CULTURA / ESPECTACULOS › TEATRO. UN PROYECTO PARA JERARQUIZAR A LOS TITERES COMO EXPRESION ARTISTICA.

El mundo metafórico de los objetos

La directora de La transformación permanente del Tabú en Tótem, Mónica Martínez, adelantó que este año se harán ciclos mensuales y anuales que incluyan a otros grupos locales, nacionales e internacionales. Un arte con infinitas posibilidades.

 Por Julio Cejas

Una de las obras preseleccionadas que participó esta semana de la 31ª "Fiesta Provincial de Teatro" -movida que finaliza hoy en la ciudad de Venado Tuerto- formará parte de un proyecto que integra la especialista en teatro de objetos Mónica Martínez, directora de esa propuesta. La obra en cuestión es La transformación permanente del Tabú en Tótem, estrenada en el 2014, es un trabajo de investigación de Leandro Martine, alumno de la creadora del Grupo BBLQ, de amplia trayectoria en las artes escénicas locales.

"El proyecto de creación se da a partir de la idea inicial de Leandro Martine basada en textos propios y en la obra de Oswald de Andrade Manifiesto antropófago que aborda la problemática del sujeto contemporáneo en la cultura", dijo Mónica Martínez a Rosario/12 en ocasión de su estreno.

La directora definió a este espectáculo como un trabajo unipersonal, donde a través del humor y la ironía se pone en escena una autorreflexión del personaje como sujeto‑sujetado por la cultura.

--¿Todavía se sigue pensando al títere como herramienta específica del teatro infantil?

--El teatro de títeres y objetos es un lenguaje teatral que tiene una gran diversidad de expresiones estéticas con propuestas no sólo para niños sino también para público adolescente y adulto -‑dice Martínez, quien se considera parte de los que tratan de desmitificar estas miradas que minimizan un arte tan antiguo como abarcador.

"Algunos creadores, rompiendo con esos viejos preconceptos que consideran esta disciplina como un arte menor; rescatamos la potencia del títere como objeto y el mundo metafórico de los objetos en general como un elemento o signo escénico portador de múltiples sentidos, como generador de ideas", comenta esta experimentada directora y docente.

Esta particular concepción del objeto propicia ‑según Martínez‑ la creación de obras donde se ponen en juego la circulación de temas como la vida y la muerte, lo animado, inanimado, o problemáticas del mundo adulto: política, género, diversidad cultural, sociedad, como así también la expectación y el puro goce estético que se da a través de poéticas que investigan sobre la materialidad del objeto, el espacio y el cuerpo.

"Se trata de todo un universo que hace de este lenguaje uno de los más potentes renovadores de la escena contemporánea en diversos contextos culturales del mundo; siendo Argentina generadora de una importante producción, entre las que se encuentra Rosario", expresa la creadora.

Los antecedentes más lejanos podrían rastrearse hacia 1999 en el Centro de Expresiones Contemporáneas, donde se organizó un ciclo de teatro de Títeres y Objetos para adultos en los que participaron entre otros, el grupo BBLQ Teatro con su obra Periplo, el viaje del héroe y La Mancha, con la obra La Tunda.

"Desde su formación en el 2001, El colectivo Titiriteros Rosarinos realizó también gestiones para seminarios con maestros como Jorge Onofri, de Neuquén, en 2003; Miguel Oyarzún y Carlos Piñero, del grupo EL Chon Chon de Córdoba en 2004, Guayra Castilla, de Salta en 2005 y Ana Alvarado ex‑Periférico de Objetos, en el 2006", comenta Martínez, refiriéndose a las preparaciones previas a los Ciclos de títeres y objetos para adultos.

En el año 2007, el ciclo fue organizado por La Hormiga, El Pingüinazo y Los del meñique; mientras que al año siguiente en la Escuela de Títeres se realizó otro ciclo en el que participaron el Grupo La Hormiga con su obra Tenue, Mariana Frare con El guerrero terrible y el grupo autoconvocado formado por docentes y alumnos de la escuela con la obra Todo tan Fugaz.

En 2012 se produce el III Ciclo de Genealogía del Objeto, evento de propuestas experimentales diseñado por Ana Alvarado y Carolina Ruy de Buenos Aires, producido por Mónica Martínez, del que participaron artistas y grupos de Buenos Aires, Entre Ríos y Rosario.

"En los últimos dos años se llevan a cabo tres investigaciones subsidiadas por el INT en Buenos Aires, Rosario y Misiones que trabajan sobre diferentes campos con el propósito de actualizar la información sobre el desarrollo de este arte", puntualiza Martínez a Rosario/12.

"A partir del 2016, proyectamos generar ciclos mensuales y anuales que incluyan a otros grupos locales, nacionales e internacionales, como así también espacios de producción y reflexión a través de clínicas, seminarios y gestión de circuitos para la circulación de obras y formación de espectadores", anuncia esta inquieta investigadora y creadora rosarina.

Rosario cuenta con la Escuela de Títeres de más larga trayectoria en el país y Latinoamérica, de la que han egresado muchos de los titiriteros que conforman este colectivo, con la que se propone establecer vínculos para impulsar también los espacios de formación e intercambio como se ha hecho en otros períodos.

Compartir: 

Twitter
 

La transformación permanente del Tabú en Tótem parte de una idea de Leandro Martine.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared