CULTURA / ESPECTáCULOS › "EL ULTIMO ATARDECER", SE EXHIBE HOY EN EL MADRE CABRINI.

Un western, un clásico del género

El film estrenado en 1961 se asienta en principios de la tragedia y además tiene momentos de reconocimiento y duelo final

 Por Emilio A. Bellon

En el único horario de hoy a las 19.30, la sala madre Cabrini, con sus tan queribles ecos familiares, exhibirá el film de la Universal de 1961 El Ultimo Atardecer, producción que se considera una pieza antológica del género, dirigida por uno de sus más reconocida artífices, Robert Aldrich, quien ya había presentado años anteriores, en los 50, títulos como "Apache" y "Veracruz".

Ahora, con guión de Dalton Trumbo, uno de los acusados durante el período del Maccarthismo, y a partir de la novela de Howard Rigby, "Cae la tarde en Crazy Horse", Aldrich vuelve a ubicar esta historia en una zona fronteriza con Méjico y nos presenta a dos personajes, un hombre de la ley y un homicida, que definen la conflictiva inicial del relato.

Es el actor Rock Hudson, uno de los más estelarizados de esos años, quien compone al sheriff Dana Stribling, quien sigue muy de cerca, por un crimen cometido en Texas tiempo atrás, a un hombre que lleva sobre sus espaldas más de un silencio y de viejas culpas. Este rol lo asume un característico del cine de aquellos años, Kirk Douglas, quien ahora en su rol de Brendan O'Malley vivirá un nuevo conflicto al reencontrarse con la mujer amada.

En ese escenario captado por la luz de Ernest Lazlo, dominado por odios y venganzas, por sentimientos quebrados, aquel antiguo amor revivirá otros deseos que se proyectan en una joven adolescente, hija de aquella. En el momento de su estreno, la crítica calificó a este film como una realización que transgredía los códigos impuestos por la moral vigente, más cercana a "Duelo al sol" de King Vidor, del 46, que a los films de su propio tiempo. En una de aquellas páginas de "Nuestro Cine" podemos leer: "...aquí no reconocemos tanto los elementos habituales del género tradicional como las conductas reprimidas, los acercamientos de orden incestuoso, los planteos existenciales...".

Auténtico fracaso de público en su tiempo, por no responder a los conceptos de acción y heroicidad del género, El Ultimo Atardecer cuyo título transmite ese concepto de fin de acto, se asienta sobre principios de la tragedia clásica, que incluye momentos de reconocimiento y duelo final. La construcción del personaje que compone Kirk Douglas, el outsider, responde al melancólico y errabundo romántico, cuya vestimenta negra, siempre de negro, lo asimila a una figura espectral del pasado deseoso de amor. Aldrich ha transitado por diferentes estéticas y entre sus films encontramos auténticos exponentes en la historia del cine, presentando a personajes en situaciones de riesgo, en espacios límites, en zonas de tensión entre miradas confrontadas.

En sus jóvenes años fue asistente de Charles Chaplin, Jean Renoir y Joseph Losey y de su extensa filmografía recordamos "EL vuelo del Fénix", "Doce del patíbulo", "La leyenda de Lylah Claire", "Qué pasa con Baby Jane?", Intimidades de una estrella". Falleció en 1983 a los 65 años.

El Ultimo Atardecer, film que se estrenó en el ex cine Radar de nuestra ciudad, nos lleva a seguir de cerca la historia de una persecución, de una condena sin derecho a la apelación, el film bien pude pensarse, entre otras lecturas, como una alegoría sobre los siniestros años de la llamada caza de brujas, época en la que el propio guionista fue obligado a comparecer ante el Tribunal por sospecha de pertenecer o tener ciertas simpatías hacia el mundo comunista, ante figuras tales como Mc Carthy, Ronald Reagan y Richard Nixon, entre tantos otros, adictos a la confección de listas negras.

Junto a Kirk Douglas y Rock Hudson, ambos ya con una constante presencia en la pantalla, encontramos a Dorothy Malone, actriz que ya había actuado junto a Rock Hudson en dos melodramas de la Universal, "Palabras al viento" y "Los diablos del aire", ambos del memorable Douglas Sirk.

Por su parte Kirk Douglas recién terminaba de presentar, junto a Stanley Kubrick "Espartaco",cuyo guión lleva también la firma de Dalton Trumbo; film que recién desde hace menos de una década se puede valorar en su duración original, ya que en el momento de su estrenó sufrió cortes por presiones de la censura.

En un rol no secundario como el esposo de Belle, el personaje que compone Dorothy Malone se encuentra uno de los actores más olvidados de Hollywood, de actuaciones inolvidables en films tales como "El Ciudadano" de Orson Welles, "El retrato de Jennie" de William Dieterle, "El tercer hombre" de Carol Reed, "La sombra de una duda" de Alfred Hitchcock, entre más de cien títulos. La banda sonora la compuso Ernest Gold y la canción principal, que lleva por título "La joven del vestido amarillo", todo un significado de parentesco y forcejeo interior, lleva la firma de otro de los compositores del género, Dimitri Tiomkin.

Como era de esperar, por todas estas consideraciones, el film no obtuvo nominación alguna. Y si bien es hoy una obra de culto entre los seguidores del género, entre ellos Sam Peckinpah y Clint Eastwood, aún no ha sido reivindicado como algunos historiadores lo esperan.

Esta noche, y esperemos que se vuelva a proyectar en otros horarios, es otra, de las tan pocas, oportunidades.

Compartir: 

Twitter
 

Kirk Douglas encabeza el elenco interpretando a un melancólico que busca a su joven amada. Un hombre de la ley y un homicida definen la conflictiva inicial del relato.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.