CONTRATAPA › LOS MUERTOS NUNCA DESCANSAN

El bote

 Por Beatriz Vignoli

Leo (del verbo leer):

Amanda Malcolm

30/01/2014 14:05

Hola Elena, vos no me conocés más que de vista. Yo a vos sí te conozco, y más que de vista. Soy la dueña de Rulfo, el ovejero manto negro que mataron en ese bar de zona sur. Vos habías empezado a ayudarme a cargarlo y después desapareciste. No te culpo. Lo que sí me parece imperdonable es tu publicación de la semana pasada.

--Sonamos --casi grito. Claudio me oye. Nadie más. Nadie más porque en la oficina de redacción de El Atopiano no hay nadie más. Excepto los fantasmas.

--Qué pasó?

Mi siguiente parte del diálogo es irreproducible. Lo único que puedo transcribir es el consejo que me da Claudio. El insiste en que me presente ante la justicia: tendría que aportar el identikit de esos tres tipos que aparecieron con una pala en la casa de Agustín Aguirre a desenterrar a Diego Cachorro, en vida conocido como El Perro.

El problema, le digo, es que también voy a tener que explicar qué hacía yo ahí.

Me dice Claudio que no tengo salida: o denuncio, o encubro. Y no le puedo decir que es imposible que los datos salten por otro lado ya que han empezado, y con horrenda intensidad, a saltar por otro lado. No quiero seguir leyendo. Sigo leyendo:

"Elena, llevo días ordenando los papeles de Diego. Mientras hubo esperanzas no toqué nada. Sus papeles están llenos de papelitos. Encontré en uno de ellos tu número de teléfono. No entiendo cómo llegó ahí. Mejor dicho, no querría entender lo que estoy entendiendo. Me quema en las manos este papelito que no significaría gran cosa (un llamado a una periodista, asuntos profesionales... siempre confié en mi marido y no he cedido a esa prueba de amor tan vulgar que son los celos; lo amé con serenidad, y creo que no otro es el amor verdadero), digo, que no significaría gran cosa si no fuera por lo que publicaste la semana pasada. Sabés a qué me refiero. Esa publicación es una ofensa a la memoria de Diego y a mí, sobre todo. Y a vos misma pero no creo que te importe...

--Che, pero no es una antigüedad, anotar un número de teléfono en un papel?

--El Perro me pidió que se lo anotara en un papel. No lo quiso agendar.

--Seguramente ella le revisaba el teléfono --propone Claudio.

--Tiene celos patológicos, no? --intento zafar.

--Ah, no sé. Qué sé yo...

--Yo ni siquiera sabía que ella existía. Te juro.

--Ah, eso es un problema... --y qué onda vos con el Perro, si se puede saber.

--No, no se puede saber.

--Pero ya nos enteramos todos.

Claudio se ríe, sin maldad. Yo no. Yo no me río. No me río nada.

--Me exaspera la flema inglesa de esta conchuda. Sentí lo que pone: "Por pudor, por decencia, yo no te llamo al número tuyo anotado por Diego, porque no es mi estilo. Prefiero utilizar este medio que es más neutro. Aunque sé con qué bueyes aro y no me extrañaría encontrarme con un nuevo collage público. Te advierto que en tal caso la justicia estará de mi lado. No solo la justicia sino la sociedad toda estará de mi lado".

--Te mataron al marido, te mataron al perro, encontré a tu perro y te avisé, te ayudé a cargarlo hasta tu último modelo y vos encima me basureás y me amenazás? Amanda Malcolm, sos el colmo de lo malcogida --me enfurezco, contra el aire.

--Pero qué publicaste que es tan terrible? --pregunta Claudio.

--Una inocente conversación sobre música.

--Eso no es ninguna ofensa...

--A lo mejor lo que los ofende es la hora de la conversación --sugiero.

--Qué hora era? Las cuatro de la mañana?

--Las once y media de la noche. O menos. A ver...

Dogui Cachorro

18/04/2012 23:20

hello elle

Elena Ellena

18/04/2012 23:20

como estas?

Dogui Cachorro

18/04/2012 23:20

triste

buscando música

Elena Ellena

18/04/2012 23:21

http://www.youtube.com/watch?v=DEaDj6TXiQQ

Ella Fitzgerald sings Round Midnight by Thelonious Monk.

--Elenita, estás al horno --me asegura Claudio desde su escritorio.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.