CULTURA / ESPECTACULOS › "COMO PASAN LAS HORAS", ESTRENO PARA ROSARIO

Ultimo film de Susana Campos

A pesar de su estreno en el marco del Festival de Berlín en el 2005, de haberse alzado ese mismo año con el premio Fipresci a Mejor Película Nacional, y de haber cosechado cuatro nominaciones --película, dirección y fotografía-- para los Cóndor de Plata, Como pasan las horas jamás logró un espacio en el circuito comercial de la ciudad. De allí la importancia que su directora, Inés de Oliveira Cézar, le atribuya a la proyección que, en calidad de estreno, se llevará a cabo mañana a las 21.30 en el Centro Cultural Cine Lumière (Vélez Sarsfield 1027), y que, como valor agregado, permitirá encontrarse con la última actuación de Susana Campos.

Y no es un dato menor el de la presencia de la actriz, quien en el film --escrito en conjunto por la directora y el dramaturgo Daniel Veronese-- interpreta a una mujer enferma de cáncer, lo que significó un cruce con el conflicto real por el que atravesaba Campos. Sin embargo, no es ése el punto de partida del film, según anticipó la directora: "El proyecto surgió a partir de una imagen que tenía, y que terminó siendo una imagen central y el eje de la película, que es la situación de un chiquito de seis años con su padre. A partir de esa imagen que empecé a tener se fue dando, de una manera bastante orgánica, el guión de la película, que trabajé con la colaboración de Daniel, que fue un proceso interesante".

Con una formación ligada a lo teatral, y considerando además al trabajo con Veronese, Oliveira Cézar no hizo de su obra un film cargado de diálogos, en lo que resulta una de sus particularidades como directora. "Diría que el cine que hago, curiosamente, es un cine donde los actores no actúan y donde hay muy poco texto. Podemos hablar de Tarcovsky, un tipo de cine que me gusta mucho, me conmueve y donde me siento a gusto e identificada. Es el tipo de cine que me interesa", destacó.

Mientras tanto, dentro del relato (y acoplándose al viaje entre ese padre y su pequeño hijo) aparece Roxana Berco asumiendo el rol de la hija del personaje encarnado por Campos, lo que derivó en el dramático paralelismo entre realidad y ficción. "Eso no fue buscado. Cuando escribí el guión pensaba en Roxana como la protagonista y en Susana como la madre, por el hecho de que es la madre en la realidad, de que las conozco a las dos y que me aparecía como algo natural. Susana estaba lo más bien, haciendo teatro y giras por el interior con Brujas, súper activa. Un mes antes del rodaje Susana se enteró, por una pequeña molestia que tenía en la pierna, que tenía un cáncer fulminante. Obviamente la eximí de trabajar en la película, pero ella se obstinó en hacerla, porque tenía un sentido enorme poder hacer la película antes de morirse. Frente a la valentía que tuvo y al amor que tenía por el cine le dije que siguiéramos, no pensé nunca en decirle que no por el riesgo de que se muriera mientras filmábamos. Si hubiera hecho algo así no hubiera podido filmar nunca más una película", relató la directora.

"Coincidió entonces con que el rol de la película era el de una señora enferma de cáncer, y dentro del plano terminó siendo una realidad --agregó--. Como también terminó siendo realidad el hecho de que fuera la despedida entre una mujer y su madre, porque la película les permitía despedirse de una manera muy particular, haciendo cine juntas, algo sobre lo que tenían muchas ganas y nunca habían podido hacer. Por casualidad, para todos terminó teniendo un sentido mucho más profundo que el de la película".

Compartir: 

Twitter
 

Susana Campos y Roxana Berco, madre e hija. La actriz interpretaba a una señora enferma de cáncer.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.