CORREO

Jubilaciones

Mucha razón tenía el Sr. Presidente de la Nación Juan Domingo Perón cuando decía ..."En 1956 el Estado, acuciado quizá por las necesidades, echó mano de los capitales acumulados por las cajas. Es decir, se apropió de ellos. Para mí, eso es simplemente un robo, porque el dinero no era del Estado sino de la gente que había formado esas sociedades y organizaciones". Más adelante dice ..."He visto un decreto secreto en virtud del cual se le sacaron sesenta y cinco mil millones de pesos para auxiliar a quienes no tenían nada que ver con las cajas de jubilaciones que habíamos creado. Las cajas a las que se refiere en un video de tres minutos, arteramente editado, eran de los trabajadores, inspiradas en principios solidarios y sin fines de lucro, promovidas desde la Secretaría de Trabajo y Previsión, luego reguladas por el Instituto Nacional de Previsión y administradas por sus interesados. El 90 por ciento de los trabajadores estaban cubiertos por la cajas de Empleados de Comercio, Personal de la Industria, Rurales, Empresarios, Trabajadores Independientes y Profesionales Universitarios.

Sepa usted que el "decreto secreto" de una de las dictaduras más sangrientas de la historia argentina "asaltó" o "robó" dichas cajas para financiar pensiones militares y de las fuerzas de seguridad en su conjunto; y a otros fines inconfesables que no vale la pena recordar.

Otro robo que hubiera advertido el extinto Presidente fue cuando el ex﷓ministro Cavallo, obligó a las AFJP a canjear sus tenencias en títulos públicos y vencimientos de plazos fijos en dólares por letras de la Tesorería de un Estado al borde del precipicio, hipotecando el 70 por ciento de los fondos acumulados por los trabajadores.

Por otra parte, debemos preguntarnos por qué las AFJP invirtieron, cuando eran libres, el máximo permitido por la ley ﷓50 por ciento﷓ en títulos públicos de un Estado ladrón, ineficaz, inseguro y que "siempre cumple mal". Si los gerentes financieros de las AFJP hubieran visto el video de masiva y maligna difusión, otras hubieran sido las carteras de inversiones. La respuesta es sencilla: invirtieron en títulos públicos porque era la única manera de mostrar rendimientos extravagantes, tasas reales positivas de más de 20% en dólares, en un país sin inflación.

Nuestro Sistema Previsional Argentino está concebido sobre los principios solidarios de la seguridad social y el compromiso intergeneracional. Es más, queremos devolverle la participación y control a sus verdaderos dueños, los trabajadores, que administren sus propios fondos, todo en el marco que ordena nuestra Constitución Nacional.

Gerardo Gentile.

Especialista en previsión social.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.