CULTURA / ESPECTáCULOS › EN "BELLA ADDORMENTATA", EL DIRECTOR MARCO BELLOCCHIO RECUPERA UNA HISTORIA POLéMICA.

La vida y la muerte sin preconceptos

El film cuenta el drama de una estrella de cine que cuida de su hija, que se encuentra en estado vegetativo. Inspirada en el caso de Eluana Englaro, una mujer que pasó 17 años en coma antes de que por decisión de su padre se desconectara la máquina que la mantenía con vida.

 Por Emilio A. Bellon

En el Festival de Venecia 2012, el León de Oro al mejor film fue concedido a "Pietá" del realizador coreano Kim Ki﷓Duk, decisión que despertó una acalorada polémica, ya que un gran sector de la crítica ﷓y adscribo a esto﷓ consideró que esta obra, que conocimos en nuestra ciudad en una función de Cine Club a principios de este año, no reunía ni lograba lo que sí otras realizaciones del director. Y en esta misma edición, que permitió sí que "The Master" fuera reconocida en las categorías mejor dirección y actores principales, "Bella Addormentata" de Marco Bellocchio, film que hoy nos ocupa, sólo fue destacada en el renglón "mejor actor emergente", Fabrizio Falco, quien en este tan controvertido film interpreta al hermano de la agónica protagonista, Eluana Englaro.

Apoyado en la crónica de la vida cotidiana, en el angustiante y ensordecedor periplo de diecisiete años que debió atravesar Eluana Englaro, el autor de "Vincere" uno de los más viscerales y grotescos sobre la representación del fascismo que hayamos conocido en las últimas décadas, nos plantea de manera reflexiva, dejando en el fuera de campo, de manera oculta a la misma protagonista, un entramado de voces y miradas sobre un debate que pendula entre la vida y la muerte, en el cual entra otro término, aportando otros interrogante, el de sobrevivir.

De los diecisiete años en un estado vegetativo, de esas interminables horas de suplicio, pero para algunos esperanzadores días, el realizador de "La nodriza", sobre el cuento homónimo de Luigi Pirandello y su "Enrico IV" a partir de la pieza teatral del mismo autor, Marco Bellocchio elige construir un relato sobre los últimos seis días de la protagonista, del 3 al febrero del 2009. Y ya desde las primeros momentos del film los informes del telegiornale se van cruzando con los gritos de repetidos "Despierta!!!", mientras van asomando frente a nosotros los personajes que, desde sus historias íntimas y públicas, van tejiendo un tapiz sobre el fondo de los acontecimientos, desde el momento en que se concreta el último pasaje de Eluana, en su traslado a la ciudad de Udine. En la pantalla las imágenes de los acontecimientos que la tienen como blanco móvil de la mirada ciudadana, que dispara hacia los intereses políticos, las ofrendas religiosas, los actos de protesta en contra de la eutanasia, la militancia por el derecha a una muerte digna.

En el correr de este año dos films, ambos de origen europeo, nos permitieron acercarnos a dos historias en las que ayudar a morir a otro puede, como en estos casos, para algunos, comprenderse como un acto de amor, como pudimos seguir en la muy resistida "Amour" de Michael Haneke y la reveladora "Algunas horas en primavera" de Stephane Brize. Ciertamente esta aseveración abre a cuestiones muy personales y entra en juego, por igual, la cuestión del suicidio.

En horas de la mañana del día sábado 5 recibíamos con dolor la noticia de la decisión que había adoptado Carlo Lizzani, admirado guionista y director, ya desde los tiempos del Neorrealismo, de quien hemos visto este último tiempo "Celluloide" sobre el rodaje de "Roma ciudad abierta" de Roberto Rossellini. En las páginas de los diarios italianos, la mayor parte de los periodistas al dar cuenta de los hechos hacía mención a la analogía entre este trágico acto y la similitud que guardaba con la manera en que uno de los grandes de la Commedia, Mario Monicelli, había puesto fin a su vida. Acaso, ante estos hechos, ¿podemos abrir algún juicio?. Ciertamente muchos lo hacen y en la mayor parte de los casos desde una posición cómoda y reduccionista, atendiendo más a escuchar mandatos impuestos que a reflexionar sobre las urgencias y pesares, desolaciones o sin salidas, por las que pudo haber experimentado un ser humano.

Es así que el film de Marco Bellocchio, lejos de ofrecer una respuesta desde su lugar, de plantear una única vía, nos deja en ese espacio en el que podemos ver, como en el afiche original, un bosque con la parte superior abriéndose, mostrado desde arriba, haciendo mención a la fábula del cuento de hadas, y desde donde se pone en juego el mismo término despertar. En los relatos infantiles, aquellos que comienzan con había una vez, algo mágico y esperado puede suceder: pero aquí, la lucha se da en un territorio en el que cada uno de los que nos acercan sus particulares historias, en la escena de ese profundo e inmóvil sueño de Eluana Englaro, manifiesta sus fisuras, su constante estado de crisis y a la espera de ese amor que permita que algo diferente como pueda llegar a acontecer.

Y es, entonces, que este film, de visión más que necesaria y de debate abierto, que nos lleva a pensar en tantos otros, nos motiva a revisar la filmografía de su autor, quien hoy ya cuenta con casi setenta y cuatro años. Y que ya con su primer largometraje, "I pugni in tasca" estrenado en 1965 nos ofrecía el retrato de una familia disfuncional, marcado por la violencia, por la tragedia, al son de los pasajes operísticos de "La Traviata". Numerosos films de su autoría fueron prohibidos o mutilados durante la dictadura. Y algunos de ellos nunca fueron comprados por los distribuidores locales, entre estos "Marcia trionfale", "Gli Occhi, la bocca", "La visione del sabba", "La condanna", "Il sogno della farfalla", "Sorelle mai". Admirador no sólo de la filosofía y de la poética de Luigi Pirandello, Marco Bellocchio igualmente llevó al cine su particular versión de "La gaviota" de Anton Chejov y aún podemos recordar el escándalo público, prohibición y aprobación posterior, en algunas salas de Capital, cuando el estreno de "El diablo en el cuerpo" en el año 1986.

Frente a esta temática recordamos a nuestros lectores que en la edición del domingo 15 de septiembre, la Doctora en Filosofía, Elisa Di Bárbora nos permite seguir todo un planteo desde el campo de la Bioética, sobre "la muerte digna y la eutanasia".

Bella Addormentata. 9 (nueve) puntos.

Italia-Francia, 2012

Dirección: Marco Bellocchio

Guión: Verónica Raimo, Stefano Rulli y Marco Bellocchio.

Fotografía: Daniele Cipri

Música: Carlo Crivelli.

Intérpretes: Toni Servillo, Isabelle Huppert, Alba Rohrwacher, Pier Giorgio Bellocchio, Maya Sansa, Fabrizio Falco, Michele Rondino, Roberto Herlitzka.

Duración: 115 minutos.

Sala de estreno: Cine Del Centro.

Compartir: 

Twitter
 

La gran actriz francesa Isabelle Huppert, en uno de los protagónicos de esta película.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.