DEPORTES › DONATTI DEJó LA PRáCTICA DE CENTRAL PARA FORZAR SU VENTA A OTRO CLUB

El Flaco pegó el portazo

El zaguero central exige una venta al extranjero, pero ninguna institución ofrece pagar lo que vale su desvinculación del club de Arroyito. La decisión del futbolista obliga al Chacho Coudet a buscar un jugador que lo reemplace.

Alejandro Donatti se declaró en rebeldía y para forzar su salida de Central dejó las prácticas en Arroyo Seco. El defensor se retiró del predio canaya ayer luego del desayuno, amplificando el conflicto con el club. El zaguero central exige una venta al extranjero pero nadie ofrece pagar lo vale su desvinculación de Central, según el contrato: dos millones de dólares libre de impuestos. La extrema determinación del futbolista obliga a Eduardo Coudet a pensar en la búsqueda de un reemplazo. River, por su parte, reitera su anhelo de comprar el pase de Víctor Salazar por tres millones de dólares.

El problema de Donatti con Central es de estricta relación laboral. El jugador firmó contrato hasta junio de 2017. Es decir que se comprometió a jugar en Central hasta esa fecha. Su vínculo tiene una cláusula gatillo de rescisión valuada en dos millones de dólares. Es decir que si Donatti paga dicho dinero queda en libertad para firmar con el club que quiera. Claro está que el defensor no tiene esa plata, pero tampoco ningún club propone los billetes necesarios para llevarse al jugador.

Es que River y Flamengo quieren a Donatti pero no a ese precio. Por eso el propio jugador fuerza por medio de su representante la rescisión del vínculo renovado el año pasado. Para Coudet el zaguero central es un jugador irremplazable y por eso Central se esfuerza en retenerlo y el club es inflexible en la negociación, exigiendo los dos millones de dólares.

El futuro del ex Tigre se definirá la semana que viene. Si el jugador no retoma los entrenamientos se expone a incumplimiento de contrato que debilita su petición por ser vendido. El descenlance del conflicto ya es económico y se reduce a discutir cómo se va Donatti. Porque en el plano deportivo quedó claro que el jugador no volverá a vestir la camiseta canaya.

Para los dirigentes de Central, ayer fue un día preocupación porque al caso de Donatti se le sumó la situación de Salazar, pretendido por River. El juvenil canaya tiene una opción de compra en su contrato de 2.200.000 dólares libre de impuestos para los canayas y River junta billetes para adquirir al jugador. "Salazar no se vende", reiteraron anoche las autoridades auriazules, aunque poco podrán hacer si sobre la mesa los millonarios despliegan los tres millones de dólares necesarios para sacar al lateral izquierdo de Arroyito.

Por lo pronto, el plantel canaya continuó ayer con los trabajos de pretemporada en Arroyo Seco. El equipo permanece concentrado en el country auriazul desde el jueves y lo estará hasta hoy al mediodía, cuando el entrenador libere a los futbolistas hasta el lunes por mañana una vez concluido el entrenamiento matutino. En sus horas de descanso, Coudet deberá ocuparse en buscar un posible reemplazo para Donatti.

Compartir: 

Twitter
 

Donatti se retiró del predio canaya ayer, luego del desayuno, y escaló así el conflicto.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.