CULTURA / ESPECTACULOS › MUSICA. HUGO PIERRE, CLARINETISTA Y SAXOFONISTA, ICONO DEL JAZZ

"Me seduce interpretar libremente"

Su trayectoria es elocuente: Participó de las grandes orquestas, tocó con el Gato Barbieri y Lalo Schifrin. También acompañó a Edith Piaf. Lo último: el año pasado grabó un disco con Mercedes Sosa y Caetano Veloso, que saldrá en abril.

 Por Marisol Gentile

Rosario lo vio nacer, crecer y vivir buena parte de su adolescencia. La ciudad también fue testigo de su talento musical innato, que lo llevó a comenzar sus estudios de clarinete, de manera ortodoxa, cuando tenía diez años con los maestros Juan B. Capella y con el gran Don Juan Grisiglione. "No obstante, hay un hecho que marcó mi vida musical", cuenta el Maestro Pierre: "Tenía yo unos doce años cuando mi padre me trajo un disco (de 78 rpm) del genial Benny Goodman. Eso generó mi adicción al jazz y desde entonces no me he podido librar de ello". El músico agrega que esta música lo seduce "por la posibilidad de interpretar libremente los temas e improvisar sobre sus acordes. No es caótico, hay reglas y se deben respetar. Es necesario conocer armonía y practicar años para llegar a ser un buen improvisador. Aclaro esto pues todavía hay gente que no conoce y tiene una idea equivocada".

A los 19 años, Rosario también lo vio partir, e iniciar una meteórica carrera que lo llevó a conectarse con los músicos de jazz de Buenos Aires. Así, compartió escenarios con "Chivo" Borraro, Leandro "Gato" Barbieri, Lalo Schifrin, Baby López Fürst, Pichi Mazzei y Jorge López Ruiz, entre otros. En su extensísima carrera también integró agrupaciones orquestales de jazz, como la de Lalo Schifrin, Buby Lavecchia, Pocho Gatti, Xavier Cugat, La Banda Elástica, Anacrusa y La Gran Banda. Su intenso derrotero musical lo vio formar parte de orquestas académicas, como la Orquesta Estable del Canal 13 de Buenos Aires, Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, Orquesta Estable del Teatro Colón, la Sinfónica Nacional y la Orquesta de Mariano Mores. Y también integró agrupaciones camarísticas, entre ellos Cuarteto Argentino de Saxofones, Cuarteto de Saxofones Hugo Pierre, Agrupación Nueva Música, Dúo Gandini﷓ Pierre y el Dúo Cirigliano﷓Pierre. No sólo eso, acompañó en giras por Argentina, Sudamérica, USA, Asia y Australia a grandes "monstruos" como Edith Piaf, Nat "King" Cole, Libertad Lamarque, Roberto Goyeneche, Tony Bennett, Julio Iglesias y grabó los discos compactos Sólo Gershwin, Música Maestros y Memories of you. Y como si esto fuera poco, el año pasado grabó junto a Mercedes Sosa y Caetano Veloso un CD que saldrá en abil de 2009. Con toda esta trayectoria, es difícil creer que este joven músico haya nacido en 1936, y en el invierno cumpla nada más que 73 años.

-¿En qué consiste su trabajo actual?

-Como siempre, toco clarinete y saxos (alto, tenor y soprano) en recitales de jazz; ya sea con mi cuarteto con Cirigliano, con mi cuarteto de saxos y eventuales formaciones que de tanto en tanto me invitan. También algunas apariciones con orquestas sinfónicas y otro tipo de trabajos profesionales como ser grabaciones, sin olvidar mi labor como docente.

En este punto, hay que acotar la importancia fundamental del maestro Pierre en el campo de la docencia, ya que confeccionó el programa de estudios de la cátedra de Jazz de la Escuela de Música Popular de la Provincia de Buenos Aires, junto a su labor de diez años al frente de la cátedra de saxo del Conservatorio Nacional de Música "Carlos López Bouchardo". Actualmente está a cargo de la cátedra de clarinete en la Universidad Católica Argentina.

"En noviembre de 1997 me nombraron miembro titular de la Academia Argentina de Música, en reconocimiento a mi dilatada y destacada labor como intérprete y docente, fue muy gratificante", cuenta con orgullo. "Me siento feliz de aportar mis conocimientos para brindarlos a la gente que desea formarse. Debo manifestar la importancia de una excelente y sólida formación. Gracias a ello pude tocar música de cámara, solos de saxo en obras sinfónicas, y por supuesto ejecutar jazz. La formación de un buen músico de jazz lleva años de estudio. Lamentablemente algunas personas no tienen esto en claro y creen, por no saberlo, que el género de jazz es algo trivial y más o menos fácil. Nada más alejado de la realidad

-¿Cómo se vive siendo músico de jazz?

-Citaré una frase muy buena de mi amigo Luis "Chivo" Borraro: ¡El crimen y el jazz no pagan!... Y esto es un hecho mundial. Muy pocos privilegiados pueden decir que viven del jazz. Por ello aconsejo a mis alumnos que se preparen convenientemente para tener la idoneidad necesaria que les permita realizar variadas demandas musicales. He pasado mi vida haciendo música sinfónica, de cámara, tango, salsa y acompañando cantantes, de los mejores y de los peores. Además, he escrito algunos arreglos y también algunos temas de jazz que suelo interpretar con mis grupos. ¡No sólo de pan vive el hombre! Una acotación, ¡siempre trabajar poniendo lo mejor de uno!... Cualquiera sea el trabajo.

-En sus conciertos, ¿cuál es su criterio para la selección del repertorio?

-Trato de ejecutar los temas que me gustan y que tienen la cualidad de estar muy bien escritos, y de alguna manera, que generen una motivación para el público que está escuchando. En lo posible mis gustos se inclinan en gran medida y fundamentalmente hacia los llamados "standards de jazz", que no deja de lado baladas, bossa nova y hasta algún tango. Soy algo ecléctico.

-¿Qué intérpretes del pasado y del presente son sus referentes?

-Los clarinetistas Benny Goodman, Artie Shaw y Buddy De Franco, y en la actualidad Eddie Daniels. En el mundo del saxo contralto la lista es muy larga y me van a quedar muchos en el tintero: mencionaré a Johnny Hodges, Willie Smith y Benny Carter en el pasado. Mi más grande referencia ha sido, es y será Charly Parker, con mayúsculas, luego Cannonball Adderley, Phil Woods, Paul Desmond, Lee Konitz y Art Pepper. De los contemporáneos admiro a Kenny Garret.

-¿Con qué nivel de popularidad cuenta su trabajo en el país y en el mundo en general?

-El jazz no es música popular, es un género que no es masivo y lamentablemente en nuestro país y en el mundo en general tiene una audiencia relativamente reducida. No obstante, el público aficionado al jazz es fiel y consecuente y gracias a ellos existen pubs, café concerts y a veces (no demasiado a menudo) recitales teatrales.

La entrevista termina y Pierre concluye con una sonrisa. "Tengo la suerte que el público siempre disfruta mucho y brinda cálidos aplausos a nuestras interpretaciones. O sea que la respuesta es formidable", dice con optimismo.

Compartir: 

Twitter
 

Hugo Pierre nació en Rosario, en 1936, pero a los 19 años partió a hacer jazz por el mundo.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared