CULTURA / ESPECTACULOS › LA ACTRIZ ANTONIA SAN JUAN DESLUMBRO EN ROSARIO CON "LAS QUE FALTABAN"

Desafío que trasciende lo femenino

"Las que faltaban" es un espectáculo eminentemente político, y allí también esta dúctil actriz se permite ir y volver desde el humor a lo trágico y a ciertas apelaciones directamente formuladas en las narices del espectador.

 Por Julio Cejas

Esta semana pasó por Rosario un vendaval llamado Antonia San Juan, la actriz española invitada a realzar la programación del Centro Cultural Parque de España con su espectáculo "Las que faltaban". A pesar de que su llegada a la Argentina, estuvo publicitada a partir de su participación en el film, "Todo sobre mi madre" (1999) de Almodóvar, la actriz española se encargó de demostrar al público rosarino que acudió tentado en parte por ese guiño, que su talento va mucho más allá de ese antecedente. San Juan se cargó sobre sus espaldas de comediante, la compleja responsabilidad de trascender un tema sobre el que se ha escrito y representado hasta banalizarlo.

La actriz española es un auténtico "animal de teatro", que puede dar cuenta de más de una decena de personajes totalmente diferenciados con los que elabora un itinerario dramático que se aparta de las convenciones televisivas con las que se nutren ciertos espectáculos que tienen al humor como herramienta preferida para conectar con el público.

Ya en el comienzo, esa decadente cantante de ópera, que recuerda tanto a aquel memorable trabajo de Gloria Swanson, interpretando a la diva del cine mudo, Norma Desmond, en El Crepúsculo de los Dioses de Billy Wilder. Un personaje que se resiste al paso del tiempo y que termina olvidándose de nombres y fechas, pero que hace estallar de risa con sus ocurrencias hasta sumergirse en una oscuridad que la invita a coquetear con la muerte. Detrás un impactante recorrido construido a partir de la relectura que hace la actriz de un corrosivo y poético texto del recordado Terenci Moix que convierte a este sckecth en una sólida y pequeña obra.

Ese es otro de los secretos con los que San Juan arma su trabajo, recurriendo a fragmentos de autores como Quim Monzó, Rafael Mendizábal, Enrique Gallego, Félix Sabroso o Luis Seguí, pero siempre desde su óptica personal donde no se priva de improvisar recreando pasajes desopilantes que siempre tienen un revés trágico.

Por eso el espectador sigue riendo a pesar de las pinturas devastadoras que trazan esos personajes atravesados por los medios y buscando el amor en el lugar de la violencia o la opulencia.

Allí está Covadonga, esa madre perteneciente a una ascendiente clase social, hastiada de sus bienes , que no duda en arrojarle un jarrón de porcelana a su hija a quien desconoce, mientras se pregunta si ese ser era el bebé que ella alguna vez tuvo en sus brazos.

Siempre el drama de hijas y madres, mujeres golpeadas y hombres siniestros o inexistentes, y una Europa vieja que simula ser decente mientras apoya la guerra de Irán y pide a sus ciudadanos que contribuyan a palear el hambre del Tercer Mundo.

Antonia San Juan arma sus personajes presentándolos desde una fragilidad que irrumpe casi tímidamente en el escenario hasta ir creciendo y transformando el espacio a medida que muestran su verdadero lado siniestro.

"Las que faltaban", confirma nuestra sospecha: el humor cuando está respaldado por la solidez ideológica de una artista de la talla de San Juan, se convierte en un arma que sorprende y moviliza sin dejar de entretener.

Compartir: 

Twitter
 

San Juan demostró que es mucho más que una actriz que trabajó en un film de Almodóvar
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared