DEPORTES › MULTITUDINARIO RECIBIMIENTO A EVER BANEGA EN EL COLOSO

El sueño de jugar en Ñuls

Messi y Martino lo llamaron por teléfono para felicitarlo por la decisión de jugar en el club del que es hincha. "Es el lugar donde más cómodo puedo estar y más feliz me voy a sentir", dijo el volante que viene de jugar en Valencia.

 Por Alejo Diz

La danza de billetes que se ponen en juego en un libro de pases no siempre deja rehén a los jugadores. Hay excepciones, y de eso sabe Newell's, que encontró en un "deseo del corazón" un refuerzo de jerarquía internacional. Sin lugar de preferencia en Valencia, Ever Banega adelantó el sueño postergado para el final de su carrera, y con 25 años firmó para el club que es hincha, por seis meses, pero tiempo suficiente "para jugar la Copa (Libertadores) el torneo local y pensar en hacer cosas importantes con este equipo". Más de diez mil hinchas fueron a recibir a Banega al Coloso del Parque, en una ceremonia que puso nervioso al volante de la Selección, al punto de acotar su mensaje al público con la esperanza de "devolver tanto cariño en el campo de juego". El domingo, ante Boca, Banega lucirá por primera vez la camiseta rojinegra con el 19 en la espalda --"es el número que uso en la Selección", explicó--, como titular o suplente, según resuelva Alfredo Berti.

El pase de Banega está tasado por el Valencia de España en 12 millones de euros. Pero a días del cierre del libro de pases Banega se encontró con que no tenía la titularidad garantizada en el equipo de Juan Antonio Pizzi y en pocas horas no se pudo negociar una transferencia en la cifras que exigían los españoles.

Entonces Banega pidió permiso para irse por seis meses, el tiempo que resta para el Mundial de Brasil, donde el ex Boca pretende llegar en plena competencia para lograr un lugar en la lista de Alejandro Sabella. "Lo llamé a Guillermo (Lorente) para saber si podía venir a Ñuls y en dos días se resolvió todo. La verdad es que estoy muy contento de venir acá. Es el lugar donde más cómodo puedo estar y más feliz me voy a sentir", aceptó Banega en sus primeras declaraciones como jugar leproso.

El regreso al país con presente de Selección y 25 años de edad tiene pocos antecedentes en el fútbol argentino. Los billetes dictan el camino de los jugadores, aunque a veces los futbolistas imponen su deseo. "Quería jugar la Copa con Newell's. Mi sueño era jugar con este camiseta y cuando algo se desea tanto con el corazón se termina cumpliendo", celebró el volante de la Selección, en conferencia de prensa, debajo de las tribunas del Coloso, mientras de las plateas llegaba el bramido de los hinchas que esperaban su presencia en el campo de juego.

"Newell's es un club que está haciendo bien las cosas y tiene jugadores muy importantes. Todo eso influye en la decisión", recalcó Banega, secundado en el salón de la conferencia de prensa por el presidente Guillermo Lorente. "(Lionel) Messi me llamó y me dijo que estaba muy contento por mi llegada a Newell's, al igual que el Tata (Gerardo Martino). Valoro mucho el llamado de Lio", confesó Banega, por último, antes de ir al encuentro de los hinchas.

Los simpatizantes colmaron las plateas que dan espaldas al Museo. Los hinchas expresan en cada canto la ilusión por otro título, hasta que la ansiedad por ver a Banega con la rojinegra hizo que al unísono los hinchas corearan su nombre. El ex Boca apareció por el túnel, tímido, casi incómodo de ser la atracción de la convocatoria de tanta gente, mientras se debatía entre la emoción del sueño cumplido y el fervor que le tributaban los hinchas. "La emoción es de todos", acotó Lorente, quien tomó el micrófono para darle tiempo al jugador a que tome aire.

"Estoy acá porque es el sueño que tenía y voy a dejar todo por Ñuls", prometió Banega, vestido con la rojinegra al pisar el césped del Coloso, camiseta que Lorente le entregó ante los periodistas.

"Espero devolver el cariño de la gente dentro del campo de juego y hacer cosas grandes con este equipo", lanzó Banega, a modo de objetivo, para un paso por Newell's limitado a un semestre, pero donde tendrá a disposición una agenda deportiva cargada de compromisos, entre Libertadores y torneo Final. Luego para Banega llegará el Mundial y su regreso a España, donde Valencia lo esperará con ansias para hacer usufructo de ficha, valuada en millones de euros. "Quiero disfrutar estos meses con Newell's, porque este era mi sueño", acentuó la figura que cayó ayer en el parque Independencia.

Compartir: 

Twitter
 

Banega apareció por el túnel, tímido, casi incómodo de ser la atracción de la convocatoria.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.