CORREO

Correo

Taxis

Los taxistas quieren nuevamente un aumento. Es claro que los choferes, como todos los trabajadores, ven afectado sus salarios por el proceso inflacionario. Pero en este caso se trata de un salario especial ya que está compuesto por un sistema que va atadado a una cierta cantidad de "fichas". Es decir, está directamente relacionado con la recaudación que genere ese taxi.

De esta manera, cada vez que los peones tienen necesidades salariales -insisto, comprensibles- se empieza a discutir nuevamente la tarifa. Es como si los gastronómicos tuvieran atado sus sueldos a la cantidad de menúes que vende por día un restorán, o como si los trabajadores nucleados en Luz y Fuerza cobraran según la facturación de la empresa eléctrica.

Se entiende que el taxi es un servicio público medio raro, porque está concecionado pero los propietarios lo manejas como si fuera un negocio propio. Porque recién ahora empiezan a tener algunas obligaciones que antes no se les exigía y que muchas veces durante épocas de bonanza los dueños de licencias no contrataban choferes porque manejaban ellos solos y cuando recaudaban lo necesario, guardaban el auto.

Todas estas "rarezas" vinculadas al servicio evidentemente hacen que el pasajero, el usuario esté sometido a todo tipo de vaivenes. Aumento de la tarifa, escasés de taxis, reclamos intempestivos que cortan de golpe el servicio, malos conductores porque los buenos migran hacia otra actividad. Parece ser hora de ir revisando integralmente este servicio si en serio se quiere prestar con eficiencia en Rosario.

Osvaldo D. Priotto

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.