CULTURA / ESPECTáCULOS › PLASTICA. PINTURAS, DE DANIEL SCHEIMBERG, EN EL CENTRO CULTURAL PARQUE DE ESPAñA

Pinturas a 26 cuadros por segundo

Hasta el 10 de abril pueden verse estas monumentales obras, que ponen en escena una praxis de la percepción visual y están articuladas según un guión curatorial
unido a la poética del artista. La muestra fue curada por Beatriz Vignoli.

 Por Victoria Ciaffone *

La noche del 9 de marzo pasado, en un festivo clima de reencuentro, transcurrió la inauguración en los tres túneles del Centro Cultural Parque de España (Sarmiento y el río) de la muestra Pinturas, de Daniel Scheimberg (Rosario, 1957), con curaduría a cargo de Beatriz Vignoli. Pueden verse hasta el 10 de abril estas monumentales pinturas, que ponen en escena una praxis de la percepción visual y están articuladas según un guión curatorial unido a la poética del artista. Recambio, sustitución, revisión y corrimientos alejan esta muestra de la repetición estática ad nauseam de un panorama expositivo contemporáneo local donde predomina un desprolijo aburrimiento. Vignoli y Scheimberg, ambos artistas y curadores, se encuentran y se eligen por buscar lo diferente, transgredir acatando las leyes, y aún así permanecer en el eje de la dominante.

Las 26 pinturas provienen de la galería Maman Fine Art de Buenos Aires. En la sección de material documental se encuentran catálogos y un autorretrato fechado en 1971, rescates de su primer período rosarino. Gracias a Andrés Bosio y Lidia Peccini pueden verse obras en pequeño formato, abstractas, tempranas, más un políptico de cuatro paneles en blanco y negro del año 1991. Mario Piazza aportó una versión digital del cortometraje Hacia un cubismo cinematográfico, el único film que dirigió Scheimberg hasta ahora. "Muchos artistas se reencontraron con su colega, ¡e incluso consigo mismos en la película de 1978!", comentó la curadora en una entrevista, refiriéndose a dicho cortometraje, realizado con la colaboración de Silvia Chirife y Mario Piazza, "que se sacaron fotos con la película y estaban contentísimos". El film comienza con un experimento con tres cámaras de Súper 8 captando y reproduciendo la cara de una mujer (Chirife) desde distintos ángulos. Mientras la mujer aclara que no es un monstruo se ve, alternadamente, el retrato de Dora Marr por Picasso.

En 1982, Scheimberg escribe el manifiesto "La desfocalización en función del espacio". Allí concisamente explica cómo conceptos tales como valor, claroscuro, textura, forma, color van a relacionarse íntimamente en la manera de percibir los objetos. De ahí, la mirada en foco, consciente y nítida, es contrapuesta con la mirada fuera de foco, pre consciente, deslocalizada. Ambas existen en el campo de la visión. Dice Scheimberg: "Así como no podemos ver simultáneamente dos formas nítidas, tampoco podemos pensar dos cosas al mismo tiempo con la misma intensidad de conciencia". Alumno de Juan Grela, admirador intenso de Matisse, más aún de Vermeer, dice en la coda al manifiesto del año 1982: "Hay un punto en la representación donde el objeto no es lo que se denomina comúnmente abstracto ni tampoco es figurativo; en este punto de fusión el objeto es las dos cosas y un poco más: es otra cosa". (Cierre, 1989).

En su escritura pictórica pareciera haber una intención de querer detenerse en lo no pertinente, en "algo" que la imagen misma, en su fuera de foco, pueda evocar. A semejanza de los primeros formalistas rusos, que buscaban la ostranenie, el extrañamiento, la intención de Scheimberg es la de no permitir el reconocimiento, abandonar la escena, perturbar la percepción habitual y plantear un descubrimiento, un nuevo objeto, un nuevo orden de mirada. Poner en primer plano lo que antes estaba en los laterales del cuadro, en segundos planos. Y es acá donde sus pinturas dan cauce a su teoría. La desfocalización como un otro estado, una forma de poner entre paréntesis la imagen del objeto representado para, al insistir en la mirada, poder verlo por primera vez. Sus escritos y sus pinturas, su teoría y su praxis, son parte de la misma cosa donde la idea base es la reflexión sobre los bordes del campo de visión y sus usos, la óptica y la técnica de representación.

La movilidad en el cine se realiza a veinticuatro cuadros por segundo; la cinética que plantea el tándem Scheimberg Vignoli muestra veintiséis "cuadros" en los que se leerá el movimiento curatorial. Son notorios e intrínsecos en cada cuadro la luz difusa en los bordes del color, el amistoso barrido de los límites que plantea Scheimberg desde la pintura como pigmento y desde la pintura como representación. En el gesto rupestre del soplete y en la espiritualidad visceral del pintor se expresa dicho movimiento. Es ante este gesto móvil desde donde puede decirse que Vignoli hace uso del método scheimbergiano de la desfocalización en su propia curaduría y genera un relato en movimiento, un relato cinético, un éxodo de la mirada. En este sentido es que vuelve a poner en pantalla, dándole contorno y marco, a un pintor hace años instalado en los laterales del campo visual de la escena artística rosarina.

"Pinturas". Sí, como si se tratara del título de un film. "Marcos, bienvenido a bordo" y los remeros en su cuadro vecino son vistos desde un plano cenital. "Citizen" y "Cueva" exploran la profundidad de campo. Por su lado, en las paredes derechas de los tres túneles, las imágenes de las pinturas se ven en un fuera de foco intenso que recurre, a su vez, al concepto del fuera de campo. Los primerísimos primeros planos y los planos detalle de "Escrito 1" y "Escrito 2" se asemejan a la técnica de intervención del celuloide; sería exactamente lo que Scheimberg haría si en lugar de trabajar con pintura lo hiciese con material fílmico. Y he aquí una vinculación más entre Scheimberg y la curadora, quien problematiza una escritura criminal en sus propios videocollages: en esta misma sala pudo verse hasta el 6 de marzo, como parte de la muestra Yesterday Rozarte, su ópera prima en video, El parrillero, que reescribe en clave de nota de rescate seis versos del músico y poeta Leandro Llull.

Además de contar con la presencia del artista, se acercaron a la inauguración de la muestra pintores rosarinos que fueron parte activa de la escena local por la época en que Daniel Scheimberg (hoy radicado en Buenos Aires luego de un largo éxodo en San José de Costa Rica) mostraba en su ciudad. Esto es, a fines de los 70 y comienzos de los 80. Estuvo Armando Santillán, dueño de la recordada Sala de la Pequeña Muestra. Allí Scheimberg realizó en 1983 su última individual en Rosario hasta la presente, donde se exponen catálogos originales de dos subsiguientes exposiciones en Buenos Aires. Una fue "Seis Artistas rosarinos", de 1988 en Fundación San Telmo, con Gladys Nistor, Fabián Marcaccio, Emilio Torti y Mauro Machado. En el discurso inaugural, el director del CCPE, Martín Prieto, recordó que las dos únicas ocasiones en estos 28 años en que el público rosarino pudo ver obra de este gran pintor, tuvieron lugar en el Centro Cultural Parque de España; una de ellas, en una muestra colectiva de 1997, con Marcaccio, Torti y Machado.

La curadora señaló la reiteración de estos lazos de "artistas amigos". El artista se acordó de los ausentes; entre ellos, de Eleonora Traficante, curadora de aquella exposición, fallecida en 1999. Es inevitable comenzar a trazar mapas, tejer redes para nada casuales. En 1983, Scheimberg fue curador de una muestra colectiva donde participó Vignoli como artista: "Jóvenes artistas se manifiestan", en el Centro Cultural Bernardino Rivadavia de Rosario. Dos años más tarde, Scheimberg y Marcaccio fueron co curadores de la colectiva "Rosario x Buenos Aires", también en el CCBR, en la que participaron Torti, Nístor y Vignoli, entre muchos otros, junto a destacados artistas de Buenos Aires como Marcia Schvartz o Alfredo Prior. "Un círculo se cierra", comentó la curadora apenas veinte días antes de inaugurar su tercer trabajo, la muestra colectiva de pintura Pic Fic, el 29 de marzo en OSDE Rosario.

(*) Fundadora y directora de la revista Otrocampo. Actual productora del Festival de Cine Under de Rosario. Curadora del espacio WIP.

Compartir: 

Twitter
 

1937, acrílico sobre tela, de 2007, es uno de los trabajos de Scheimberg expuestos en los túneles del Parque de España.
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.