DEPORTES › FUTBOL. AUN CON FALENCIAS Y POCAS IDEAS CENTRAL VOLVIO AL TRIUNFO.

Por el camino de la confianza

Con vértigo, intranquilidad y poco de inteligencia para controlar la ventaja, el equipo de Rivoira le ganó a un deslucido Patronato de Paraná en el Gigante y de esa manera calmó sus propias dudas y la ansiedad del público canaya.

 Por Pablo Fornero

Con todas sus falencias a cuestas. Las que no supo superar en todo el torneo. Con vértigo e intranquilidad y poco de inteligencia para controlar la ventaja. Y con mala fortuna, ya que dispuso de tres remates en los caños. Así le ganó Central a Patronato por la mínima diferencia. En un partido de trámite parejo, el canaya hizo la diferencia en la cantidad de llegadas al arco contrario. El equipo entrerriano mostró buenas intenciones en ataque, pero tuvo graves errores en defensa. Una buena y una mala para Lucho Figueroa: anotó el tanto de la victoria pero recibió la quinta amonestación y no podrá estar ante el puntero Atlético Rafaela. Los de Rivoira mantienen la diferencia de 12 puntos con la cima de la tabla y, con un partido más, se encuentran a tres unidades de la zona de Promoción.

Desde el primer minuto de cada encuentro que se juega en el Gigante, los jugadores canayas deben lidiar con el murmullo de los hinchas. Se percibe que esa ansiedad se traslada indefectiblemente al campo de juego. De a ratos, Central se ve envuelto en un mar de imprecisiones que afecta a todos los jugadores por igual. Por esa razón, convertir un gol y calmar a las fieras antes del cuarto de hora del inicio viene más que bien. Ayer fue Figueroa el que lo consiguió: a los 8 minutos recibió un pase de Méndez y aguardó la apresurada salida de Bértoli para tocarla suave para un costado. El goleador lo festejó con furia, con desahogo.

Arriba en el tanteador, Central ganó en confianza y se animó a jugar. Méndez ocupó el lugar del pibe Rivero e intentó comandar la faceta creativa. Sin embargo, el mendocino alternó buenas y malas y nunca pudo erigirse como enganche en el primer tiempo. El canaya era superior, pero desde el desorden. Gracias a la velocidad y juventud de Medina y Carrizo, se aprovechaba de los lentos y torpes centrales de Patronato. Mantenía el equilibrio de la mitad de cancha hacia adelante, pero los problemas aparecían cuando el mediocampo era superado por los de Paraná. En ataque, Patronato demostró ser un conjunto práctico, que juega casi de memoria. Espínola, por el sector izquierdo, ganó el duelo con Chitzoff y llevó peligro en varias oportunidades. Asimismo, el visitante recibió la ayuda de los defensores canayas para generarse situaciones. Desatenciones increíbles, infantiles, podrían haber culminado con el gol de la igualdad.

Los inconvenientes colectivos de Central se salvaron en parte en el segundo tiempo porque los jugadores ingresaron al campo con más agresividad. Méndez empezó a marcar la diferencia y a superar a sus marcadores y Carrizo fue figura por el andarivel derecho. No son muchos los que sufren el rebote del travesaño en dos oportunidades. Le pasó al pibe y con menos de cinco minutos de diferencia. Al menos en la primera, Bértoli puso las manos antes del toque con el horizontal. Dos claras muestras de que Central tampoco cuenta con buena suerte. Cerca del final, Medina completó el triplete de yerros con un disparo al palo.

Mientras en la ofensiva se creaba juego y se disponía de varias chances, abajo se apretaban las marcas y se ganaba en solidez. Valentini se redimió de un primer tiempo paupérrimo y restó jugadas de peligro. Los paranaenses tuvieron la más clara a los 14 minutos cuando Espínola, siempre solo, envió un centro que Jara conectó y Broun salvó notablemente. A pesar de haber jugado un aceptable partido, el visitante no merecía rescatar un punto de la visita a Arroyito.

Rivoira y los suyos entendieron que el partido de ayer debía disputarse como una final. Central lo luchó como tal, pero por momentos le aportó una buena dosis de buen juego. No deslumbró, pero dispuso de varias oportunidades para marcar. Se encontró con un rival con buen manejo de pelota que intentó jugarle mano a mano. Por esa razón, los tres puntos resultaron fundamentales para encontrar el camino de la confianza. Justo cuando se viene el puntero.

1 Central: Broun (6); Chitzoff (5), Valentini (4), Braghieri (5), Rivarola (5); Méndez (5), Vismara (5), Carrizo (6); Rivero (5); Medina (5), Figueroa (6). DT: Héctor Rivoira

0 Patronato: Bértoli (5); Soto (5), Andrade (4), Fayat (4), Miranda (5); Devalis (5), Agustinoy (-), Guzmán (5), Espínola (6); Jara (5), Roda (5). DT: Marcelo Fuentes.

Gol: PT 8m Figueroa (RC)

Cambios: PT 13m Cravero por Agustinoy (P), ST 28m González Kiesse por Devalis y Bauman por Roda (P), 33m Ballini por Vismara (RC), 37m Guizasola por Rivero (RC), 42m Rodríguez por Figueroa (RC)

Arbitro: Alejandro Toia

Cancha: Gigante de Arroyito

Compartir: 

Twitter
 

Luciano Figueroa volvió al gol pero en una jugada aislada recibió su quinta amarilla y no podrá estar ante Rafaela.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared