PSICOLOGíA › A PROPóSITO DE LA PELíCULA DIRIGIDA POR MARCO FERRERI

Gusto actual del Banquete de Platón

 Por Margarita Scotta*

Tuvimos la extraordinaria oportunidad de ver en el Cine El Cairo la película El Banquete de Platón, de Marco Ferreri (1988), en una interpretación en relato fílmico del gran director italiano, satírico, silénico y censurado. Ferreri escogió los mejores fragmentos de la dialéctica erótica del Banquete sobre la que imprimía imágenes de una maravillosa poética onírica, y así, como en el lenguaje de los sueños, Ferreri nos leía un Platón que iba cobrando vida en la pantalla de nuestra intimidad inconciente y, a la vez, en la pantalla gigante de una de las salas de cine público más ligadas a la historia de Rosario.

Interpretada por actores de primerísima línea, se destacaron las actuaciones de Irene Pappas y Philippe Leotard, en un brillante diálogo entre Diotima y un Sócrates que se va arrodillando ante lo que alcanza a aprender del amor viniendo de la voz y de la palabra de una mujer. Un momento conmovedor en pleno coloquio de hombres, donde la mujer permanecía afuera pero que, sin embargo, tanto Platón como Ferreri hacen entrar en una escena cúlmine donde los primeros planos de la mirada y de los labios de Diotima mostraban una articulación esencial para la transmisión de eso llamado "amor", el gran enigma tanto para las ansias de saber como de poder.

La magnífica película de Ferreri es la única versión cinematográfica que existe sobre el texto de Platón, el diálogo más antiguo que se conserva en nuestra cultura sobre el tema del eros. Desde que aquellos griegos se animaron a dar, cada uno a su turno y siguiendo un orden de discursos, sus distintas versiones sobre el amor nos han influenciado de tal manera a través del tiempo que miles de generaciones hasta la actualidad, aunque no lo sepamos ¡aún amamos, decimos el amor y lo sentimos determinados por esos personajes creados a través de la escritura extraordinaria del filósofo Platón!

Esa noche en el Cine El Cairo estuvimos ante una ocasión irrepetible de encuentro en una doble escena (pública y privada) que arrancó un aplauso final del colmado auditorio, del que tuve la inmensa fortuna de formar parte esa bella velada.

Vuelve a tener sentido volver a leer este viejo texto. El Banquete de Platón (385 a. de C.) es de una sorprendente actualidad porque podría darnos valiosos elementos para avanzar en dos dimensiones: tanto en la del amor, como en la de la política. Por un lado, contiene la potencia dialéctica para propiciar una vuelta superadora para una vida política que pueda trascender la contrariedad en los antagonismos y no quede reducida a un enfrentamiento entre contrarios; y, por el otro lado, es, justamente, gracias a las articulaciones que el diálogo de Platón contiene entre el eros y la polis, el amor y la política, que su lectura reserva para nosotros esta riquísima posibilidad.

(*)Psicoanalista. Autora del libro El amante y sus metáforas. Una introducción a Lacan por la transferencia psicoanalítica. Lectura del Banquete de Platón; editora Homo Sapiens; Rosario, 2010.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.