DEPORTES › LA LLEGADA DE JESUS MENDEZ CAMBIA EL PLANTEO DE CENTRAL

Vuelta a un esquema probado

Pasaría del 4-3-3 con el que el canaya finalizó el semestre pasado y volvería a un 4-4-2, que otorgue más orden al equipo. En ese marco, tendría mayor libertad el volante Nery Domínguez que precisa más compañía para realizar su juego.

 Por Pablo Fornero

La llegada de Jesús Méndez modificará el esquema con el que Central afrontará el Torneo Final. El 4-3-3 con el que canaya finalizó el semestre pasado sería reemplazado por un 4-4-2, que otorgue más orden al equipo y, seguramente, se asemeje al sistema que utilizó el auriazul cuando fue campeón del Nacional B. El cambio le otorgará mayores libertades al volante Nery Domínguez que precisa de mayor compañía para realizar su mejor juego. El año pasado, ambos jugadores fueron la columna vertebral del equipo campeón, bajo la tutela de Russo. Por otro lado, el plantel continuó ayer con la pretemporada en el predio de Arroyo Seco, mientras aguarda el primer amistoso que disputará mañana ante Defensores de Villa Ramallo.

Por las figuras de Nery y Méndez pasó el fútbol de Central en la temporada que se logró el tan ansiado ascenso. El primero recuperaba y distribuía con calidad y el segundo, el mendocino, recibía para crear y asociarse con los delanteros. También contribuía en el recupero de la pelota. El tándem era el eje del equipo, un correcto partido de los ambos influía decisivamente en la suerte del canaya. Pero con el regreso de Jesús a Boca Juniors, Domínguez perdió el socio y Russo no encontró un reemplazante a pesar de sostener el esquema (4﷓4﷓2) por una buena cantidad de partidos en Primero. Casualmente, cuando Central completó una racha adversa de resultados.

Cuando Russo abandonó ese sistema y eligió el 4﷓3﷓3, las derrotas se transformaron en victorias y soplaron vientos de alivio por el Gigante de Arroyito. El estilo cambió drásticamente, Central se propuso menos controlar el dominio del juego y la tenencia de la pelota y focalizó su atención en el vértigo, en una suerte de ida y vuelta interminable y rápido por toda la cancha, un golpe por golpe. Si bien le dio grandes resultados, no dejó de ser una apuesta arriesgada que desnudó falencias. Quienes más lo sufrieron fueron los defensores, sobre todo cuando se encontraban con un rival que, atento, procuraba superar rápidamente el mediocampo ubicándose a las espaldas de Domínguez. De esa manera, el joven surgido de las inferiores quedó expuesto y extrañando el socio que había partido.

Consciente de su presente y a la espera de levantar su nivel, Nery reconoció ayer, en diálogo con Radio 2, que en su posición "es importante que haya vuelto Jesús". Méndez será un pilar para el cinco, que ahora tendrá un escudero que sepa protegerlo cuando opte por avanzar en la cancha. "Yo me apoyo mucho en él", dijo Domínguez, al tiempo que deseo que "este torneo tenga a Central como protagonista". El ex Boca reemplazará a Diego Lagos, que partió a Pumas de México.

Ahora, queda definir cómo Russo armará el resto del once titular, particularmente el mediocampo y la delantera. Hérnán Encina tiene un puesto asegurado como volante por derecha y Federico Carrizo es candidato a abandonar la posición de delantero extremo por la izquierda para retroceder al mediocampo por la misma banda. Arriba, tampoco hay mayores certezas y aparecen, en primer instancia, tres aspirantes para cada uno de los dos lugares en pugna. Antonio Medina, Franco Niel y el juvenil Walter Acuña, competirán por el lugar de atacante por las puntas; mientras que Carlos Luna, Sebastián Abreu y Gonzalo Castillejos, harán lo propio con el centroataque.

Compartir: 

Twitter
 

Domínguez y Méndez fueron la columna vertebral del equipo que fue campeón del Nacional B.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.