DEPORTES › FÚTBOL. CENTRAL PERDIó EN EL PRIMER PARTIDO DIRIGIDO POR ALFARO

Continúa en terapia intensiva

Central jugó tan mal como lo venía haciendo. Fue víctima de un claro dominio de Gimnasia de La Plata, que generó siete situaciones de gol, aunque mal definidas. El único que le acertó al arco -pero al propio- fue el canaya Walter Ribonetto.

 Por Alejo Diz

0 Central: Galíndez (); Danelón (), Ithurralde (), Ribonetto (), Santiago García (); Jonathan Gómez (), Borzani (), Méndez (), Cristian González (); Ezequiel González (), Zelaya (). DT: Gustavo Alfaro.

1 Gimnasia LP: Sessa (); Ormeño (), San Esteban (), Agüero (), Graff (); Ignacio Piatti (), Rinaudo (), Romero (), Villar (); Niell (), Sosa (). DT: Leonardo Madelón.

Goles: PT: 36m Ribonetto (C) en contra.

Cambios: ST: Desde el inicio Vizcarra por Gómez (C), 17m Alonso por Sosa (G), 20m Zarif por Santiago García (C), 23m Landa por Graff (G), 28m Martinena por Niel (G) y 34m Franzoia por Zelaya (C).

Arbitro: Federico Beligoy

Cancha: Central

Si bien llegó un nuevo profesional (Gustavo Alfaro) para diagnosticar y luego recetar, la situación deportiva de Central sigue grave, aunque no tanto como para llegar al extremo propuesto por Horacio Usandizaga, micrófono en mano, días atrás. Aquellas imágenes del Vasco sirvieron para que el presidente ratificara sus niveles de popularidad, pero en nada para atender el paciente en cuestión, que no es otro más que el equipo, y que ayer volvió a perder, en este caso ante otro paciente de fuerzas débiles en el promedio, como Gimnasia y Esgrima. El escenario en Arroyito es desolador: hinchas heridos, jugadores sin respuestas y un presidente sin contención verbal, al cual ahora se le suma Alfaro como entrenador.

Al hincha de Central las contradicciones lo dejaron aturdido a la caída del domingo, que comenzó con celebraciones hogareñas por el Día de la Madre. Es que la tarde estaba reservada para ver a Central, que estrenaba nuevo técnico, enfrente llegaba el entrenador que salvó al club del descenso (Leonardo Madelón) y que Horacio Usandizaga echó, el mismo presidente que encontró masiva adhesión en la calle por sus insultos a los jugadores.

Demasiado se habló del partido que se jugaba, pero todos esos discursos, se sabía, se desvanecerían con pelota rodando. Y cuando ello ocurrió muchos concluyeron que las turbulencias de las últimas semanas no alteraron nada. Central jugó tan mal como lo hizo en los partidos anteriores, siendo víctima de un claro dominio de Gimnasia, que generó siete situaciones de gol, todas ellas mal concluidas en su definición. De hecho, el único que le acertó al arco fue Walter Ribonetto, que venció su propio arco al querer rechazar de cabeza un centro atrás de Niell.

Al minuto de juego Ithurralde perdió la primera con Niell, pero el punta la tiró afuera al enfrentar a Galíndez. Villar y Sosa probaron con remates de larga distancia, en tanto que por el lateral del debutante Santiago García la visita atacaba con claras facilidades.

Gimnasia produjo mucho más de lo que se llevó al entretiempo: la ventaja de un gol. En el complemento el lobo siguió aprovechando el desconcierto auriazul (no hay nada para apuntar en ataque, más que un cabezazo de Ribonetto a las manos, esta vez del arquero rival, y otro de Zelaya), que incluso sufría con un Méndez errático en la marca y el toque del balón. Así Ignacio Piatti se erigió en figura, liderando los ataques, pero sus disparos se fueron siempre afuera.

Fue entonces desde las tribunas donde algo empezó a cambiar: el aliento se hizo más tenaz y popular, entonces el equipo se animó, la visita se replegó, y llegaron las chances, con un remate de Ezequiel González y otro intento de Franzoia. Fue una reacción anímica, no así futbolística, y Gimnasia merecidamente logró sostener el invicto de Sessa. Y con todo Gimnasia a los abrazos en el centro de la cancha festejando el primer triunfo en condición de visitante de los últimos 12 meses, los canayas se fueron entre insultados, y con Usandizaga seguramente recordando ayer, más que nunca, a las madres de los jugadores.

Compartir: 

Twitter
 

Ribonetto provocó una de las pocas situaciones de gol, esta vez en el arco rival.
Imagen: Alberto Gentilcore
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.