SOCIEDAD › PRESENCIA ROSARINA EN LA MARCHA REALIZADA EN BUENOS AIRES

El aborto dejó de ser un tema tabú

"Ya no somos un grupo de feministas, sino que es un derecho que reclaman las mismas mujeres que sufren las consecuencias", consideró Mabel Gabarra, una de las coordinadoras nacionales de la marcha por el derecho al aborto legal.

 Por Sonia Tessa

Para las rosarinas que viajaron en seis colectivos a participar, la Marcha Nacional por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito fue "un hito histórico" porque por primera vez mujeres de todo el país articularon una manifestación pública heterogénea y masiva para reclamar una ley nacional de interrupción voluntaria del embarazo. La movilización de alrededor de 15.000 personas llevó hasta el Congreso Nacional un declaración que dice: "Apoyamos la despenalización y legalización del aborto para que toda mujer que decida interrumpir su embarazo pueda hacerlo en forma segura y gratuita en todos los hospitales públicos y en las obras sociales de todo el país". Fue recibida por un puñado de diputados nacionales, entre los que estuvo la legisladora electa por Santa Fe Silvia Augsburguer.

La marcha fue el final de la primera etapa de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Mabel Gabarra, del grupo feminista de Rosario Indeso Mujer, integró la comisión de la campaña nacional, la mesa chica que articuló durante seis meses las acciones realizadas por una amplia alianza de más de 250 organizaciones y personas de todo el país. Se consiguieron 100 mil firmas que apoyan la petición en todo el país, de las cuales casi 10.000 pertenecieron a la ciudad. La movida implicó el funcionamiento permanente de Mujeres Autoconvocadas Rosario (MAR), una articulación de mujeres de organizaciones feministas, sociales y políticas, así como independientes. El esfuerzo para dejar la marca de la campaña en la calle las llevó a movilizarse por toda la ciudad en busca de firmas, y también a consultar a candidatas y candidatos a diputados nacionales su posición sobre el aborto.

"Lo más importante es que se instaló el debate, ese es el principal resultado de la campaña. El aborto dejó de ser un tema tabú y logramos adhesiones importantes a nivel político y social. Ya no somos un grupo de feministas, sino que es un derecho que reclaman las mismas mujeres que sufren las consecuencias", consideró Gabarra, quien agregó que entre las condiciones que posibilitaron esta campaña nacional hay que anotar el Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Rosario en 2003, donde el reclamo de legalización fue apropiado por las mujeres de todos los sectores. La marca visible de esa apropiación fue el uso de pañuelos verdes durante la marcha de cierre del Encuentro.

Las consignas que se levantaron el viernes volvieron sobre la insignia "anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir", a las que se sumaron otras como la contundente "Qué destino, qué destino, muere una mujer por día por aborto clandestino".

También llegó una importante columna de la ciudad capital, ataviadas con remeras blancas que llevaban el signo de la campaña (un lazo verde) y la palabra Santa Fe.

"La mujer decide, la sociedad respeta, el Estado garantiza", dice en portugués la remera que llevaba Gabarra, y fue otra de las consignas levantadas durante el acto conducido por la periodista Liliana Daunes. La lectura de la declaración estuvo a cargo de la actriz Cristina Banegas.

"Este acto es espectacular, es la primera vez que tenemos una marcha multitudinaria, y haber logrado alianzas a nivel nacional es el fruto de 20 años de Encuentros", consideró la psicóloga Liliana Pauluzzi, de Casa de la Mujer. A su lado estaba Angeles Cabria, una de las máximas representantes de la ong Coalición Internacional por la Salud de las Mujeres, con sede en Estados Unidos, que llegó a la Argentina para formar parte de este momento histórico. "Siento una emoción de estar aquí, porque soy parte de un acontecimiento histórico", dijo.

La heterogeneidad pudo verse entre las rosarinas que marcharon dispersas. Llamó la atención la presencia de Roberta Cartori, integrante de la comunidad toba de Rosario, y habitante del barrio de Rouillón al fondo. "Estoy apoyando que el aborto sea libre. Hay muchas mujeres que mueren así en mi comunidad, y no van a los centros de salud o los hospitales porque tienen miedo de ser denunciadas", dijo Roberta, que llevaba una pancarta realizada a mano por ella misma, donde se leía "Sí al aborto, no a la muerte". Por su parte, la dirigente de Amas de Casa del País Graciela Benedetto consideró que la masividad de la marcha demostró que se trata de "un reclamo de masas". El Partido Socialista tuvo una presencia importante: llevó tres de los seis ómnibus rosarinos. Augsburger, la diputada provincial Lucrecia Aranda y la directora del Area de la Mujer de la Municipalidad Mariana Alonso fueron algunas de las que marcharon, además de las militantes de base del partido.

Después del acto, la vuelta a casa mostró caras cansadas. "Fue una marcha con mucha convocatoria, había mujeres de muchas provincia y es importante que haya sido una marcha sin problemas, en un tema tan polémico y con una presencia tan heterogénea", consideró Gabarra, quien se preguntó si el día que se apruebe la ley de aborto en la Argentina, se recordará a aquellas mujeres que salieron a la calle a pedirlo un 25 de noviembre de 2005.

Compartir: 

Twitter
 

Mujeres de todo el país reclamaron una ley de interrupción voluntaria del embarazo.
Imagen: Télam
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.