CONTRATAPA

El grito

 Por Luis Novaresio

"Estos hombres de campo ya no luchan para sí, sino por sus hogares y por sus hijos, para que tengan la seguridad de un futuro de la que ellos carecen. Estar a su lado en esta hora debería ser la posición de todo argentino" (Francisco Netri).

Uno: Y te vi la cara. Conste que es un fenómeno de la fragilidad nuestra, eso de creer que es posible opinar de todo sin el tributo sincero a la ignorancia. Cuánto ayudaría escucharte de vez en cuando, me dijiste, un "no lo tengo claro" o un contundente "de ese tema no sé". Pero no. Vos y yo, concluiste con pesadumbre, y tanto inquilino del poder, creen que es debilidad reconocer que no se sabe. Como si no se notara. Como si no nos diéramos cuenta. Y quiero preguntarte: ¿vos te bancarías a tu dirigente diciendo que no sabe? ¿Lo votarías? Y te presiento contándome que ya sería hora de que lo hiciéramos, porque así nos fue poniendo boleta en la urna a favor de los que con la Constitución se come, con los que no nos iban a defraudar, con los que decían que no eran tristes, con los que depositaron dólares y no recibieron dólares y con el que estaba en el infierno y pasó al purgatorio. Así nos fue.

Raros tonos de voces ahuecadas que se crispan por sus caprichos antes que por sus convicciones, retan a los que se les ocurre preguntar o, díscolos insoportables, pretenden disentir, reclamar. Gobierno para todos dicen ahora y en el pasado (porque reconozcámoslo: esto no es de ahora) olvidando que forma parte de la misma Constitución que los ungió como servidores públicos el artículo que permite peticionar a las autoridades. ¿Y, entonces? Entonces a clase. Maestras ciruelas con guardapolvo de gobernantes gritan, aunque muy bien se podría escuchar a media voz, que yo fui, yo dije y yo hice. ¿Y el resto? ¿Nada que reconocer? No. Ese es el enemigo. Y ahora todos, pero todos, historiadores por correspondencia, saben y grafican lo que Netri, Bulzani o Caporalini quisieron hace casi cien años.

Dos: Cuenta Bialet Massé que el ideario de la generación del 80 impuso un modelo de país agroexportador. Producir granos para exportar con trabajadores pobres en tierras en pocas manos. A principios del siglo XX, cuenta el estupendo sitio de la comuna de Alcorta, que un par de dirigentes que braman improperios deberían leer (www.comunadealcorta.gov.ar), el distrito compartía con el de Bigand la colonia La Adela, perteneciente a la Condesa Elina Piombo de Devoto. La empresa Genoud, Benvenuto, Martelli y Cía. subarrendaba estas tierras a doscientas once familias, quienes pagaban a la empresa el 34% (hasta el 11 de marzo de 2008, las exportaciones pagana aquí una retención del 35 por ciento promedio) de su producción, trillado, embolsado en bolsas nuevas y puesto en estación. Debían comprar y vender en el almacén de ramos generales de la empresa, trillar y desgranar con sus máquinas y hacer todos los seguros con ellos. Los contratos de arrendamiento eran por un año. En 1911, a esta situación se sumó la pérdida casi total de las cosechas y el hecho de que los arrendamientos alcanzaran su punto máximo en precio. Así, aunque la cosecha de 1912 fue excelente, no alcanzó a cubrir ni el 50% de las deudas de los agricultores. La mayoría de ellos, eran extranjeros. Italianos. Muchos.

Frente a esta situación, los comerciantes no cerealistas decidieron cortar el crédito a los agricultores, planteando que sus negocios se descapitalizaban y que no veían posible que saldaran sus deudas. Entre ellos se encontraba ╡ngel Bujarrabal, quien no sólo ayudaba a los agricultores a reflexionar sobre su situación, sigue contándote el sitio, sino que además les brindó todo su apoyo en lo económico y organizó en su almacén las reuniones de los chacareros, además de convocar a los comerciantes de la zona para ayudar a los agricultores. El primer acto público se realizo el 15 de junio de 1912 en Bigand, en la que el agricultor Luis Fontana sugirió elevar un petitorio a los propietarios para modificar los contratos de arrendamiento, dándoles un plazo de quince días para la contestación. El único propietario que se hizo eco de este pedido fue Victor Bigand. quien pidió una reunión con los agricultores para el día 3 de julio.

