CORREO

Correo

Son hijos del rigor

Según el diccionario de la Real Academia Española, el término rigor, entre alguna de sus acepciones, obedece a una excesiva severidad, al límite a que pueden llegar las cosas. Y severidad significa falta de tolerancia. Estas definiciones sirven para ejemplificar el accionar de los consumidores cuando a éstos no les brindan la debida atención por los reclamos de un servicio que funciona mal o dejó de funcionar.

¿Por qué esta introducción? Porque los reiterados llamados al 0800 de Telecom debido a desperfectos técnicos de mi teléfono particular resultaron en vano, dado que el personal especializado en solucionar los inconvenientes a los usuarios nunca concurrió a mi domicilio. Después de casi 30 días de pedidos de asistencia, y considerando que la paciencia tiene un límite, quien escribe se vio obligado a informar la situación en las oficinas de Defensa del Consumidor, Alem 1046, Rosario.

Les pregunto a los lectores de este importante medio gráfico, ¿a que no saben lo que sucedió luego de mi denuncia en esa dependencia municipal? Ese mismo día, y en forma rápida, una persona que representa a Telecom se presentó en mi domicilio y, finalmente, en escasos minutos solucionó el desperfecto técnico.

Ahora bien, ¿cómo puede ser que los usuarios no seamos escuchados, y por ello tengamos que acudir a otras instancias? Evidentemente, algunos son hijos del rigor, esperan un llamado de alguna autoridad para obrar en consecuencia, con celeridad. A veces, los gobernantes no tienen la culpa de lo mal que nos va a los argentinos en ciertas cosas. En ocasiones, los responsables son quienes tienen que cumplir con sus obligaciones y no lo hacen. Ah, me olvidaba, muchas gracias a Defensa del Consumidor por la gestión.

Marcelo Malvestitti

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.