente para comenzar a despejarse de la zona más temida del fútbol argentino. Los goles: dos Da Silva y dos Ferreyra.

 Por Alejo Diz

4 Ñuls: Villar (7); Ré (6), Schiavi (6), Spolli (6), Quiroga (5); Cabrera (7), Scotti (6), Bernardello (7), Vangioni (5); Salcedo (6), Da Silva (8). DT: Ricardo Caruso Lombardi.

1 Arsenal: Orcellet (5); Báez (4), Ruiz (3), Mosquera (3), Cristian Díaz (4); Carrera (4), Casteglione (4), Pellerano (5), Damián Pérez (4); Bottaro (4), Calderón (5). DT: Gustavo Alfaro.

Goles: PT: 7m Da Silva (Ñ) y 44m Ferreyra (Ñ). ST: 1m Da Silva (Ñ), 34m Calderón (A) de penal y 44m Ferreyra (Ñ).

Cambios: PT: 36m Ferreyra por Salcedo (Ñ). ST: Desde el inicio Gómez por Damián Pérez y Leguizamón por Bottaro (A), 29m Sperdutti por Da Silva (Ñ) y 36m Pablo Pérez por Cabrera (Ñ).

Arbitro: Javier Collado

Cancha: Coloso del Parque

En el primer tiempo Ñuls hizo una sola infracción, tiró una docena de centros al área de Arsenal (todos interesantes, con riesgo cierto para el arquero), corrió mayoritariamente con la pelota en sus pies, Villar no la tocó e hizo dos goles. Luego vinieron otros tantos y algunas dudas. Pero para un equipo que pelea en la tabla donde cada cual hace valer hasta las centésima, mucho más alentador que los tres puntos conseguidos ayer fueron estos apuntes del juego, que llevaron a los leprosos a pegar otro salto cuantitativo en su campeonato por la permanencia.

Quien reniega con el promedio lo hace por sumar una secuencia de muy malos años deportivos, a excepción de los recién ascendidos. Entonces, el que mal jugó en las pasadas temporadas, difícilmente se encuentre jugando un partido como el de ayer, donde Ñuls se dio un gusto ya olvidado por sus hinchas: disfrutar del partido, como quien se prende en un picado de amigos.

Es que Arsenal no fue parecido en nada al que en diciembre ganó la Sudamericana, ni siquiera algo del equipo que hasta ayer se animaba a colarse arriba con 10 puntos. Del otro lado, en cambio, Ñuls mostró casi todo lo que sabe hacer, y un poco más, como si su ambición en el Clausura fuera mezclarse en la conversación grande.

El equipo de Lombardi construyó su producción a base de juego con pelota al piso, alternando entre desbordes (casi todos por derecha, con Cabrera y Ré), pases cortos y pases largos. Claro que esto emergió luego de que el equipo se pusiera en ventaja, cuando con un centro de tiro libre pasado de Cabrera encontró a Da Silva cabeceando sobre el segundo palo, y cerca de la línea, para dejar a Orcellet en el piso atrapado entre las paredes de la red.

Desde entonces aparecieron los atributos destacados y la gran tarde de Da Silva. Porque su movilidad para jugar dentro y fuera del área sirvió para que un centro suyo terminara con Cabrera cabeceando por arriba en posición óptima, y luego otro toque atrás encontrara a Spolli sin poder definir frente al uno tras lanzarse en una corajeada carrera de más de 70 metros.

En el toque corto, lo tuvo Scotti frente al arco para definir a la tribuna y también Cabrera, que al pisar el área grande la tiró al lateral. Con Ferreyra adentro por lesión de Salcedo apareció el toque largo: pase frontal de Bernardello a Da Silva, quien corrió hasta el fondo y tocó atrás para que el recientemente ingresado la empuje sobre la línea y se fuera Ñuls al vestuario con dos tantos de diferencia.

En el complemento aparecieron los desbordes lacerantes: escapada de Cabrera, centro y cabezazo bajo de Da Silva para el tres a cero; y guapeada de Sperdutti, que tras habilidosa maniobra resolvió el encuentro con un bochazo que encontró a Ferreyra señalando el cuarto del equipo.

Entre el tercero y cuarto, se vio lo más flojo de Ñuls, y eso estuvo acompañando por un baño de confianza que desencadenó en Calderón descontando de penal y en Villar volando para sacar un cabezazo de Casteglione que hubiese dejado a los de Sarandí a un tanto de la hazaña. Pero todo eso ocurrió en sólo un cuarto de hora. Hay que quedarse con el resto, donde Ñuls hizo cuatro goles y mostró un repertorio variado, suficiente para comenzar a despejarse de la zona más temida del fútbol argentino.

Compartir: 

Twitter
 

Ferreyra -ingresó por el lesionado Salcedo- ya empujó la pelota. Fue el segundo.
Imagen: Alberto Gentilcore
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.