CORREO

Correo

Cambiemos

"Nuestro peor momento llegó con los Kirchner". Es una frase con la que se podrían identificar todos los de la Alianza Cambiemos, aunque pertenece al mayor genocida de la historia de nuestro país: el ex dictador Jorge Rafael Videla. Tenía razón: con los gobiernos de Néstor y Cristina se acabó la impunidad. Tampoco se equivocaba Cecilia Pando cuando llamó a votar a Macri para derrotar al kirchnerismo. Al igual que el ex juez genocida Víctor Brussa que desde la cárcel de Las Flores en Santa Fe pidió autorización para ser Fiscal de Cambiemos. O el ex comisario (impune) Orlando Gauna, apologista del genocidio, que hizo campaña para Macri en su Blog.

Con el procesamiento de Cristina, hoy brindan en copa de lujo los represores de la dictadura. También los terratenientes de la Sociedad Rural que intentaron un golpe en 2008, los fabricantes de mentiras del grupo Clarín, y los buitres especuladores que se llevan a paladas la riqueza producida por los trabajadores argentinos.

Los medios oficiales obviamente no nos recuerdan quien es el Juez Federal Claudio Bonadio, uno de la bochornosa "lista de la servilleta de Corach". No nos dice que "su señoría" acumula 17 denuncias: 12 presentadas ante el Consejo de la Magistratura y 5 en la justicia Penal. Tampoco que tuvo cinco años a su cargo la causa por encubrimiento de la causa AMIA, y que fue apartado dilatarla y por encubrir.

Hoy procesa a Cristina por la venta de "Dólar Futuro", una operatoria rutinaria del Banco Central, que luego provocó enormes pérdidas al país por la devaluación del gobierno de Macri. Operación en la que actuaron y se beneficiaron los propios funcionarios macristas, incluido el propio presidente a través de su empresa SOCMA. Los fundamentos "judiciales" se podrían resumir en lo siguiente: Aunque el Banco Central es una entidad autónoma, la Presidenta "no podía ignorar" esas operaciones. Además parece que tendría que haber predicho que el 22 de noviembre iba a ganar Macri, y que su promesa de campaña de "no devaluar" era mentira.

Este procesamiento no es más que una nueva maniobra del macrismo, que se vale del sumiso Partido Judicial. Apunta a desgastar la imagen de quien más hizo por la Justicia, la Soberanía y los derechos de trabajadores, desposeídos y humillados de nuestra patria en los últimos años. Al mismo tiempo intentan ocultar detrás de una cortina de humo la actual política de saqueo, despidos, reducción del salario real y jubilaciones, y de eliminación de los principales derechos conquistados en los últimos años. No es contra Cristina, es contra nosotros.

Hugo Kofman

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.