CULTURA / ESPECTáCULOS › ESPECIALISTAS DISERTARON EN EL MARCO DEL FESTIVAL BAFICI ROSARIO

Cine de autor y films independientes

Tres miradas de saber teórico y práctico indagaron al cine independiente y de autor desde diferentes ópticas. La presencia de Edgardo Cozarinsky es uno de los regalos mejores del Bafici Rosario que cierra hoy con una nutrida programación.

 Por Leandro Arteaga

En un marco ideal como el que supone la sala de cine El Cairo, la muestra Bafici Rosario, que culmina hoy, reunió durante la mañana del sábado a tres destacados representantes del territorio cinematográfico: Sergio Wolf (actual director del Bafici, investigador, guionista y realizador), David Oubiña (investigador y docente), y Edgardo Cozarinsky (escritor y realizador).

Con una concurrencia mediana que extrañó una presencia numerosa de estudiantes y realizadores, tal como la característica de la actividad hacía suponer , los tres panelistas expusieron sus respectivas miradas acerca del cine de autor y del cine independiente. Recapitulamos, a continuación, parte del diálogo.

David Oubiña: La "política de los autores" ha sido aquello que (la revista) Cahiers du Cinéma, durante los años "50, interpretó como una especie de máquina de guerra contra el denominado "cine de calidad" francés. Pensaba en la política de los autores y en la diferencia entre ese momento, en donde la idea de autoría era realmente una máquina de guerra, y en lo que se ha transformado después. Cuando la política de los autores baja a Estados Unidos se traduce como "teoría de los autores", y luego lo hace como "cine de autor". Uno podría hacer casi un recorrido, una evolución del término, desde "política de los autores" a "teoría de los autores" y "cine de autor". Hay un momento de la política de los autores que se podría pensar como supuestamente arbitrario o caprichoso, donde los autores eran aquellos a los que Cahiers du Cinéma señalaba como tales, pero también es cierto que en ese momento el término tuvo precisamente la posibilidad de definir un nuevo cambio. (Jean Luc) Godard diría muchos años después que "cuando nosotros hablábamos de política de los autores todo el mundo pensaba en la palabra autor, mientras que habría que haber prestado atención a la palabra política". La política de los autores es sobre todo un instrumento en el sentido más estratégico, es como la avanzada que de algún modo abre el terreno para las películas de los cineastas de la Nouvelle Vague. Pero este término, en la medida en que se convierte en una teoría "algo que en verdad nunca fue, para bien o para mal , se vuelve parte del universo de la jerga académica. Incluso, después, se empieza a hablar de "cine de autor". Curiosamente, el cine de autor termina convirtiéndose justamente en aquello que la política de los autores refutaba. El cine de autor es casi el nuevo cine de calidad, el cine culto, el cine de arte. Un género con las mismas convenciones que otros géneros. Si en algo interesa la política de los autores es que si uno tuviera que rastrear el origen del cine alternativo, del cine independiente, tal como lo pensamos nosotros, está allí. Más allá de todas las críticas o defensas, lo que tiene de útil, de valioso, es que me parece que ahí está el germen de lo que luego va a ser el cine independiente, alternativo.

Edgardo Cozarinsky: Puedo decir, en cierto modo, que uno está condenado a ser autor. Yo he tenido un recorrido muy zigzagueante. En un momento intenté hacer un cine, digamos así, de difusión masiva, pero terminó siendo una película más de autor que otras. Uno deja una marca personal en lo que hace. Hay gente que la deja más que otros. Lo que tiene de interesante es que este tipo de cine artesanal representa hoy una alternativa de resistencia a los procesos más notorios de la economía mundial, a lo que me refiero es al hecho de que las nuevas técnicas, a través del uso del video, han permitido hacer no solamente video arte sino cine. Entiendo por "cinematógrafo" un uso determinado del lenguaje, del tiempo, de la imagen, y de la relación entre imagen y sonido; el video lo ha puesto al alcance de una cantidad de gente que no hubiera podido acceder a las formas de un cine más tradicional de consumo. En muchas de las programaciones, como es el caso del Bafici, se puede ver un verdadero uso del lenguaje cinematográfico que hoy lo autoriza el video. Así como hay un cine de gran espectáculo que ha tratado de derrotar a la televisión con el uso de recursos virtuales, el cine artesanal propone un uso de los tiempos y de los valores plásticos que no está necesariamente al alcance de cualquier película de consumo masivo. En cuanto a cohabitar en el mismo edificio es cierto, recuerdo que cuando se estrenaban películas como El año pasado en Marienbad o El eclipse, en Buenos Aires se estrenaban en unos catafalcos que hoy no existen, ya sea el Metropolitan dividido en varias salas, que era también teatro , el Gran Rex abierto para recitales con cantantes y músicos internacionales , Sin aliento se estrenó en el cine Ópera, que funcionaba como teatro para musicals importados. Es evidente que lo que hace cincuenta años rompía con las reglas de un cine tradicional podía llegar a un público masivo, hoy no es el caso. Creo que la difusión del dvd y de las salas alternativas configura nuevas posibilidades de acceder al cinematógrafo, como yo digo, un poco guiándome por Bresson quien proponía la palabra tradicional, con todas sus sílabas, a la banalización "cine". Películas como las que se han podido ver aquí, todas exploran posibilidades del cinematógrafo que hoy no se verían en un tipo de producción institucional.

Sergio Wolf: Para mí hay un nombre en el cine argentino de los sesenta que es probablemente el que menos éxito tuvo de quienes filmaron en aquellos años, que es el de Manuel Antín, quien representa, de algún modo, una idea de relación con lo que pasó después. En los finales de los setenta, por otra parte, aparece un cine que ha sido denominado underground, a través de las películas de Alberto Fischerman, de Hugo Santiago; es un cine que prefiero denominar "conspirador". Uno podría pensar que la historia del cine argentino tiene dos lecturas, dos líneas que están en colisión permanente: una es la oficial, la otra es la alternativa, la conspiradora, la irreductible. Por supuesto que el cine argentino de los años setenta tuvo muchos éxitos: La Patagonia rebelde, Quebracho, La tregua; pero el cine también podía tomar la línea alternativa o la del cine clandestino, a través del Grupo Cine Liberación o del Cine de la Base. Quiso la historia del cine argentino que lo que se impusiera como cine político, como alternativo, fuera el cine literal y político de Solanas, el de Gleyzer; pero me gusta pensar que el cine político era el otro, era el de Invasión, el de Puntos suspensivos, el de The Player vs. Angeles caídos", concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Edgardo Cozarinsky, David Oubiña, Sergio Wolf, Rubén Plataneo, panelistas en El Cairo.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.