CULTURA / ESPECTACULOS

De la pobreza verbal a la riqueza interactiva

 Por Marcia Bredice

¿Cómo hablamos los argentinos y, en particular, los adolescentes argentinos? ¿Simplificamos o empobrecemos el lenguaje? ¿Cuánto hacemos por enriquecer nuestra expresión? ¿Leemos buenos libros o nos llenamos de información chatarra? Son éstas las preguntas disparadoras a partir de las cuales mis alumnos de sexto año del Liceo Aeronáutico Militar de Funes comenzaron a problematizar la lengua, en el marco de un proyecto que se me ocurrió proponerles desde la cátedra Lengua y Literatura.

De la lectura en voz alta de algunos textos de Ivonne Bordelois, los chistes que se remataban con un "hablá bien gil" y el racconto anecdotario de la incorporación de las Tics a lo cotidiano, comenzaron a surgir algunas inquietudes sobre la situación actual del español en el día a día de la expresión adolescente. Una profunda preocupación por desglosar los principales factores de lo que la mayoría de los críticos y pensadores de la educación llamaron afasia léxica movió a los estudiantes a gestionar los primeros pasos en materia investigativa.

El plan se echó a andar bajo el nombre Pensar y Hacer la Lengua y tuvo como objetivo estimular la curiosidad por la lectura, el conocimiento y la riqueza del idioma.

Los chicos comenzaron a interrogarse por el rol de la lectura literaria en el enriquecimiento de su vocabulario y como propuesta triunfal idearon actividades de difusión de estrategias y concientización para cuidar y enriquecer la lengua. De ahí los blogs, los grupos sociales, las páginas webs, las campañas de difusión gráfica, los grupos de lectura literaria, la recolección de libros para donación a la biblioteca de la institución y los videos documentales y de humor sobre el lenguaje.

A partir del optimismo en la superación y los títulos ocurrentes con los que nombraron sus proyectos ﷓los blogs Leer es Crecer, Leer me copa, El túnel del lector, Los libros no muerden y No dejes que la palabra muera; y los grupos sociales abiertos Animarse a leer; Leer, crecer y aprender; Asegurá tu futuro, hablá bien; y Mejorar el Habla﷓, lograron articular la creatividad, la diversión, la interactividad y el conocimiento.

Como coordinadora del proyecto debo reconocer que los resultados fueron por demás de satisfactorios. No sólo profundizaron en las reducciones léxicas o giros lingüísticos en los que ellos mismos como hablantes del español rioplatense incurren, sino que también lograron animar al resto de los estudiantes y a sus contactos en el ciberespacio a reflexionar comprometidamente sobre las diferentes maneras de mejorar el contenido léxico de la expresión y a actuar en consecuencia.

Territorializarse en la lengua, hacerla propia, ampliar el vocabulario y generar hábitos de lectura y consumo de información selectiva. Construir inteligencia colectiva, pensar en conjunto, multiplicar ideas y experiencias y negociar soluciones prácticas: tales los logros que en la realidad virtual y en la realidad real concretaron estos adolescentes que, lejos de lo que hoy se dice de ellos como franja etárea, asumieron el desafío y el compromiso de pensar y hacer la lengua.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.