CULTURA / ESPECTáCULOS › ESTA NOCHE COMIENZA 89 SEGUNDOS, CON SUSANA RUEDA Y LEO RICCIARDINO.

Para discutir ideas en la pantalla

La propuesta pretende debates acotados al tiempo del título, con panelistas e informes especiales que actúen como disparadores de las discusiones que también tendrán espacio para el intercambio de opiniones entre los protagonistas.

Hay una premisa clave que marca a 89 segundos: La de recuperar la cultura del debate. Desde esta noche a las 21, Susana Rueda y Leo Ricciardino se pondrán al frente de un envío que se sostendrá semanalmente por la pantalla de Canal 5, y que hoy abrirá con el intercambio sobre seguridad entre el diputado nacional Daniel Germano, Arturo Araujo del Colegio de Abogados, Enrique Font como secretario de Seguridad Comunitaria y el juez de Sentencia Antonio Ramos. Serán ellos los primeros en amoldarse a un formato que propone la presentación de ideas en el tiempo exacto que le da título al programa, y que contemplará además la posibilidad del cruce de opiniones, en una propuesta poco frecuente en la televisión local.

Es que, en un medio donde lo que abundan son las críticas cruzadas y carentes de fundamentación, 89 segundos le apunta al enriquecimiento ideológico, con una propuesta que colaborará además en la formación de espectadores críticos. "El debate no es frecuente, por lo menos no lo es de la manera en que nosotros lo pensamos", admitió Leo Ricciardino, que remarcó: "El desafío es justamente ése, que el debate sea pautado para poder ganar en concreción de ideas, de posiciones. Y también en conclusiones, que el debate genere un cierre. Porque la idea general del programa sería aportar a la discusión de los temas y que se puedan ir clausurando. O por lo menos ir cerrando etapas para que se disparen otros debates, que los temas vayan ganando en riqueza para que se abran nuevas discusiones sobre esa misma temática. Y el tiempo acotado te obliga a elegir los argumentos. Obliga realmente a calificar tus propios argumentos y expresar los más representativos".

Para Susana Rueda, la presentación semanal de los debates colaborará con la posibilidad de lograr "un aprendizaje paulatino" en la sociedad. "No estamos acostumbrados ni siquiera a discutir ideas -consideró﷓. Desde la famosa muerte de las ideologías acá no se discutía, entonces la gente se paraba en blanco o negro. Y los argumentos, el criterio, empezaron a brillar por su ausencia. Entonces creemos que ha llegado el momento de poner sobre la mesa de debate las opiniones argumentadas. Al poner un período de 89 segundos, un límite a cada exposición, alimentamos que los mejores argumentos del debate se concentren, de modo que no haya lugar ni espacio para las chicanas, para el debate vacío de contenidos. Desde ese punto de vista estamos teniendo un avance. Por lo menos estamos poniendo un granito más de arena en la evolución".

En ese marco, quienes participen de cada envío tendrán además un espacio para el debate abierto, según explicó Ricciardino: "Hay una primera ronda de exposiciones bien pautada, ajustada al reloj de los 89 segundos. Después hay un debate en el cual el reloj sigue rigiendo como guía para los panelistas, que pueden cruzarse entre ellos. Ahí está nuestra función con Susana, la de moderar y encauzar el debate para que no se vaya para otros lados y sea incomprensible para el televidente. Después hay mucha rigurosidad en el cierre de las conclusiones. Le damos mucha importancia a las conclusiones porque la idea es que cada panelista transforme su idea inicial a partir de lo que ha sido el transcurso y desarrollo argumentativo de la discusión".

En cuanto a la selección de los ejes del debate, Rueda distinguió la intención de apuntar temáticas en función del pulso social. En ese marco, el debut del ciclo estará vinculado con la inseguridad. "Es el problema que está al tope de las encuestas sobre la preocupación de la gente -recalcó﷓. Pero también vamos a ir midiendo el pulso de la semana, si hay temas que son debate durante la semana vamos a proponer que se vuelquen en una mesa con todos los protagonistas. También vamos a tratar de hacer un aprendizaje y una docencia general, porque como no hay costumbre hay muchos que rechazan el debate. Nos ha pasado de citar gente que no quiso debatir diciéndonos que otro de los panelistas no estaba a su nivel. El objetivo no es poner a todos en un mismo nivel de debate, sino poner los argumentos sobre la mesa y después que la gente decida cuál es el nivel que más la convence. Va a ser difícil, una tarea de docencia y aprendizaje de todos para que quienes participen entiendan que es un debate igualitario donde cada uno tiene el mismo derecho".

La heterogeneidad temática tendrá además su correlato al momento de la conformación de los paneles, y así lo aclaró Ricciardino: "En algunos temas uno puede conocer las posturas previas de los panelistas. En otros lo iremos descubriendo en la misma mesa de debate. La idea es que sea heterogéneo para ganar en riqueza argumentativa en cada una de las temáticas. Lo importante es que por allí hay participación de la gente a partir de lo que hemos planteado como informes, que son los que disparan los temas. Son informes previamente confeccionados donde se incluyen encuestas a la gente e imágenes. La imagen, y la conformación de un informe televisivo, también pueden generarle al panelista (que no lo ha vista antes) nuevas ideas sobre lo que va a argumentar".

Y si bien la dupla obrará fundamentalmente como moderadora, también marcará algunas líneas. "Generalmente opinamos muy brevemente cuando disparamos el tema, cuando queremos llevar el debate hacia algún lugar. Va la opinión junto con la pregunta. También en la presentación de los informes está reflejada nuestra opinión, aunque muy discretamente. La intención es que aparezca la opinión de los panelista", reconoció Ricciardino y, en esa misma línea, Rueda remarcó: "Como todos los periodistas sabemos, la objetividad no existe. Desde la selección de temas a la selección de las palabras y la forma de formular las preguntas, estamos volcando nuestra opinión. A lo que nos comprometemos es a ser ecuánimes, y a traer representantes de las distintas posturas. En eso se va a ver la heterogeneidad de los invitados y, también, de los temas. Vamos a debatir sobre todo, no solamente sobre política (aunque todos los temas son políticos), sino también sobre educación, libertades, economía, sobre todos los temas que le preocupan a la sociedad".

El proyecto es desarrollado por BT Producciones y Canal 5, y tiene como productores periodísticos a Laura Vilche, Diego Fiori y Silvana Depetris además del equipo a cargo de la edición de los informes que disparan cada debate.

Compartir: 

Twitter
 

Leo Ricciardino y Susana Rueda conducen el envío que irá los domingos a las 21 por Canal 5.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.