CULTURA / ESPECTáCULOS

"Es muy placentero cuando uno hace un disco y suena como lo imaginaba"

"Cuando yo toco no aclaro que soy rosarino", dijo Vandera, para desmentir que sea parte de una nueva trova rosarina. Este noche, el músico presenta su nuevo álbum en Berlín.

 Por Edgardo Pérez Castillo

A diferencia de su extenso título --Banda original de sonido de una película inconclusa--, el último disco de Vandera se ofrece como una obra sólida, que se cierra con cálida precisión a través de la docena de canciones (eminentemente pop) que la conforman. Presentado en la "noche rosarina" que reunió a Vandera, Coki Debernardi y Gonzalo Aloras en La Trastienda porteña, el disco tendrá esta noche (a las 22) su versión en vivo en Rosario. Esta vez en un marco más intimista como el que ofrece el bar Berlín, donde el cantante y compositor repasará íntegramente su tercer producción solista, según anticipó a Rosario/12: "El que haya escuchado el disco se va a encontrar con los temas con algunos cambios, a lo mejor en el audio, pero las canciones siguen siendo las canciones".

El local de Pasaje Zabala 1128 se ofrece como un espacio interesante para encontrarse con las obras que componen el disco de Vandera, sobre todo a partir de su permeabilidad, ésa que seguramente les permitirá verse impregnadas por un ámbito ligado a la intimidad. "Por eso me interesó presentarlo en Berlín --admitió el compositor--. Vos sabés que la gente va a estar escuchando, va a estar relajada. El disco es bastante tranquilo y hay que meterse un poco en el mambo para escucharlo, porque si estás un poco acelerado no tenés ganas de escuchar eso. Hay que meterse un poco, es como muy intimista, casi minimalista. Estoy contento porque está logrado lo que quería mostrar".

Acompañado por Emiliana Arias (batería), Franco Mascotti (guitarra), Juan Vincenti (teclados) y Lisandro Sagué (bajo), Vandera se concentrará entonces en una placa con la que sostiene su sensación de conformidad. "En este disco sí pude hacer foco sobre lo que me gusta hacer. Si uno cree en la dirección que va tomando y trata de no moverse de ese eje, las cosas van resultando. En este disco pude hacer más foco sobre lo que me gusta y me da placer hacer. A los otros discos los escucho y veo a alguien que estaba buscando algo, que en algunos momentos se lograba y en otros no. Este disco salió casi igual de lo que pensaba. De hecho no grabaría otra vez este disco, estoy muy conforme con lo que se hizo, acorde a las posibilidades que teníamos. Los músicos somos muy complejos, tenemos un vínculo un poco extraño con lo que hacemos, entonces es muy placentero cuando uno hace un disco y suena como lo imaginaba", consideró.

Con una labor profesional que lo ubica en la actualidad como integrante estable de la banda de Fito Páez, Vandera no reniega de las asociaciones con el creador de Ciudad de pobres corazones, y toma la distancia adecuada al momento de analizar cómo ello influye en la percepción externa sobre su proyecto solista. "Creo que la relación con Fito tiene diferentes impactos en diferentes ámbitos --analizó--. Desde una persona a la que le gusta Fito, lee una nota en la que me nombra y decide escuchar lo que hago, hasta el pibe que puede pensar que si no fuera por Fito yo no tocaría, o que no se va a acercar a escuchar lo que hago. En cuanto a lo que me pasa a mí es un halago que Fito me apoye y le guste lo que hago. Eso está bueno porque tengo una relación muy cercana, casi familiar, y está tan bueno como el comentario de cualquier amigo mío. Además todos formamos parte más o menos del mismo barco, y yo también me apoyo mucho en Coki, en Fito, somos muy cercanos y todo el tiempo sabemos qué estamos haciendo".

El compositor le quita trascendencia a las consideraciones de aquellos que insisten en incluirlo en un nuevo movimiento musical de raíz rosarina. "Siempre sale la pregunta sobre si nos consideramos la nueva trova, pero yo ni siquiera creo que haya existido una trova. Por lo que yo sé, por haber hablado con la gente que participó de eso, es como si nos ahora nos juntamos nosotros y nos vamos a tocar a Buenos Aires para apoyar a nuestros amigos. Creo que en todas las ciudades hay un movimiento, acá también, pero ya embanderarse con eso me parece muy injusto, porque no creo que nosotros representemos eso. Somos gente que venimos haciendo música desde siempre, pero también hay pibes que mientras nosotros estamos hablando están ensayando, mejorando sus canciones, que es lo mismo que hicimos nosotros. Me parece que también Buenos Aires tiene algo con eso, siempre se esconde algo entre líneas, porque sin querer nos sectorizan en algún lugar. Pero es música, cuando yo toco no aclaro que soy rosarino", concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Vandera se reconoce amigo de Fito Páez, Aloras y Coki Debernardis. "Elegí tocar en el Berlín porque la gente va a estar relajada".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.