CULTURA / ESPECTACULOS

Un documental muestra el largo y sinuoso camino de los tobas

El Camino de los tobas: del Chaco a Rosario, es el documental que hicieron la periodista Mariela Mulhall y el realizador Ernesto Avila. Esta noche se estrena en el Banco Municipal.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Durante tres años, el equipo de producción encabezado por la periodista Mariela Mulhall y el realizador Ernesto Avila frecuentó numerosas comunidades Qom, proceso que le permitió registrar conductas, voces, testimonios. El producto final de esa extensa labor --que se traduce en un total de casi treinta horas de grabación-- es El Camino de los tobas: del Chaco a Rosario, el documental que esta noche a las 21 estrenarán en el Auditorio del Banco Municipal de Rosario (San Martín 730), en una proyección organizada por el Centro Audiovisual Rosario.

Planteado con el objetivo de retratar las costumbres de una creciente comunidad aborigen en una ciudad que se desarrolló "de cara a Europa", el proyecto se centra en la población toba pero bien puede comprenderse como un reflejo de las dificultades que los pueblos originarios enfrentan en todo el continente. En cuanto al proceso de trabajo, el documental comenzó a fomentarse con algunas primeras tomas en el asentamiento de Rouillón al fondo (Barrio Municipal Toba y asentamientos Villa Cariño y Las Tacuaritas), para ampliarse luego con registros en Los Pumitas, Almafuerte y Travesía, Granadero Baigorria y las localidades chaqueñas de Tres Isletas, Castelli, Miraflores y Pampa del Indio. En medio de ese período, el proyecto fue ganador del Concurso de Subsidios del Fondo Municipal de la Secretaría de Cultura y Educación de la Municipalidad de Rosario.

A pesar de reconocer que el galardón los sorprendió, Mulhall reconoció que la designación del jurado puede estar relacionada con la necesidad de acercarse a una comunidad prejuzgada socialmente. "Hay bastante misterio sobre lo que ocurre detrás de las comunidades. En general las comunidades aborígenes están estigmatizadas por la pobreza. Lo que uno siempre ve es éso, lo que aparece, que son pobres y están marginados, entonces es interesante el hecho de poder ir detrás de todo eso y conocer cómo es la vida, cómo son sus costumbres y cuáles son las ideas que tienen frente a la vida, las cuestiones sociales y frente a ellos mismos. Por eso más allá de lo estigmatizante y la discriminación, también hay una curiosidad por saber, y nuestro objetivo es poder acercar a los sectores que están lejanos y que no conocen cuál es la vida, el pensamiento y la historia de la comunidad Qom, para que puedan acercarse y conocerla. Ese es uno de los objetivos del documental", expresó a Rosario/12.

Por su parte, Avila destacó la importancia de apelar a las propias voces del pueblo Qom para llevar adelante el relato: "Una de las definiciones que tomamos para encarar el documental fue lograr un documental testimonial, que los mismos tobas fueran los que construyeran el relato. Dentro de la comunidad trabaja mucha gente blanca, criolla, haciendo diferentes tareas, desde estudiantes de antropología, médicos, misioneros, evangelistas, y nos sirvió mucho charlar con ellos. Pero lo más rico, y quizás lo más costoso, fue charlar con la gente toba. Y elegimos construir el relato a partir de cómo ellos se ven a sí mismos, cómo ven la ciudad y el porvenir de la comunidad".

Aunque sumisos y medidos en sus palabras, los miembros de las comunidades tobas fueron de los últimos en ser doblegadas por la barbarie del hombre blanco, empecinado en erradicar a los pueblos originarios. De hecho, fue en el siglo XX cuando por diversas causas se vieron obligados a abandonar su geografía natural en el Chaco Central y Chaco Austral, perdiendo en simultáneo aquella estirpe guerrera. "Nosotros de alguna manera ahora los conocemos derrotados, entonces es diferente", distinguió Avila, y concluyó: "Sin embargo tienen mucho para decir. El tema es saber escucharlos y de alguna manera romper el cerco, que existe por desconfianza de parte de ellos. Porque van pasando políticos, estafadores, gente que les robó las tierras, en ese sentido están muy desprotegidos. Pero acá en Rosario ahora se está reformulando, hay mucha gente trabajando con ellos y existe también un movimiento de documentalistas extranjeros interesados en reflejar su realidad".

Compartir: 

Twitter
 

El trabajo es producto de más de treinta horas de grabación en distintas comunidades tobas. El proyecto fue ganador del Concurso de Subsidios del Fondo Municipal de Cultura.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared