CULTURA / ESPECTáCULOS › SéPTIMA EDICIóN DEL FESTIVAL TRANSTERRITORIAL DE CINE UNDERGROUND EN ROSARIO

El mapa subterráneo del audiovisual

Una nueva edición para un espacio que ya conoce entidad y desarrollo. El encuentro tuvo días plenos de puertas abiertas al quehacer audiovisual, con una programación que viene destacando de manera creciente, así como siempre ecléctica, imprevista.

 Por Leandro Arteaga

La séptima edición del Festival Transterritorial de Cine Underground conoce hoy su última jornada en Rosario, con una programación que viene destacando de manera creciente, así como siempre ecléctica, imprevista, con posibilidades de exhibición, de difusión, y de ganas de ver -﷓y de hacer-﷓ mucho cine. A manera de conclusión, y luego de tanta tarea, el Festival cierra hoy con la muestra del artista rosarino Mauro Guzmán, que tendrá lugar en WIP Espacio de Arte (Mendoza 862).

Tal como Victoria Ciaffone, su organizadora, de ánimo tan radiante como el que destila la energía de dicha propuesta, profesa: "El festival tiene que ver con el encuentro y con todo tipo de conexiones, porque es una herramienta que nos permite conocernos, conectar gente, y vincular a los realizadores con las salas de exhibición". La propuesta es organizada por el Grupo CTM Cine y ha contado con el auspicio del Centro Audiovisual Rosario, mientras que las sedes se distribuyeron entre el CAR y muchas más salas, tales como Arteón y El Cairo.

Son siete años de Cine Under, pero ramificados desde locaciones y hasta países distintos. Así como en Rosario, la séptima edición ha ocurrido o sucederá -﷓de acuerdo con su programación﷓- también en Buenos Aires, Quito, Montevideo, Bogotá, Asunción, y Córdoba. "Por eso me parece una picardía -﷓comenta Ciaffone a Rosario/12﷓- que hagamos la sección 'En foco: Santa Fe' y muchos directores de la provincia no se animen a mandar sus trabajos. Si el espacio está y se puede utilizar hay que usarlo, si no se mandan las películas o no se va al cine no se lo usa. Por eso me parece una picardía, porque para exhibir, generalmente, es necesario tener que pagar. Al no ser selectivo, el Festival da esta posibilidad de poder proyectar, no hay pautas, porque en el festival proyectamos todos, por eso, que los realizadores se animen más. Quizás tenga que ver con que sea todavía nuevo, en Buenos Aires están más acostumbrados, pero en verdad el festival tiene una fisonomía distinta en cada uno de sus lugares".

Esto no equivale a poca participación, ya que "de todos modos, hemos recibido cuarenta y cinco trabajos". Menos aún respecto de la cantidad de público que se ha ido acercando a lo largo de la semana. "Desde los últimos años, el público es cada vez mayor, pero no sólo desde el volumen, sino desde todo punto de vista", agrega Ciaffone. "Se trata de gente que tiene ganas de meterse en el mapa subterráneo de lo audiovisual, en todo sentido, así como de gente que está relacionada con la industria pero desde otro lugar. El primer año, en Buenos Aires, teníamos doscientas personas en tres días, pero eso es anecdótico, ahora son muchas más. Lo que importa es que el público va a ver estas películas como lo hace también con otros festivales. El público es el que tiene ganas de ver las películas del director sobre el cual escuchó que es bueno, y es así que va a descubrir y a disfrutar de la pantalla grande. Porque el público crece y cree en el festival, es que se van a poder seguir dando muchos más pasos".

Además, la edición rosarina fue acompañada de la presencia de realizadores notables como Paulo Pécora, Ernesto Baca y Homero Cirelli, sea desde retrospectivas y retratos, así como desde la particular Música para Astronautas: Sinfonía industrial nº2, de Baca, que contó con música en vivo a cargo de Ariel Tremari y Marcelo Mamani. Artífices de un cine de búsqueda personal, la presencia de ellos ha servido también como motor de reflexión respecto de lo que implica el quehacer audiovisual, en una época como la actual, atravesada por las potencialidades de las muchas y nuevas tecnologías.

Al respecto, Ciaffone señala que "no es el avance de la tecnología lo que importa, ni tiene que ver con el futuro, mientras muchos piensan que sí". "En todo caso, depende del uso que se le dé, porque si es por escribir, dame un lápiz y un papel, es lo mismo. Lo que importa está en lo que se tiene para decir, porque de lo contrario ninguno de los dos medios te va a servir. Cualquiera puede acceder a filmar, a hacer un corto o una producción audiovisual, pero lo importante está en la mirada que se tenga sobre el mundo y no con tener la mejor cámara. Tiene que ver con la voluntad, con las ganas, con el ejercicio mental, con ir al cine, con leer. Eso es lo que está bueno."

El Festival Transterritorial de Cine Underground ha ratificado, otra vez, y hacia más veces futuras, que su motivo radica en "un modo de organización y de visibilización, donde tengan lugar todas las producciones". "Es en el corrimiento que tiene que hacer el espectador de cine under respecto de otros tipos de festivales donde más tenemos que trabajar", concluye Ciaffone.

Compartir: 

Twitter
 

Victoria Ciaffone, una de las organizadoras del Festival Transterritorial.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.