PSICOLOGíA › CURSO SOBRE LAS INTERVENCIONES DEL ANALISTA

La interpretación en el análisis

 Por Miguel Ferrero*

La práctica del psicoanálisis implica ineludiblemente que haya el decir del analizante, y el decir del analista, esto último es lo que llamamos: interpretaciones.

Para que el momento de interpretar sea posible se hace necesario la concurrencia de ciertas condiciones, algunas insoslayables como lo es que se constituya la transferencia analítica, lo cual implica que el analista ocupe el lugar del sujeto supuesto saber y el analizante acepte la propuesta de asociar libremente. Para que se produzcan estas condiciones y se sostengan, se necesitan en general de intervenciones del analista, que aunque no sean interpretaciones, se dirigen a que un sujeto se decida a hablar y se implique en lo que dice.

Estas intervenciones son la que posibilitan el paso de paciente a analizante y correlativamente el pasaje de terapeuta a analista. Hay intervenciones que podemos denominar: "intervenciones mínimas", que son las que abren la posibilidad de que un sujeto pueda ubicarse como autor de lo que dice, sin declararse inocente de su compromiso en la toma de la palabra y quizás descubriéndose entusiasmado de encontrar que dice más y tiene más por decir de lo que concientemente creía. En este estatuto también podemos ubicar intervenciones tales como: las puntuaciones, escansiones o cortes de sesiones.

A estas intervenciones como a la interpretación las podemos denominar como tales a partir de las consecuencias que se producen en el curso de la cura, si bien una intervención del analista nunca es calculable de antemano, ello no implica de ninguna manera que la "asociación libre" la haga el analista, ni tampoco que un analista se desentienda de su intervención y no reflexione sobre las consecuencias de su acto.

Si bien no se prepara una interpretación, que se pueda llamar como tal, considerándola como parte de una tarea a realizar indicada en una supervisión, ni tampoco la interpretación puede ser el resultado de la aplicación sistemática de una regla técnica, ello no implica que no haya fundamentos teóricos con los que un analista dé cuenta de sus intervenciones, permitiendo de esa manera una articulación de la práctica y la teoría, que haga de su quehacer una actividad que no se confunda con un mero intuicionismo o el recitado de recetas "adecuadas".

A partir de esta perspectiva propongo para esta reunión una introducción que nos permita el acuerdo sobre algunos conceptos básicos y continuar con el comentario de una situación clínica que posibilite el desarrollo de observaciones e interrogantes de quienes participemos de esta propuesta.

*Fragmento de Las intervenciones del analista, que desarrollará en el Curso de Capacitación sobre la Dirección de la Cura que organiza la Secretaría de Extensión de la Facultad de Psicología.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.