CONTRATAPA

El sado-amor

 Por Miriam Cairo

Enero entra en el seno del verano y sale por el hueco rosado haciendo burbujas de pez espada.

Esgrime el sado milagro.

Esgrima del sado amor.

El marqués﷓espada contratado para mata bicho, como espantapájaros, para que proteja el jardín de las ladronas de niños nardos y de bebés repollos.

El Dédalo﷓marqués contratado para ocultar miniaturas de Asterión en el laberinto de suculentas.

El Orión﷓marqués, obrero cósmico, contratado para guardián de los consuelos.

El trabajo de todo marqués﷓enero es encontrar

el sado﷓encanto entre los diminutos granos de arena;

el sado﷓rumor en los lucíferos copones de Campari;

la sado﷓caricia en el mayor silencio.

Soy el marqués de la papa al aire, dice con orgullo marqués, el enero naciente, y da una voltereta inmensa, apoyado sobre su sólido pie venido allende los mares.

Enero marqués.

Enero zepelín.

Enero rumrum.

Enerito de oro.

El enerito marqués de los malvones se muerde por dentro,

se amasa a diestra y siniestra,

se lobotomiza,

se injerta,

se hermafrodita,

se sinestesia,

se hace perro,

se hace lobo,

se hace puerca.

Enerito marqués con látigo de muselina.

No temas: te hará más bien que mal, dice el marqués de la papa al aire.

Si duele lo hago y si no duele también, dice quien dice.

Es muy temprano, sugiere la miniatura de Asterión desde el laberinto de suculentas, pero su advertencia es impotente en el sado﷓amanecer.

¿Me ves?, dice el marqués.

Me veo, dice quien dice.

Entonces me ves, confirma el marqués.

Soy la miniatura de Asterión y los veo, dice el pequeño monstruo mirón.

Enerito fue siempre un mes abastardado hasta que viniste a sensibilizar la lengua, dice quien dice.

Vine para que la lengua de la poesía se lleve puesto todo el lenguaje, dice el marqués contratado para encender la linterna de los libros que se leen sobre el colchón caliente del sado﷓enero.

Al escuchar esto, el enero﷓marqués le mete un lenguaje luminoso y vibrante por la espalda a quien dice cosas que nadie más dice, para que no pare de decir.

La miniatura de Asterión se asoma una vez más entre las hojas con ojos que hacen creer a los niños repollos y a los nardos bebés que el sado﷓lenguaje siempre siempre ha sido así de resplandeciente.

Pero las ladronas de flores les tapan los ojos con las manos y les llenan los oídos con crucifixiones. Llaman a las obispas y a los obispos consagrados para que prohíban la sado﷓ensambladura de la palabra en el cuerpo, del cuerpo en la palabra.

Y las crisantemas chupasanto se les unen para prohibir la sado﷓escritura.

Y los olivos timoratos se santiguan con la misma mano con la que se matan.

¡Que se prohíba esta manera de decir!

¡Que se prohíba esta manera de amar!

¡Que se prohíba esta manera de ser!

Qué manera de prohibir, de prohibir, dice la miniatura de Asterión, con los ojos más grandes que la cara, mientras el marqués de la papa al aire sigue introduciendo su sado﷓lenguaje, como un taladro de miel, a quien dice lo que dice.

Y la poesía se muerde,

se amasa,

se lobotomiza,

se injerta,

se hermafrodita,

se sinestesia,

se aperra,

se aloba,

se apuerca

a los pies del amor

y de la palabra.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.