CORREO

Planificación ilusoria

Las acciones que realizan los gobiernos intentan satisfacer las necesidades de la comunidad a las que les toca gobernar y, en general, se establecen prioridades acorde a los recursos que les toca administrar.

En el caso del actual Gobierno de nuestra provincia observamos un interés manifiesto de abocarse a la realización de diferentes proyectos que, en la utilización de los recursos, no parecen obedecer a cubrir requerimientos vitales de la población, y en algunos casos emergen como antagónicas con aquellas necesidades.

En el inicio de la actual gestión, el gobierno comenzó con ímpetu a exhibir una serie de proyectos destinados a cubrir carencias en cuanto a la infraestructura hospitalaria; diseñó un crecimiento de la cantidad y calidad de edificios escolares; planificó mejoramientos en rutas provinciales; anunció construcción de puentes y sus vías de acceso; centros de salud fueron mencionados como objetivos prioritarios; en definitiva, se imaginó desde el Gobierno una larga serie de obras que iban a satisfacer las necesidades de los santafesinos.

Tres años se cumplen de esta gestión de gobierno, y de aquellas enunciaciones y de sus justificadas expectativas, sólo quedan algunas concreciones y numerosas frustraciones. Las planificaciones que realizan los gobernantes se convierten en vanas promesas cuando no se concretan en la realidad, y suman desengaños para los ciudadanos que esperan ansiosos el cumplimiento de lo comprometido. El Puerto de la Música, por caso, luce como innecesario frente a otras necesidades apremiantes del interior provincial. El Hospital de Reconquista --mi ciudad- constituye un ejemplo de lo virtual. Las promesas de Gobierno deben ser concretadas y no constituir una mera ficción con el fin de captar la atención del electorado. Lo virtual debe ser separado de lo real.

Tres años transcurridos y planos y maquetas han sido exhibidos de manera recurrente, pero en el mundo real, la obra no existe o sólo está en sus comienzos, dejando para la administración que suceda a este gobierno la responsabilidad de llevarla a cabo.

Intentar hacer aparecer lo virtual como real, puede ser producto de una confusión de quien anuncia las obras de gobierno, o una deliberada política de instalar lo aparente como real. Si esto último es lo que ocurre, estamos frente a una maliciosa política de Estado.

Enrique Marín

Diputado provincial

Frente Para la Victoria

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.