El 17 de junio los chacareros de Alcorta se reunieron en el edificio de la Sociedad Italiana de Socorro Mutuo, bajo la presidencia de Francisco Bulzani, y decidieron invitar a los propietarios a una asamblea pública el día 25 de junio para tratar los contratos de arrendamiento. El agricultor Francisco Bulzani fue uno de los principales movilizadotes de los chacareros de Alcorta. Tal es así, que los organizadores, además de reunirse periódicamente en el sótano de almacén de don ╡ngel Bujarrabal, solían hacerlo en la chacra de Francisco Bulzani, donde su esposa, María Robotti, siempre estaba presente y alentaba a los hombres a declarar la huelga. Francisco Netri era un abogado italiano que vino a buscar fortuna a este país con sus cinco hermanos y su madre. Su hermano José le pidió que sacara a los chacareros presos por protestar por los arrendamientos. Hizo mucho más que eso. Hasta su muerte a manos de los que se cree no se bancaron aquel grito del 25.

Tres: Humildemente les pido. ¿En un acto de sólo propios que le piden que ponga huevos como todo acto de gobierno en cambio de en la Casa de Gobierno de todos? ¿Flanqueada de alguien que mete palos, odia a la puta gente distinta de él y amenaza con más sangre por más que ella sea mucho más que eso, porque lo es, sin dudas? ¿Ejerciendo el monopolio de los derechos humanos y despreciando a los que sí firmaron habeas corpus en los años negros, fueron secuestrados o picaneados en serio? ¿Comparando a la tristísima Cecilia de los militares con los que sinceramente piensan distinto? ¿Mostrando tomografía computada del origen de los cacerolazos pero omitiendo una simple ojeada a los patoteros propios que subvencionados por vos creen que ellos son los verdaderos? Pidiendo, pero ¿a los gritos? ¿Elogiando a los pequeños chacareros pero conversando desde siempre con los hijos y nietos de los que tiraban manteca al techo?

Es raro.

Cuatro: En todo este proceso, Netri era consciente de la importancia de la lucha que habían emprendido, y consideraba necesaria la colaboración de hombres públicos con visión nacional, que compartieran sus principios doctrinarios e interpretaran el tremendo problema que vivían los agricultores, y que a la vez estuvieran en condiciones de proyectar leyes nacionales agrarias que ampararan a los trabajadores de la tierra en sus derechos civiles, los libraran de la inicua explotación de la que eran víctimas, y aseguraran un mínimo de estabilidad en la tenencia del predio. A 45 días de iniciada la huelga, la visión creadora de estos conductores y la voluntad de miles de chacareros, dieron nacimiento a la Federación Agraria Argentina. La huelga había conducido a una primera conquista de los trabajadores de Santa Fe, Buenos Aires, Entre Ríos y La Pampa. (Proyecto de resolución de Hermes Juan Binner para rendir homenaje en la Cámara de diputados de la Nación a Francisco Netri. 28/09/2006)

Cinco: Oligarcas versus el pueblo. Negros contra blancos. Camionetas 4x4 versus bondis. Izquierda contra derecha. Peronistas contra gorilas. Retencionistas versus antirencionistas. Y mientras tanto, vos y yo. Hay la comodidad de sentarte en la silla de un lado o del otro o la intranquilidad de pensarla con detenimiento. Hay oligarcas del poder que usan 4x4 y no pueden justificar su fría procedencia. Hay pretendidos proletarios que explotan a los peones rurales sentados en el café de la Paz sin aroma a bosta. Hay quienes creemos que las retenciones son necesarias para redistribuir riquezas pero no a costa de aplicar la misma vara al que pone el lomo o sus 50 hectáreas mientras los de 200.000 conversan con teléfono con el funcionario inescrupuloso. Pero siempre, siempre, hay un momento en que la gesta del grito sincero, no el impostado frente a dos micrófonos inquietos, es inevitable. Te lo aseguro.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.