CULTURA / ESPECTACULOS › A PROPOSITO DEL ESTRENO DE LOS JUEGOS DEL HAMBRE - SINSAJO, DE FRANCIS LAWRENCE.

El juego y las imágenes violentas

Si algo se destaca de esta muy promocionada serie fílmica es su mirada sórdida, desencantada. Los jóvenes, la violencia, y algunas imágenes insoportables. Lógica de video-juegos como manera de sustraerse a un mundo adulto y corrupto.

 Por Leandro Arteaga

Los juegos del hambre: Sinsajo - El final (The Hunger Games: Mockingjay - Part 2) - (EE.UU., 2015)
Dirección: Francis Lawrence.
Guión: Peter Craig, Danny Strong, Suzanne Collins.
Fotografía: Jo Willems.
Música: James Newton Howard.
Montaje: Jennifer Vecchiarello.
Reparto: Jennifer Lawrence, Josh Hutcherson, Liam Hemsworth, Woody Harrelson, Donald Sutherland, Philip Seymour Hoffman, Julianne Moore.
Duración: 137 minutos.
Salas: Monumental, Hoyts, Showcase, Village.
7 (siete) puntos.

La dinámica de Hollywood ha cambiado, en esta nueva etapa sucede otra manera de mirar y de pensar el cine, con las series televisivas como nuevo paradigma. Ya no se trata de películas unívocas, sino de mundos trazados a lo largo de varios títulos -lo demuestra el caso ejemplar que es Marvel-, así como de historias prolongadas en el tiempo. Los juegos del hambre entra en esta segunda variante, tampoco es el ejemplo primero.

Por un lado, la serie literaria de Suzanne Collins salta al cine como consecuencia de otros intentos, exitosos, con público o géneros narrativos parecidos: El Señor de los Anillos, pero fundamentalmente Harry Potter. Por otra parte, la versión cinematográfica es también variante de un argumento ya esgrimido en ese otro mundo alterno y japonés que es Battle Royale, distribuido en libro, películas y cómic. Eso sí, no tiene demasiado sentido sentenciar el presunto oportunismo norteamericano desde la comparación y contraste con el caso japonés, tal vez mejor. En verdad, se trata de algo profundamente distinto, debido a una narrativa que contiene otros matices, difícilmente equiparables a la de Los juegos del hambre. Mejor será pensar esta serie literaria y fílmica como la versión distópica norteamericana de una problemática violenta que toca a los (muy) jóvenes de cualquier latitud.

Este cronista confiesa que leyó el primero de los libros de la Collins porque a Stephen King le había caído en gracia. Si lo dice King, así sea. Luego el maestro más o menos se desdijo con lo que siguió, y eso fue suficiente también. Pero pensar la serie fílmica obedece a otros parámetros, que en todo caso responden a una base literaria que es refundada. Y lo que surge es un fresco panóptico que en nada desdice la abulia en la que el mundo pareciera estar sumido, mientras toca con urgencia a ese otro mundo que son los adolescentes.

La última entrega de Los juegos del hambre viene a concluir una mirada de enrarecimiento gradual, distribuida en los tres capítulos previos. El punto más alto, pero en verdad más subterráneo, se había tocado en el título anterior, cuando a la manera de un reloj de arena el argumento y sus personajes se invertían para reproducir un mundo que, bajo tierra, se parecía demasiado al del dictador Snow (Donald Sutherland).

La bisagra entre el arriba y el abajo la permite Katniss (Jennifer Lawrence), joven destinada a pelear en estos "Juegos del hambre" que el gobierno organiza ritualmente, con niños y adolescentes obligados a matarse para lograr el éxito y sobrevivir. Eso sí, Katniss participa para proteger a su hermana, a la vez que cuida de Peeta, quien está irremediablemente enamorado de ella. Los dos plots siguen a la joven a lo largo del guión de las cuatro películas, y se revelan tan fundamentales para su carácter así como para la delineación de un mundo cínico.

El cinismo tiene eje en la televisión y sus shows de colores chillones. El juego del hambre es la manera con la que mantener entretenida a la audiencia, mientras ésta interactúa desde la comodidad raída de sus casas, con ayudas que sostienen un poco más las vidas de estos condenados. Katniss, o "Sinsajo", será la portavoz involuntaria de una revuelta. La película anterior era el punto límite porque allí cuando ella ingresaba a este contra-mundo, una reiteración de mismos mecanismos retóricos y publicitarios la perfilaban como la estrella de una aventura a sus expensas. ¿Dónde depositar, entonces, la confianza?

Tal vez una de las impresiones que permanece a lo largo de todas las películas sea la de un mundo caído en su confianza, donde no existen lazos creíbles. Sin la necesidad de apelar a una hiper-tecnologización, basta con la televisión como cohorte de vestuarios ridículos y mentalidades en conserva para dar cuenta de la homogeneización del carácter social. El valor fotográfico que destilan opta por privilegiar un estado de ánimo oscuro, muy bajo. A la par de un contraste escenográfico, sostenido entre la superficie y lo que se esconde, que recuerda voluntariamente a Metrópolis de Fritz Lang, y logra una mirada mucho más crítica, por coherente, que la supuesta por V de venganza y su anarquía presunta. (Vale, eso sí, esta reserva: Si V de venganza traicionaba, con un final espurio, el espíritu rebelde del cómic de Alan Moore; Soy leyenda, del mismo director del film que se comenta, hacía otro tanto con la novela homónima de Richard Matheson).

Si a estos films, repartidos entre los directores Gary Ross y Francis Lawrence, se los abstrae de su espectacularidad triste, que invariablemente remite a la estructura episódica de un video juego, lo que se toca es la sonrisa negada de Katniss. Cuando ella pueda reír, habrá finalmente una luz y algo parecido a un desenlace. Pero para llegar allí también tendrá que torcerse el derrotero habitual, aquél que sabe cuándo argumentalmente evitarle angustias al espectador.

En este sentido, hay un momento que es atroz por quedar clavado en la retina, no tiene resolución y preludia un sinsabor mayor: Katniss camina escondida entre la multitud, evita la requisa de los guardias. Una niña, desde los brazos de su madre, parece reconocerla. Katniss se retrae más en su capucha. La pequeña persiste con su mirada. Un guardia está a punto de detener a la joven rebelde. Pero una explosión los sacude. Cientos de piedras caen, y entre lo mucho más que Katniss mira, queda la imagen de la misma niña, que ahora grita aterrada sobre el cadáver de la madre.

Cuándo el cine para adolescentes comenzó a incluir imágenes semejantes sería tarea de observación más fina. Lo que sí puede aseverarse es que la televisión las cultiva diariamente, sin reflexión. Los juegos del hambre no constituye ninguna obra insigne, pero ofrece una mirada generacional en donde la violencia se manifiesta como parte intrínseca de una vida cuyos mismos juegos, constructores de infancias, ya la han asimilado.

Compartir: 

Twitter
 

La versión distópica norteamericana de una problemática violenta que toca a todos los jóvenes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.